martes 15 de junio de 2021
CóRDOBA PRECIOS DESQUICIADOS
30-05-2021 00:33

“Uno de los más espantosos embrollos que he leído”

30-05-2021 00:33

Friedrich von Hayek desarrolló una fuerte rivalidad con Keynes y mostró beligerancia contra sus conceptos. Todo comenzó cuando Hayek hizo un escrito crítico al libro de Keynes “Tratado sobre el dinero” y Keynes le replicó.

Después, Keynes tomó la iniciativa y pidió a Piero Sraffa que hiciera un informe de la obra “Precios y producción”, de Hayek. Éste replicó nuevamente. En 1936, con la publicación de la “Teoría general”, Keynes cambió de posición y planteó una teoría nueva. Logró imponer su tesis.

Sin responder, Hayek no hizo crítica, evitó controversias, suponiendo que la posición de Keynes no duraría. Keynes fue mordaz al comentar a Hayek en “Precios y Producción” y lo llamó “uno de los más espantosos embrollos que he leído”.

Pero surge, por albur, Piero Sraffa (1898-1983). Fue un influyente economista italiano. Su libro “Producción de mercancías por medio de mercancías” (1960) está considerado la refundación de la escuela clásica de la economía. Con esta obra, él se propuso sentar las bases para una crítica de la escuela económica predominante, la neoclásica, y perfeccionar la teoría del valor de Adam Smith, Ricardo y Marx.

El problema que resolvió en el mencionado libro es aquel que preocupó a Ricardo: independizar el estudio de la teoría del valor. Sraffa logró encontrar la mercancía líquida que tanto buscó Ricardo. Para ello, analizó las teorías intrínsecas, laboral, del intercambio, de uso, monetaria, del poder y subjetiva, siempre del valor.

El modelo sraffiano es sumamente complejo. La contribución del autor a la teoría económica consiste en haber proporcionado una solución al problema de la determinación de los precios dentro de una estructura similar a la de la teoría clásica, diferente a la teoría neoclásica.

En donde todo se mueve estamos con Ricardo en la búsqueda de una medida invariable del valor. Debido a que los precios de las mercancías son relativos, para conocer su variación por cambios en las variables, la unidad de medida de los precios, o mercancía numeraria, debe poseer las cualidades de tener valor y éste ser invariable ante cambios. De lo contrario, no podría determinarse sin equívocos la verdadera variación de los precios relativos de los bienes cuando se modifican.

Como lo demuestra el economista, ese patrón con tales requisitos es una mercancía compuesta, una cesta de bienes, la cual puede ser construida. Esa mercancía la denomina mercancía compuesta patrón o simplemente "mercancía patrón".

Argentina

Bien, ¿para qué sirve en nuestro país el esfuerzo intelectual de Sraffa? Para nada: con un sistema de precios desquiciado por la inflación los precios relativos varían azarosamente y por lo tanto, la asignación de los recursos es una carambola. Válido y breve, doblemente válido.

[email protected]

 

En esta Nota