sábado 21 de mayo de 2022
INTERNACIONAL Reclamo cubano
05-04-2022 13:57

El blindaje del castrismo

Las condenas de prisión impuestas a más de un centenar de manifestantes en Cuba resultan ser el prólogo de la instrumentación del nuevo Código Penal, más duro que el actual, creado por el Tribunal Supremo. Escuchá el audio completo.

05-04-2022 13:57

Las desproporcionadas condenas de prisión impuestas a más de un centenar de participantes de las protestas del 11 de julio de 2021 en Cuba resultan ser el prólogo de la instrumentación del nuevo Código Penal, más duro que el actual, creado por el Tribunal Supremo. Este mes será aprobado por unanimidad por la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Por el llamado 11-J, varios jóvenes han sido condenados a 20 y 30 años de cárcel por el delito de sedición, cargo que excede las manifestaciones callejeras que derivaron en actos violentos, como la rotura de vidrios y el vuelco de patrulleros. Un policía mató a un hombre por la espalda e hirió otros cinco. La desproporción de la violencia, alentada por la dictadura, derivó en las reacciones. Sedición significa levantamiento de un grupo de personas contra un gobierno con el fin de derrocarlo.

Patria y vida, en desmedro del eslogan oficial Patria o muerte, pasó a ser la consigna de miles de cubanos sometidos no sólo a la oscuridad a raíz de los cortes anunciados desde el 21 de junio por la Unión Eléctrica de La Habana debido el deterioro de las centrales termoeléctricas, sino también a la desprotección frente a la pandemia. La suspensión del turismo y la consecuente inflación y escasez de divisas, alimentos, medicinas, insumos y subsidios empeoraron las cosas. Tanto que, a pesar de la represión emprendida por los boinas negras de la Brigada Especial Nacional y de civiles fieles a la dictadura, ganaron la calle.

Protestas en Cuba

La ira contenida subió un escalón respecto del Movimiento San Isidro. En noviembre de 2020, doscientos artistas, intelectuales y activistas se plantaron frente al Ministerio de Cultura de Cuba contra el desalojo de jóvenes que habían hecho una huelga de hambre por la liberación del rapero Denis Solís. La nueva generación de “revolucionarios”, la de Díaz-Canel, no tiene las espaldas de Fidel y Raúl ni cuenta con la adhesión internacional de tiempos pretéritos. Apela como resguardo a la prédica permanente contra el embargo económico, comercial y financiero de Estados Unidos, reprobado varias veces por la ONU.

Cuba condena a 127 personas a 1.916 años de cárcel por las protestas del 11-J

Nada peor para la izquierda que perder la calle. Ese bastión, precisamente, estalló en San Antonio de los Baños, cerca de La Habana, por la falta de luz y, cual cortocircuito, hizo detonar la ira que electrizó a toda la isla por la crisis económica y sanitaria y la ausencia de un bien aún más preciado: la libertad.