sábado 18 de septiembre de 2021
CORONAVIRUS Pandemia de Coronavirus
20-04-2020 18:30

Coronavirus: son 20 mil los varados en el exterior según un nuevo cálculo oficial

La mitad corresponde a compatriotas que estudiaban y trabajaban en el exterior cuando estalló la pandemia.

20-04-2020 18:30

El número de argentinos varados en el exterior no para de crecer, contra toda lógica que debería mostrar un descenso a partir de los vuelos que, a cuenta gotas, se autorizan para su regreso al país. Si hace dos semanas el canciller Felipe Solá hablaba de 10 mil y la semana pasada ese número ya había saltado a 12 mil, el cálculo con el que trabajan hoy en el Gobierno los ubica en 20 mil compatriotas fuera de la Argentina intentando volver. ¿El motivo? Los "nuevos varados" que se suman al pedido de retorno.

La cifra forma parte de un desglose actualizado en el que está trabajando la Cancillería a fin de trazar un nuevo mapa de situación con los puntos más urgentes. Estiman que la mitad de los pedidos corresponden a residentes argentinos en el extranjero. Es decir, compatriotas que hace tiempo se habían trasladado a esos destinos para estudiar o trabajar y no en calidad de turistas.

Muchos de estos argentinos no formaban parte de los primeros reclamos para regresar a la Argentina sino que se fueron sumando conforme se complicó la situación en sus ciudades. Las medidas de aislamiento, en algunos lugares más compulsivas que en otros, decretaron el cierre de establecimientos educativos y la suspensión de gran parte de las actividades de servicios en las que se desempeñaban.

La cifra forma parte de un desglose actualizado en el que está trabajando la Cancillería a fin de trazar un nuevo mapa de situación con los puntos más urgentes

Es el caso, por ejemplo, de argentinos que se sumaron a las listas que manejan los consulados y a los reclamos públicos vía redes sociales desde lugares como Ecuador —muchos de ellos trabajaban en las playas de Montañitas—, el norte de Brasil —en Pipa, el llamado "Caribe" brasileño— o mismo en México —la zona turística de la Ribera Maya— y Perú —la región de Máncora—. Para algunos, su presente difiere del de los turistas que quedaron varados en sus lugares de vacaciones tras el cierre de fronteras el 31 de marzo, en materia de recursos y documentación. Hay casos, incluso, en los que no cuentan con documentación regularizada, aseguran fuentes diplomáticas, lo que complejiza todavía más el retorno.

En Boston, por caso, estiman que hay unos 800 argentinos, muchos de ellos jóvenes que participaban de programas de Work & Travel, como los cientos de casos que se registraron en Oceanía. El viernes pasado, un vuelo de Latam trajo a una parte de ellos que estaban en Australia. Ahora el Gobierno trabaja en un nuevo vuelo hacia esta región a partir de la semana próxima. La administración de Sebastián Piñera, en Chile, propuso compartir un vuelo hacia estas latitudes, una de las alternativas que se barajan porque reduce los costos, aunque el número de argentinos alcanza para completar más de una aeronave.

Andorra es otro de los puntos calientes. La situación de los argentinos que trabajaban en el resort invernal ya había trascendido a partir de los publicaciones en las redes sociales. Señalaron al Gobierno por no responder a un ofrecimiento que se hizo desde las autoridades de aquel país para subvencionar un vuelo vía Madrid que les permitiera retornar. Pero no hubo respuesta oficial.

Parte de la explicación radica en la precaución que toma el Ministerio de Salud de la Nación para autorizar vuelos. Aseveran que sus autoridades se muestran muy celosas respecto al regreso de argentinos desde Europa y Estados Unidos, los epicentros hoy de la enfermedad. De hecho, Europa no figura como destino para ninguno de los 18 servicios que se anunciaron la semana pasada y que  corren hasta el próximo domingo 26 para traer de vuelta a unos 2900 argentinos desde distintos puntos de América.

Las historias menos pensadas de argentinos que siguen varados en el exterior

El Gobierno trabajar en una próxima tanda a partir de la semana que viene y la novedad es que podría incluir a Madrid y, tal vez, Roma, si se logran cerrar los dos vuelos para volver a tender un puente con el otro lado del Atlántico. Podrían ser más. En Cancillería, sus funcionarios recalcan que están comprometidos a traer a todos de vuelta, es solo cuestión de tiempo, tal como subrayó el propio Solá el último fin de semana en declaraciones públicas.

Por supuesto, las necesidades que atraviesan muchos de los varados, en desigual condiciones de vulnerabilidad, los pone en situaciones límite desde lo emocional, incluso lo físico cuando se trata de cuestiones médicas. Temen por los seguros que se han vencido, o están a punto de hacerlo a fin de mes, y la falta de medicinas que toman de manera periódica, en algunos casos, y no consiguen. También denuncian inseguridad en algunos lugares, como Sudáfrica.

Desde el Gobierno sostienen que se priorizó descomprimir aquellos destinos que se veían más desbordados hoy, como México y Perú, o los que tienen dificultades inherentes que hacen difícil la asistencia económica, como Cuba, incapacitada de recibir giros de dinero desde el extranjero por las sanciones que pesan en su contra. En el nuevo reporte subrayan que el 90 por ciento de los varados ya retornó a la Argentina, por vía aérea y terrestre, y afirman que pronto lo harán los que restan.