martes 25 de enero de 2022
ECONOMIA Análisis del lunes
06-12-2021 09:41
06-12-2021 09:41

El dólar subirá más que la inflación

El gobierno trabaja en un acuerdo con el FMI que seguramente no se podrá cumplir. Generará externalidades positivas de corto plazo y habrá que remarla en dulce de leche repostero a futuro.

06-12-2021 09:41

El Gobierno nacional trabaja en un acuerdo con el FMI que seguramente no se podrá cumplir. Generará externalidades positivas de corto plazo y habrá que remarla en dulce de leche repostero a futuro. El dólar subirá más que la inflación, con el trigo no se gana dinero y la ganadería vacuna a pérdida.

Tres variables muestran cómo estamos:

  1. Los depósitos privados en dólares cayeron U$S 750 millones en noviembre.
  2. El M2 crece el 54% anual, el endeudamiento del BCRA el 70,8% anual.
  3. En los últimos 60 meses el dólar oficial aumentó 537% y el dólar blue el 1101%.

Esto se resume en falta confianza, mucha emisión y todos los caminos conducen al dólar.

—¿Cómo viene el acuerdo con el FMI?

—Argentina, en el año 2022, deberá crecer sin anabólicos, esto implica que no tendrá una gran suba de los precios de las materias primas desde los niveles actuales, esperamos alguna suba hacia el segundo semestre, pero en plena cosecha no habría una gran suba de precios. El gobierno no recibiría nuevos Derechos Especiales de Giro del FMI y no habría un impuesto extraordinario a la riqueza. Estos elementos hacen que el gobierno deba cumplir las metas con el FMI con aumento de actividad económica o reducción de gastos.

Georgieva puso paños fríos desde el FMI: "Hay mucho por hacer todavía para el acuerdo con Argentina"

—El gasto social no se puede reducir

—Correcto, entonces tendrá que subir las tarifas para bajar los subsidios, esto podría dar lugar a un mayor aumento de precios.

—¿Cuánto se proyecta la inflación 2022?

—Según el Relevamiento de Expectativa de Mercado del Banco Central para el año 2022 se espera una inflación del 52,2% anual, casi similar a la del año 2021. Otro dato interesante que aporta este relevamiento es que en el año 2022 se terminaría con la política de atrasar el tipo de cambio y la media de las consultoras presagian una devaluación del 55,3% anual.

—¿La media de mercado ve un cambio de política monetaria y cambiaria?

—Se espera menos emisión de moneda del Banco Central para financiar al Tesoro, una mayor velocidad en la devaluación del peso y seguirían con las políticas de tasas de interés negativas frente a la inflación.

—¿Tasas de interés negativas alientan suba de precios y tipo de cambio?

—Correcto, no son un incentivo a ahorrar en pesos, por ende, los agentes económicos prefieren ahorrar en dólares o comprar mercadería, ambos caminos son nocivos para el Estado, ya que se traducen en mayor inflación y desconfianza.

—¿Cómo ves a los mercados?

El gobierno realizó una restructuración de deuda pública en septiembre de 2020, eso dejó como resultado títulos en torno del 54% de paridad. Hoy dichas paridades se ubican entre el 32% y 37%, es lógico que ante la posibilidad cierta de un acuerdo con el FMI suban. Si estás comprado hay que dejar correr las ganancias, en la medida que nos acercamos a niveles del 50% de paridad podríamos estar en la antesala de una toma de ganancias.

—¿Tanto van a subir?

—El AL30 valía U$S 28,70 hace una semana y hoy vale U$S 32,35, tiene una gran resistencia en un valor de U$S 40, todavía está lejos. El AE38 (para nosotros el mejor bono por la renta que paga) valía U$S 32,90 y hoy vale U$S 37,0, tiene una gran resistencia en U$S 40 si la supera podría subir a U$S 50, es una buena oportunidad.

—¿Los bonos más largos tienen mayor potencialidad de suba?

El AE38 paga un cupón de renta del 1% en enero y julio de 2022, son U$S 2,0 sobre una inversión de U$S 37,0, no está mal si querés acopiar títulos con la esperanza que Argentina llegue a un acuerdo con el FMI, la economía mundial mejore y que en el año 2023 gane la oposición. En 8 meses te da el 5,4% de la inversión.

—Muchas variables optimistas

—Ya sé que sos bastante pesimista, pero estoy en el otro bando en el tema mercados.

—Cómo cubrirse en los mercados antes de fin de año

—Creo que habrá una suba de los activos financieros argentinos en este fin de año, me posicionaría en bonos, pero las acciones me gustan, ya mencionamos a YPF en estos informes y creo que podemos adicionar a las acciones bancarias, un acuerdo con el FMI mejoraría las perspectivas de estas empresas. Por otro lado, si el año próximo hay una mejora en el tipo de cambio oficial, empresas ligadas a la exportación deberían mejorar su performance. Ternium y Aluar son muy buenas empresas. Tener en cuenta a las gasíferas, están trabajando al 100% de su capacidad instalada.

—¿Cómo viene el campo?

—Todos hablan de la cosecha de trigo, los buenos precios y rindes, pero una cuenta que realizamos nos indica que no hay ganancia posible con la intervención del Estado.

—¿Me la comentás?

—Como no, mi amigo Bigote cosechó en el sur de Santa Fe 35 quintales por hectárea, esto implica que, a los precios actuales, tendrá ingresos por $ 87.000.

—¿Costos?

Trabajamos con los costos de la campaña más la reposición de los insumos para la próxima campaña.

—¿Vamos?

