domingo 13 de junio de 2021
INTERNACIONAL Protestas
06-05-2021 14:12

Colombia: las noches de pesadilla de Cali por la explosión de violencia y la represión

Decenas de personas han muerto en una de las ciudades que simbolizan los estragos de seis décadas de conflicto armado colombiano. Abren corredor humanitario para evitar el desabastecimiento.

06-05-2021 14:12

Las noches se volvieron pesadilla en Cali. La violencia de las protestas contra el gobierno colombiano estalló en esta ciudad donde convergen los males de un país sumido en seis décadas de guerra. En la llamada "capital del posconflicto", el acuerdo de paz firmado con la guerrilla FARC en 2016 no trajo la calma esperada.

Desde que comenzaron, el 28 de abril, las manifestaciones contra el presidente Iván Duque se tornaron en revueltas en la urbe, duramente reprimidas por la fuerza pública, y la situación empeoró al anochecer del 3 de mayo. Escenas de terror sacudieron la capital del Valle del Cauca, con 2,2 millones de habitantes, y el municipio aledaño de Palmira. Las revueltas dejaron 32 muertos en Cali, "siete relacionados con las marchas", según la alcaldía.

Colombia: impactante testimonio del fotógrafo argentino amenazado de muerte

La ciudad ha recibido una migración campesina y pobre en medio del conflicto armado, que no logró integrar del todo y eso provoca "demasiada desigualdad", explica Edgar Barrios, rector de la Universidad del Valle.

La situación se agravó por la crisis económica desatada por la pandemia, que afectó la industria, el comercio y la agricultura de esta ciudad del suroeste del país, donde la violencia repunta tras el acuerdo de paz.

En Cali, añade Barrios, se juntaron descontento social, pobreza, "economía ilegal de narcotráfico" y "distintas formas de criminalidad" que se arraigan en barrios deprimidos. A los piquetes, que provocan desabastecimiento de gasolina y medicamentos en plena pandemia, el gobierno respondió con la militarización de la ciudad.

El alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, declaró el estado de “urgencia manifiesta” por tres meses, que podrá ser prorrogado, para asegurar las condiciones mínimas de seguridad y orden público, y negoció con manifestantes, con la mediación del arzobispado de Cali, la apertura de un “corredor humanitario” que permita abastecer a la ciudad frente a los bloqueos de carreteras y de un puerto cercano.

Muertes

Kevin Agudelo, de 22 años, asistió el lunes a una protesta con velas en Siloé, un barrio marginal de Cali. Su madre recuerda que le prometió no acercarse al "alboroto. Pero decía que iba a marchar por el bienestar de Colombia", añade entre sollozos Ángela Jiménez. Fue la última vez que lo vio con vida. Según 12 testimonios recabados por la prensa, policías antidisturbios y fuerzas especiales arremetieron contra la protesta pacífica sin ninguna concesión. Agudelo cayó junto con dos personas, todas baleadas según se aprecia en fotos y videos.

“Nos tuvimos que esconder porque estábamos todos asustados (...) todo el mundo corría", relata uno de los asistentes al evento que pidió no revelar su identidad. "Lo que hice fue correr, salvarme por mi vida porque yo ya vi que no se podía hacer nada", agrega.

La ONU se dijo "profundamente alarmada" por los excesos de la fuerza pública en Cali, cuando "la policía abrió fuego contra manifestantes (...), matando e hiriendo a varias personas".

La misma noche, Daniela León quedó atrapada en medio de choques entre la fuerza pública y manifestantes que intentaban tomarse un peaje en Palmira. "La confrontación se da en el momento en que ya se está a unos 500 metros del peaje, y ya sale todo el escuadrón (antidisturbio) y ellos empezaron a atacar", describe la activista de la red Francisco Isaías Fuentes.

Según León, los manifestantes "empiezan a meterse en los cañaverales para resguardarse de los gases". Alrededor de 17 personas que huyeron entre las plantas de caña de azúcar siguen desaparecidas, según sus cifras que coinciden con las oficiales.

0506_bogota
En Bogotá también hubo violentos choques entre manifestantes y policías.

Para León, además de presuntos disparos del ejército y denuncias de abusos sexuales, lo más grave fue su "modus operandi": atacar de noche "para generar pánico". Denuncias de dos senadores la respaldan.

Bandas armadas

En Cali, la pobreza alcanza al 36,3% de la población y la tasa de homicidios es de 43,2 muertos por 100.000 habitantes, contra los 23,79 en el país. En los barrios marginales, las bandas armadas conocidas como combos atacaron a la fuerza pública, dejando 176 uniformados heridos, 10 por arma de fuego, según autoridades.

El patrullero Luis Guerra, del escuadrón andisturbios, casi pierde el pie por el estallido de un artefacto explosivo el 28 de abril. "Resultó que venía un grupo de unos (cien) manifestantes violentos por otra calle, muy aparte de lo que fue la manifestación pacífica, encapuchados, tapados totalmente la cara, arrojando objetos contundentes, artefactos (...) conocidos como papas bomba", recuerda. Fue hospitalizado y le quedaron secuelas.

Colombia: "Hay 1440 denuncias de violencia por parte de la policía", dijo una experta

Estaciones de policía y un hotel donde se hospedaban uniformados también fueron atacados a disparos, según la versión oficial.

Para Carlos Alfonso Velásquez, coronel retirado y analista de la Universidad de la Sabana, puede haber infiltrados de grupos "dispuestos a la rebeldía" en las protestas, personas que buscan "dar la imagen que se salió el asunto de control". Pero un policía debe "hacer de tripas corazón. Esos escudos que tienen y esos cascos son para protegerlos también de balas", sentencia.

 

SF