domingo 05 de diciembre de 2021
ECONOMIA Análisis
22-09-2021 09:47
22-09-2021 09:47

Los cambios propuestos en Ganancias son positivos, pero debería ampliarse su alcance

Bajar los impuestos de los trabajadores aumenta directamente los salarios sin incrementar los costos en las empresas y es adecuado en este momento coyuntural, pero debería ser para todos los trabajadores autónomos.

22-09-2021 09:47

En los momentos de crisis económicas, en los cuales la actividad económica se encuentra deprimida, cualquier medida que permita la reactivación debe ser bien vista. Una de las alternativas para lograrlo es incentivando el consumo.

Desde esta perspectiva, las alternativas para lograrlo son a través de la baja de los impuestos a los consumos (como ser el IVA, el Impuesto sobre los Ingresos Brutos o sobre los Combustibles, entre otros), puesto que se reduce el precio de los bienes, o bien, aumentando los salarios netos de los individuos, disminuyendo el Impuesto a las Ganancias que ellos pagan.

En pocas palabras, se puede poner de manifiesto los efectos que los impuestos que generan en la actividad económica. Interpretado de esta manera, una medida que al bajar los impuestos de trabajadores aumenta directamente los salarios sin incrementar los costos en las empresas es adecuada en este momento coyuntural.

El Gobierno define contra reloj las medidas para "poner plata en el bolsillo de la gente"

No obstante, esta disposición debería ser extendida al universo de los trabajadores autónomos puesto que en determinadas situaciones genera que pueden ser tildadas de injustas porque -a igual nivel de ingresos- un trabajador en relación de dependencia no paga impuesto a las ganancias y un autónomo sí.

Este problema es de larga data, y hay motivos técnicos que lo sustentan, pero en el contexto actual, como en definitiva reducir la carga impositiva en esos niveles de ingresos se traduce automáticamente en mayores consumos, resulta más importante el aumento al consumo que los tecnicismos.

En la pelea inflación vs reducción de Ganancias, gana la inflación

La inflación en las personas tiene un efecto similar al de los impuestos, es decir, le reduce la capacidad de compra.

En los niveles actuales de inflación la reducción del impuesto a las ganancias, si no es acompañada con un aumento sostenido del salario por parte del empleador, no llega a cubrir la reducción del poder adquisitivo del trabajador. En un escenario así, aun con la modificación gana la inflación.

Inflación: Qué se puede comprar con mil pesos hoy

Para el no especialista, es fácil de comprender aritméticamente, si se estima que la inflación de este año puede ser superior a un 40/45%, y lo que se busca es incrementar el consumo, no hay posibilidades que la corrección del poder de compra se logre a través de la reducción del impuesto a las ganancias solamente cuando la escala más alta es del 35%.

Es decir, la inflación disminuye el poder de compra en un 40% y aún quitando el impuesto a quienes más pagan, el impacto es del 35%,no hay posibilidades que con el impuesto se corrija el perjuicio que genera la inflación.

Una norma fácil de interpretar, pero difícil de aplicar

El texto de la norma tiene un propósito muy claro y es que los empleados en relación de dependencia con ingresos de hasta un determinado sueldo dejen de pagar el impuesto a las ganancias. Ello es así, porque se comprende que es abusivo aplicarle un gravamen en ese nivel de ingresos. Interpretada la norma de esta manera, es fácil de entender y su fin resulta más que válido.

Sin embargo, cuando se sancionó la norma y luego se la reglamentó, se convirtió en una norma compleja en cuanto su forma de aplicarla. Desde un punto de vista técnico, puede suceder que en determinado momento el empleado deba pagar un impuesto mayor al que le corresponde y que luego no se le es reintegrado como sucedía antes de la reforma. Razón por la cual, sería recomendable que se fije un monto anual de ingresos que no paguen el impuesto a las ganancias, en vez de hacer el análisis de manera mensual.

En este contexto, es probable que en muchas empresas no lleguen a corregir sus sistemas de liquidación de salarios, contemplando los cambios que ahora se proponen para los salarios del mes en curso. Con lo cual, el Fisco debería formalizar la reglamentación casi de manera inmediata a la publicación del Decreto, para darle lugar a las empresas a implementarlo.

* Contador público, profesor UBA.