—Pagó 85 quintales de soja de alquiler por el trigo, allí se van $ 27.000, en gastos de comercialización y cosecha $ 20.000, allí se van $ 47.000, con lo cual le quedan, sin contar impuestos, $ 40.000.

—Buena cosecha

—No lo veas tan así, habría que descontarle los gastos de estructura que, por hectárea y en 6 meses, lo calculamos en $ 7.500, esto nos deja el resultado en $ 32.500.

—Vuelvo a repetir, no está mal

—El problema es que tenemos que comprar los insumos para la próxima campaña, los resultados los obtenemos cuando descontamos el costo de reposición de insumos.

—Me parece correcto y más realista

—Los costos de los insumos para la próxima campaña suman $ 46.000, esto implica que nos faltan $ 13.500.

—Con precios extraordinarios del trigo perdemos dinero

Bueno, los precios extraordinarios se dan en el exterior, la capacidad de pago de la exportación es de U$S 266 y en el mercado te pagan U$S 245. El precio FOB del trigo es de U$S 319, sin retenciones y con gastos de carga nos deberían estar pagando U$S 305 la tonelada, y se reciben U$S 60 menos. Allí está el problema en el resultado económico de la campaña de trigo.

Carne, trigo y maíz: el 9 de diciembre el gobierno le mostrará al campo un plan 2022-2023

—¿Vos decís que sin retenciones ganaríamos dinero?

—Correcto, con los precios actuales y trabajando con el costo de reposición de los insumos trabajás para el Estado y te quedás con capital de trabajo negativo.

—¿Cómo podemos ganar dinero en este escenario?

—Es lo que siempre pregonamos, hay que trabajar mirando las variables financieras e impositivas. Por ejemplo, si tomás deuda en pesos para comprar los insumos seguramente los costos se licuarán en el tiempo, y eso te podría dejar una utilidad. Esta utilidad la generás por tomar deuda a plazo, jugar a una mayor inflación y devaluación para la cosecha. Con la tasa que pagás por la deuda, reducir el pago de impuesto a las ganancias y tratar de cerrar un precio a futuro para no quedarte preso de la volatilidad de mercado. Hay que trabajar más en el flujo.

—El hombre de campo sabe que los negocios son productivos

—Sí, pero en esta coyuntura son productivos, comerciales, financieros e impositivos. De lo contrario, comprando siempre de contado, perdés capital de trabajo y rentabilidad. Hay que mirar menos el USDA y más las variables financieras.

—¿Qué hace Bigote?

—Mira el USDA, así le va. 


—Qué pasa con la ganadería

—Muy mal, la propuesta del gobierno nacional no se adecua a lo que necesita el sector. En ganadería hay escasez de terneros y esto eleva el costo de producir carne, por otro lado, es la primera vez en muchos años que el maíz está en U$S 200 la tonelada. Con este precio del maíz y ternero es imposible bajar el precio del animal terminado. Cuanto más kilos hacés, más perdés.

—¿Podés llevarlo a pasto?

—El costo de oportunidad es la inflación, el pasto no cuesta nada, pero tenés gastos de estructura y si lo ponés dos años a pasto, el precio tendría que subir más de un 100%, que es la inflación de dos años.

—No hay rentabilidad

—No hay rentabilidad llevándolo a pasto ni tampoco a granos. Por otro lado, hay limitaciones de precio para colocar el producto en el mercado, ya sea porque el tipo de cambio está atrasado en el caso de la exportación, o por los salarios tan bajos en el mercado interno.

—¿Habrá que buscar en las carnes alternativas?

El engorde de cerdo hoy deja muy buenas utilidades, pero el engorde vacuno pérdidas. No hay que estudiar tanto, en la medida que no se generen incentivos para el criador y el que engorda, el faltante de mercadería va a crecer. No hay solución mirando solo el mercado de la carne vacuna, hay que trabajar con las carnes alternativas y darle tiempo al vacuno para recomponer el stock. 

—Quiero asado ya

—El gobierno lo tendría que haber pensado en el año 2019 y dar señales claras, estuvieron mirando la luna de Valencia mientras el stock caía, hoy no se puede hacer magia, hay 23 millones de vacas y, si la parición te deja un 60% de terneros, tendremos una población de 13.800.000 terneros en el año 2022, cuando apenas dos años atrás teníamos 15.000.000 millones. No hay mucho para discutir.

Conclusiones

Todas las miradas estarán puestas en las negociaciones con el FMI. Creemos que habrá acuerdo y por eso suben los bonos y acciones argentinas, pero será un acuerdo liviano y difícil de cumplir porque Argentina no tiene un flujo de fondos para soportar las exigencias del FMI, no atrae inversiones y tiene 0 financiamiento de terceros en forma voluntaria.

Con escasez de dólares la amenaza de la suba de los dólares alternativos está latente, sin embargo, hay faltante de liquidez en el mercado, hay que pagar el aguinaldo y poner capital de trabajo arriba de la mesa, no vemos una gran suba del dólar en diciembre, en enero se juega otro partido.

En trigo, lejos de ganar dinero, si medimos los costos directos a precios de reposición no se gana dinero y se pierde capital de trabajo. Estamos complicados por la gran presión tributaria del mercado.

En ganadería esta semana habrá una propuesta del gobierno para el sector. Si siguen mirando a la carne vacuna como un mundo en sí mismo están equivocados. Hay que mirar a la ganadería en su conjunto (vacuna, aviar, porcino y otras), ver que el maíz por primera vez en mucho tiempo está en un 50% arriba de años anteriores, y que el mercado mundial cambió. Ir en contra del mundo no es la solución.
 

* Analista y consultor económico