ECONOMIA
Ajuste fiscal

Efecto licuadora: qué implicancias tiene en el gasto público y cómo afectó a las jubilaciones

Buena parte del programa económico del Gobierno reside en licuar el gasto público y, por ende, erogaciones como el pago de los haberes jubilatorios. Por qué el plan oficial erosiona los depósitos de los ahorristas. Dudas entre economistas sobre la sostenibilidad de la hoja de ruta.

20230210_luis_toto_caputo_na_g
Ministro. Caputo dijo que hubo una caída de 0,2 puntos en el déficit fiscal en el primer mes del año. | NA

La palabra "licuación" adquirió una renovada popularidad desde el desembarco de Javier Milei en la Casa Rosada. Se trata de un término utilizado por economistas para definir al fenómeno de pérdida del valor de los pesos por una alta dinámica inflacionaria y, en el caso del gobierno libertario, la piedra angular del ajuste fiscal que impulsa.

"La motosierra y la licuadora no se negocian", sentenció el presidente en los últimos días durante una entrevista televisiva. La apelación al electrodoméstico que desintegra alimentos sólidos sirve para graficar la poda del gasto público vía inflación y la erosión de los depósitos bancarios de los ciudadanos por una rebaja considerable de la tasa de interés.

El Gobierno apuesta a un dígito de inflación mensual para finales del primer semestre

El Gobierno encendió la "licuadora" fiscal

El mecanismo se comprobó en el comportamiento de las cuentas estatales durante el primer mes de 2024. El oficialismo logró un superávit financiero de $0,5 billones por una brusca reducción del gasto primario que descendió un 39,4% interanual en términos reales. Es decir, descontada la inflación del mismo período.

"Como resultado, el déficit primario se transformó en un superávit primario de $2.010.000 millones. El gasto en intereses aumentó 26% en términos reales respecto al mismo mes del año pasado. En efecto, el déficit fiscal se convirtió en un superávit fiscal de $518.400 millones. Todo el cambio del resultado fiscal fue explicado por una reducción real del gasto", detalla un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF).

El análisis pormenorizado exhibe que del ahorro total, las partidas que más se redujeron fueron jubilaciones y pensiones contributivas (-$885.074 millones), subsidios a la energía (-$366.451 millones), inversión real directa (-$321.474 millones) y transferencias totales a provincias (-$310.781 millones).

Se profundizó la licuación de las jubilaciones

El titular del IARAF, Nadín Argañaraz, indicó que los haberes jubilatorios aportaron el 33% del ajuste mientras que las subvenciones energéticas el 14%, la inversión real directa el 12%, las transferencias a provincias el 12% y los salarios públicos el 11%.

Caputo

En concreto, la falta de actualización de los montos que perciben los jubilados y pensionados de forma mensual implicó una brusca caída de su poder adquisitivo, ya que con los mismos pesos pudieron comprar una menor cantidad de bienes y servicios. Una mecánica similar se dio con los sueldos del personal estatal, que registraron una caída interanual real de 28%.

De hecho, la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES) dispuso un aumento de las jubilaciones de 27,18% a partir de marzo. Frente a las inflaciones de 25,5% en diciembre y 20,6% en enero, la suba del haber mínimo a $134.445,79 cristaliza una pulverización del poder de compra del adulto mayor.

La consultora económica LCG calculó que las remuneraciones jubilatorias acumularon una caída real de 48% en los últimos seis años. En 2023, los recursos destinados al pago de jubilados y pensionados fue equivalente a 6,5% del Producto Bruto Interno (PBI) y al 32% del gasto primario del sector público nacional.

Según los expertos de la firma, continuar con la fórmula de movilidad vigente, que ajusta con un rezago de tres meses en base a la variación de salarios y la recaudación de la ANSES, "implicaría un nuevo ajuste en el gasto, que cerraría en 4,8% del PBI en 2024". Así, calcularon que "la aceleración de la inflación y la caída del salario harían que el gasto previsional disminuya un 1,7% del PBI respecto del gasto en 2023".

El "achique" del poder adquisitivo ya se ve en el consumo de bienes que cayó 1,7% en enero

Por otra parte, la licuación también asoma en la política monetaria desplegada por el Banco Central, que busca sanear su balance de pasivos remunerados. Estos son los instrumentos de colocación diaria a los que acceden los bancos comerciales y son la contracara de los plazos fijos de los ciudadanos.

De la mano de Santiago Bausili, la autoridad monetaria aplicó un recorte de la tasa de interés de 133% a 110% anual. Con la inflación viajando a un ritmo de 25%-20% mensual, los ahorristas fueron licuados al observar cómo se erosionan sus pesos en los bancos con un rendimiento de 9% por mes.

Licuación y motosierra: dudas sobre el ajuste fiscal del Gobierno

A pesar de que el Gobierno celebró el resultado fiscal del primer mes del año, la sostenibilidad del ajuste de las cuentas públicas tal y como se está llevando a cabo abre un interrogante entre los economistas.

Desde Portfolio Personal Inversiones (PPI) remarcaron que "el fuerte ajuste en prestaciones sociales (jubilaciones y planes) luce reversible no sólo por el alto costo político, sino también por el rezago de la fórmula de indexación" de las mismas.

"Al tener la fórmula lag (retraso) de un trimestre, estas erogaciones van a representar una carga abultada y una traba para ordenar las cuentas públicas una vez que la inflación baje, ya que comenzarán a ajustar por la inflación pasada", advirtieron los analistas de PPI.

Advierten que los precios en góndola subirán un 30% por los aumentos en la energía para las pymes

En esa misma línea, el estratega en jefe de Cohen, Martín Polo, consignó que el Gobierno "no le teme a una feroz licuación del gasto" a fin de alcanzar un equilibrio de las arcas del sector público nacional hacia fin de año, meta que no se modificó pese al traspié de la ley Ómnibus en el Congreso.

"Esto tiene su efecto de corto plazo en una notable mejora en el frente externo y fiscal para anclar expectativas y quitar presión a la inflación. Pero también tiene su lado negativo: una fuerte caída del nivel de actividad, la licuación del ahorro y una tasa de pobreza en alza", recalcó Polo.

Por su parte, el ex viceministro de Economía Fernando Morra señaló que el guarismo de enero "no suele ser representativo del desempeño fiscal del año" ya que "en seis de los últimos diez años (2013, 2014, 2016, 2017, 2018, 2019 y 2021) se registró superavit primario en ese mes, que luego se transformaría en déficit durante el resto del año".

"Enero es un mes donde, por el mismo proceso presupuestario, hay baja ejecución de gastos y el déficit suele ser estacionalmente bajo. La estacionalidad del déficit primario contribuye a tener un resultado fiscal mas balanceado que el resto del año", agregó el director de Análisis Macroeconómico de la consultora Suramericana.

Explorando esa lógica argumental, Morra consideró que es crucial que el Palacio de Hacienda "clarifique el programa fiscal para el año, considerando el escenario macro y el impacto de los cambios legislativos", en alusión a la caída del mega paquete de leyes en la Cámara de Diputados.

 

MFN / Gi