miércoles 12 de mayo de 2021
ECONOMIA Pasos cortos
08-06-2020 14:23

La actividad industrial inició el rebote en mayo pero anticipan un avance muy lento

Un nuevo índice económico de la UADE explica que la economía inició una fase de recuperación que será más lenta por la pandemia, además de las mayores restricciones cambiarias y el aumento de la emisión monetaria.

08-06-2020 14:23

El efecto de la cuarentena en las empresas llevó a la actividad industrial a un piso en el mes de abril, y pareció dar signos de leve recuperación en mayo, que tal vez logren reconfirmar los datos de junio, pero todo esto en un contexto de salida progresiva de la cuarentena que se verá afectada por la alta emisión monetaria y las restricciones cambiarias.

De este y otros temas habló el economista Fausto Spotorno, director del Instituto de Economía la UADE, al presentar hoy el Indicador que elaborarán desde la universidad para anticipar el ritmo de la economía. "Este Indice de Expectativas Industriales (IEI) desarrollado por el Instituto de Economía de Universidad Argentina de la Empresa (UADE) se basa en lo que en el mundo se conoce como PMI ((Purchasing Manager Index) y que intenta anticipar en el muy corto plazo cómo sigue la marcha de la economía", dijo en videoconferencia Spotorno a un grupo de periodistas.

"En el mejor de los casos  este indicador podrá anticipar unos meses la marcha de la economía y en el peor de los casos podrá decirnos cómo está en este preciso momento", aceptó Spotorno y lo relacionó con el contexto actual del coronavirus en que la inmediatez de los hechos y la contudencia del fenómeno de la cuarentena impidieron mediciones anticipadas. 

El nuevo indicador se construye sobre la base de una encuesta simple a 500 empresas con cuatro preguntas:

  1. qué espera para la producción,
  2. la dotación de personal,
  3. las horas extra y
  4. el uso de la capacidad instalada disponible.

Al referirse a la economía Spotorno añadió: "Todo indica que en abril se tocó fondo y en mayo comenzó el rebote. Esto es porque comenzaron a reabrir las fábricas que habían sido cerradas por la cuarentena obligatoria. Se ve más actividad, pero aún muy por debajo del registro del año pasado", dijo.

La encuesta de mayo mostró una mejora en las expectativas industriales en relación con el mes anterior, aunque se mantienen en el área de contracción en la comparación contra un año atrás.

El economista explicó que 50 marca una línea que separa las expectativas de expansión y las de contracción. De este modo, en abril se llegó a un registro de apenas 24,9 puntos (altamente recesivo) y en mayo se subió a 32,4%, que todavía sigue estando muy por debajo de los niveles históricos pero que comienza a mostrar signos de recuperación. 

"Este incremento se debe principalmente a la mejora en las expectativas de la producción industrial y de las horas trabajadas, dado que se venía de un piso de abril cuando la mayor parte de las fábricas estaban cerradas. Ya en mayo estuvieron muchas 15 días abiertas, y cabe esperar que en junio será un poco mejor porque aunque estén a un ritmo más bajo de actividad (se estima 40%), al menos estarán operativas todo el mes", señaló Spotorno.

"Las expectativas sobre la evolución de la dotación de personal se mantienen relativamente estables y las perspectivas de la utilización de la capacidad instalada caen levemente", dice el informe.

Spotorno explicó que así como las empresas esperan reducir la dotación de personal aunque no en la misma velocidad que la producción, el rebote que se observó en mayo tampoco fue acompañado por el mismo fenómeno en el empleo.

"Más del 77% de los empresarios consultados están esperando bajar o mantener la dotación de personal y solo el 23% prevé un incremento", dijo y añadió que la economía ha iniciado una fase de recuperación dentro de los margenes de la pandemia que será más lenta de lo que podría ser debido al incremento en las restricciones cambiarias establecidas por el Gobierno con impacto sobre la importación de insumos y bienes de capital.

En paralelo, la alta emisión monetaria y el congelamiento de los servicios públicos que en algún momento deberán actualizarse para evitar el desabastecimiento generan "enormes desafíos" dado que esto generará "una presión muy fuerte" sobre la inflación en los precios.

Cuarentena en Provincia de Buenos Aires: permiten nuevas actividades en el conurbano

Al referise al IEI, el economista Jefe de la UADE reconoció que es posible que otros indicadores puedan medir con más precisión la marcha de la actividad económica, sin embargo lo que suele suceder es que se atrasan unos días o unos meses con respecto al período que se intenta medir", indicó. "Este Indice de Expectativas Industriales suele usarse mucho en el mundo y en este contexto de coronavirus se ha utilizado mucho mas que otros más tradicionales", indicó.

En cuanto al ritmo que seguirá la actividad este año, Spotorno reconoció que la caída será muy importante. "Calculamos una caída del PBI del 7 u 8%, bastante similar a la de 2002, aunque en ese año llegó al 11%", dijo. 

En cuanto a los sectores que se vieron más afectados durante la cuarentena, el economista los clasificó en el siguiente orden:

El sector de la construcción es el que más sufre el golpe en la industria. "Hoy no se puede construir y el sector inmobiliario tiene un problema mayor al coronavirus que es la relación salario/compra, donde un salario promedio apenas accede al 13% de un metro cuadrado de un departamento en capital. Eso en una economía en recesión, le pone un limite al sector de la construcción privada", dijo y recordó que lamentablemente cuando pase la fase de la cuarentena, no habrá estamento oficial que cuente con recursos para construir. 

El segundo sector en cuanto a nivel de afectación es el vinculado a Brasil, los autos. "La industria automotriz estuvo parada a nivel interno y externo por la falta de demanda de Brasil (representa el 40% de la demanda). Ahora comenzaron a operar las plantas, pero a baja capacidad", reconoció.

En tercer lugar de afectación aparece el rubro del petróleo por la fuerte caída en el consumo y los precios internacionales.

En cuarto lugar aparece la industria vinculada al consumo interno. "Es el 40% de la producción industrial argentina y se ve muy afectada por caída de los salarios y el aumento de precios, entre otros temas", reconoció.

Finalmente, Spotorno se refirió a la actividad agroindustrial como la que menos ha sufrido el parate. "El único sector de la industria que anda hoy -y relativamente porque también tiene números negativos-, es el vinculado al agro, como la producción de aceites, harinas, maquinaria agrícola", reivindicó. 

MC