ECONOMIA
Perspectivas de crecimiento

EL FMI reitera la necesidad del déficit fiscal para bajar la inflación

Los especialistas del organismo aseguraron que los aumentos decisivos de las tasas del banco central ya hicieron el trabajo pesado, pero sostuvieron que se deberán mantener altas al menos este año.

Nigel Chalk
Nigel Chalk, subdirector del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI. | FMI Media

El Fondo Monetario Internacional proyectó una desaceleración en el crecimiento de América Latina para este año. Después de un notable 4% en 2022, el organismo internacional prevé que en 2023 será de solo 1,6%Gustavo Adler, jefe de División en el Departamento del Hemisferio Occidental, y Nigel Chalk, subdirector del mismo departamento del FMI presentaron un informe en el cual señalaron que las presiones sobre los precios parecen haber alcanzado su punto máximo. Sin embargo, "la inflación subyacente sigue siendo obstinadamente alta, lo que perjudica de manera desproporcionada a los hogares de bajos ingresos que gastan la mayor parte de sus ganancias en alimentos".

En esa línea, sostuvieron que para mitigar el riesgo de que la inflación se arraigue, es necesario que la política fiscal ayude a la política monetaria a reducir las presiones de la demanda. "Después de alcanzar un máximo del 10% a mediados de 2022, la inflación general en las economías más grandes de América Latina se ha reducido al 7 % en marzo", revelaron. Igualmente, señalaron que "el progreso en la reducción de la inflación subyacente, que excluye alimentos y energía, parece haberse estancado".

"La fuerte demanda interna, los rápidos aumentos de salarios y las presiones generalizadas sobre los precios apuntan al riesgo de que la inflación en la región siga siendo inaceptablemente alta", subrayaron. Destacaron que "si bien la mayoría de los países de la región han logrado avances importantes en la estabilidad de precios en las últimas dos décadas, la historia de la región está llena de ejemplos de cómo la alta inflación puede desestabilizar la economía y fomentar la desigualdad al perjudicar a los grupos más vulnerables".

Kristalina Georgieva reconoció el impacto de la sequía pero pide sostener el ajuste

"Restaurar la estabilidad de precios es primordial para una economía sana y para proteger a los más vulnerables", puntualizaron. Para lograrlo, se requiere desacelerar la demanda interna.

Por otro lado, declararon que "los aumentos decisivos de las tasas del banco central ya han hecho el trabajo pesado". "Dados los desfases habituales entre las subidas de tipos de interés y su efecto sobre la actividad económica, el impacto total del endurecimiento que ya se ha emprendido debería verse con mayor claridad durante el transcurso de este año, contribuyendo a un crecimiento más lento este año", resaltaron.

Aun así, hicieron hincapié en que "con las presiones inflacionarias demostrando ser persistentes, los bancos centrales deberán permanecer firmes en su lucha hasta que haya un camino descendente inequívoco para los precios". "Es probable que las tasas de interés deban permanecer altas durante gran parte de este año y, en algunos casos, incluso hasta el próximo año", opinaron.

Antes de llegar a Washington, Massa se reunió con una figura clave del gobierno de Biden

"Reequilibrar la política no será fácil. Las demandas de gasto social en la región son altas", remarcaron. Incluso, destacaron que hay serios problemas distributivos y de equidad social con los que lidiar. Como parte de la solución pidieron que se promulguen políticas fiscales que exijan que los ricos paguen su parte justa.

"Esta agenda es desafiante, pero restaurar la estabilidad de precios es primordial para proteger a los pobres y abordar de manera duradera las demandas sociales", argumentaron.

"Confiar más en la política fiscal para controlar la inflación tiene sentido desde una perspectiva macroeconómica y, si las políticas están bien diseñadas, se puede lograr de manera socialmente equitativa", concluyeron.

El BID aprobó un nuevo crédito por u$s 600 millones para la Argentina

¿Cuál es el crecimiento proyectado para Argentina en los próximos dos años?

De acuerdo a lo informado por el FMI, se estima que el país crecerá un 0,2% en 2023 y un 2% en 2024. Teniendo en cuenta esto, Argentina es el segundo país en cuanto a crecimiento en América del Sur, solo superado por Chile que tendrá un retroceso de 1%.

Por el contrario, Venezuela con 5% y 4,5% será el país con mayor crecimiento. Otro país que sobresale es Paraguay con un incremento del 4,5% en 2023 y del 3,5% en 2024.

 

RM / ED