viernes 27 de mayo de 2022
INTERNACIONAL Torturas en la dictadura
22-04-2022 17:52

Jair Bolsonaro protege la impunidad de aliados y militares

El presidente de Brasil le otorgó el indulto al diputado Daniel Silveira por insultos y amenazas contra sus jueces. Esta decisión fue apoyada por los ministros militares.

22-04-2022 17:52

La impunidad asfixia la democracia en Brasil, como demostró Jair Bolsonaro esta semana. La truculencia de sus discursos, como también de ministros y parlamentarios, no queda solo en palabras. Trasciende en acciones. Fue lo que ocurrió con el diputado bolsonarista Daniel Silveira, juzgado por la Corte Suprema y condenado a prisión por sus salvajes insultos y amenazas contra sus jueces. Este jueves, apenas unos horas después de la sentencia, el presidente brasileño le otorgó el indulto. Peor aún, en la concesión de ese “perdón”,  tuvo el respaldo explícito de sus ministros militares.

Que los uniformados del gabinete ministerial apoyen a Bolsonaro es causa de grandes controversias en el mundo político.  Sobre todo, después de una semana conmocionada por una serie de audios que prueban de las torturas practicadas durante la dictadura (1964-1985). Son cintas grabadas por los propios jueces militares, donde se escuchan relatos escalofriantes de la violencia ejercida contra presos políticos de aquel régimen.

A pesar de los 37 años transcurridos desde el retorno a la vida democrática, las cúpulas de las Fuerzas Armadas pujan por ocultar indefinidamente las atrocidades. Cuentan, en ese sentido, con el “inestimable” salvoconducto: la Ley de Amnistía sancionada en agosto de 1979 por el ex general presidente Joao Batista Figueiredo, que liberó de culpa y cargo a quienes hubieran cometido “crímenes políticos”.

Que los uniformados del gabinete ministerial apoyen a Bolsonaro es causa de grandes controversias en el mundo político

Los audios fueron difundidos el domingo17 por la prestigiosa periodista de O Globo, Miriam Leitao, donde los jueces militares reconocen que la tortura fue una “práctica común”. En las grabaciones, figuran descripciones de los sucesivos jefes de la justicia militar, entre ellos un almirante, un brigadier, un general y dos ministros de la época.

La compilación de esos documentos estuvo a cargo del historiador Carlos Fico y salió a luz luego que el diputado Eduardo Bolsonaro, hijo presidencial, se burlara sádicamente de la columnista Leitao, ella misma una víctima de tormentos en los años dictatoriales.  No fue el único ni el más encumbrado. También el vicepresidente Hamilton Mourao, general retirado, mostró un notorio desdén frente a los suplicios, las muertes y las desapariciones provocadas en los cuarteles castrenses y policiales. “Todo eso ya pasó, es historia” dijo, para añadir riendo: “Los tipos involucrados están todos muertos ¿Los van a traer de la tumba?”. Estas declaraciones cayeron como una bomba en los medios parlamentarios de oposición, al punto que para confrontarlas un grupo de legisladores decidió denunciar a Mourao ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos,

Eduardo Bolsonaro 20200902
 El diputado Eduardo Bolsonaro, hijo presidencial, se burló sádicamente de la columnista Leitao, víctima de la dictadura

El presidente del Superior Tribunal Militar, Luis Carlos Gomes Mattos, se expresó en términos similares a los del vicepresidente brasileño. Juzgó que hay causas “camufladas” detrás de los audios: “Ya sabemos los motivos de lo que viene ocurriendo los últimos días, donde se busca impactar en las Fuerzas Armadas, justo en nosotros que somos quienes cuidamos de la disciplina y la jerarquía. No hay que dar ninguna respuesta, simplemente ignoramos la noticia tendenciosa”.

 

El ala más radical de las fuerzas armadas de Brasil

 

Los especialistas brasileños en temas militares consideran que Bolsonaro atrajo a su entorno “al ala más radical de las tres fuerzas”. Señalan que para ese sector, la ruptura del orden constitucional “es siempre una posibilidad necesaria”. Ni que decir del próximo candidato a vicepresidente, en la fórmula de la reelección de este gobierno: se trata del general, Walter Braga Netto, quien considera que el golpe de Estado de 1964 fue “un marco histórico de la evolución política brasileña” y dejó un legado de “paz, libertad y democracia”.

Según confirman los analistas, entre los que se mantienen al lado de Bolsonaro hay una enorme irritación por la divulgación de las grabaciones. Y a eso se añade una antigua enemistad con la Corte por haber liberado a Lula de la prisión, al tiempo que anulaba todas las causas que pensaban sobre el ex presidente y actual candidato.

Se sabe que esos sectores “celebraron” el indulto concedido el miércoles al diputado extremista Silveira por el jefe de Estado, lo que representa una suerte de “guerra” abierta con el Supremo Tribunal Federal.

*Autora de Brasil 7 días. Desde San Pablo, Brasil.