domingo 29 de mayo de 2022
ECONOMIA Análisis
17-03-2022 16:16

¿Cómo puede afectar el conflicto de Ucrania a los mercados financieros?

Los inversores están cada vez más inquietos por el aumento de los precios de las materias primas y los posibles daños que podrían causar a la economía mundial.

17-03-2022 16:16

El impacto del conflicto en Ucrania sigue aumentando y la situación humanitaria es lamentable: no se ha producido ningún avance significativo hacia la desescalada militar o política. De hecho, las hostilidades políticas siguen intensificándose y, como resultado, las estimaciones de las posibles repercusiones económicas del conflicto siguen aumentando.

En los últimos días, los legisladores estadounidenses llegaron a un acuerdo para prohibir las importaciones de petróleo ruso, los ministros de la UE anunciaron planes para discutir la ampliación de las restricciones a las importaciones de energía y Rusia amenazó con responder, lo que puede tener un grave impacto en el suministro de gas natural a Europa.

Fuerte alza de los commodities por la guerra: el aluminio y el trigo en precios máximos

No es de extrañar que, en este contexto, el ambiente en los mercados financieros siga oscureciéndose, con los inversores cada vez más inquietos por el aumento de los precios de las materias primas y el daño potencial que podrían infligir a la economía mundial. La subida casi vertical de los precios del gas natural, el níquel y el trigo en Europa en los últimos días, y el continuo aumento de otras materias primas, siguen minando el apetito por el riesgo en una gama cada vez más amplia de activos financieros mundiales.

El enigma de las materias primas

Las preocupaciones siguen siendo más intensas en Europa, donde la dependencia sustancial de las materias primas rusas significa que las expectativas de crecimiento e inflación son muy sensibles a los precios de estas materias.

Aunque la modelización de las consecuencias económicas del conflicto es un ejercicio especulativo, dada la fluidez del contexto militar y político, algunos analistas ya han recortado un 2% las previsiones de crecimiento del PIB de la eurozona para 2022, reflejando el impacto de las sanciones y la reducción de las materias primas. Aunque incluso estas previsiones rebajadas siguen proyectando un crecimiento del PIB regional de entre el 2% y el 3% en términos reales para este año, un conflicto prolongado con un impacto de varios meses en los precios de los productos primarios podría hacer bajar las previsiones, aumentando el espectro de la recesión europea.

Capitulación de los inversores

Como los inversores se apresuraron a revalorizar estos riesgos, el dinero huyó de los activos de la eurozona. El índice EURO STOXX 50 se retrajo un 20% desde su máximo de principios de enero (del 5 de enero al 7 de marzo de 2022), con caídas aún mayores en los sectores más sensibles desde el punto de vista económico, como los automóviles y los bancos. Los datos sobre flujos de fondos sugieren signos de capitulación de los inversores, ya que los fondos cotizados (ETF) y los fondos de inversión registraron a finales de febrero las mayores salidas netas semanales de la renta variable europea.

Fondos de Medio Oriente anunciaron inversiones por más de US$ 1.000 millones para obras de infraestructura

Otros parámetros del mercado refuerzan el cambio de actitud de los inversores. Los precios de las opciones sobre acciones y divisas indican ahora niveles de pesimismo de los inversores sobre los activos de la zona del euro que sólo se habían visto anteriormente en la crisis de las hipotecas de alto riesgo de EE.UU., la crisis de la deuda de la zona del euro y los primeros días de la pandemia del COVID-19.

La media de las acciones de la eurozona cotiza ahora con un descuento del 30% respecto de los objetivos de precio de las acciones a 12 meses de los analistas. En las últimas décadas, sólo se han visto descuentos de esta magnitud en esos mismos tres episodios: periodos de recesión y de importantes tensiones financieras. Los indicadores de valoración refuerzan este mensaje. La renta variable de la zona del euro está cotizando ahora en mínimos de valoración de 30 años frente a las acciones estadounidenses, niveles que se vieron por última vez en la crisis financiera de la zona del euro.

Las acciones europeas ya descontaron 

No es difícil demostrar que muchas de las malas noticias ya están descontadas en las acciones europeas. Sin embargo, mientras el resultado político siga siendo tan incierto, es difícil confiar en las estimaciones del impacto económico y financiero del conflicto. Las cosas podrían empeorar mucho. Los escenarios más preocupantes implican una guerra prolongada, una extensión del conflicto a otros países o una escalada en el tipo de armamento desplegado.

Parece natural que las perspectivas de los mercados financieros europeos sean sombrías con el telón de fondo de la tragedia humana que se está desarrollando en Ucrania.

Es fácil llegar a la conclusión de que parece improbable una reactivación sostenida del riesgo de los inversores hasta que se haga visible una vía creíble de desescalada. Sin embargo, los mercados financieros son previsores y las recuperaciones de ellos tras los acontecimientos geopolíticos se han producido a menudo incluso cuando los riesgos que rodean a un acontecimiento clave siguen siendo elevados.

Teniendo en cuenta el pesimismo que se ha instalado en los activos de la eurozona, cualquier avance hacia resultados políticos que limiten el alcance del conflicto podría ser suficiente para que el ánimo de los mercados pase del miedo a la esperanza.

* jefe del equipo de multiactivos de Janus Henderson Investors en Reino Unido