viernes 03 de febrero de 2023
INTERNACIONAL Asunción de Lula da Silva

Lula da Silva entre lágrimas, en el Planalto: "Hoy es una fiesta de la democracia"

El líder del Partido de los Trabajadores asumió su tercer mandato en una ceremonia donde se comprometió a "reconstruir el país junto al pueblo brasileño". Su discurso completo.

01-01-2023 19:11

Luiz Inácio Lula da Silva juró este domingo en el Congreso como nuevo presidente de la República Federativa de Brasil para el período 2023-2027. Luego de su primer discurso presidencial, el mandatario caminó por la rampa del palacio presidencial de Planalto, donde recibió la banda presidencial y tomó la palabra en su segundo discurso ante unas 40 mil personas.

"Buenas tardes, pueblo brasileño. Mi gratitud hacia ustedes que enfrentaron la violencia política antes, durante y después de la campaña electoral". inició Lula da Silva su segundo discurso presidencial, esta vez desde el balcón del Palacio de Planalto, tras haber jurado como presidente en el Congreso de la Nación. Y agregó con la voz quebrada: “Es uno de los días más felices de mi vida”.

Minuto a minuto: Lula da Silva asumió como presidente y anunció los ministerios de Igualdad, Mujer y Pueblos indígenas

En un discurso marcado por la crítica al gobierno de su predecesor Jair Bolsonaro, el nuevo mandatario reprochó que la derecha brasileña se haya "apropiado" de los colores de la bandera para su campaña. A pesar de esto, aclaró que gobernará para todos los brasileños: "Voy a gobernar para 215 millones de brasileños, para todos y todas, mirando a nuestro futuro y no al pasado de intolerancia. Es hora de fortalecer los lazos de familia, que fueron rotos por tanto odio y mentiras, armamentos y bombas, no necesitamos de eso".

Luiz Inácio Lula da Silva
En su segundo discurso presidencial, Lula declaró la guerra contra "la desigualdad".

En ese sentido, destacó: "No hay dos Brasil, somos un único pueblo. Compartimos una misma virtud: no desistimos nunca. Siempre es el tiempo de repartir y la primavera ha llegado". Y agregó: "Es hora de terminar con el discurso de odio". "El pueblo brasileño necesita paz", sostuvo en una invitación a la unidad.

En esa línea, el presidente reafirmó que va a "cuidar a todos los brasileños". "Asumo el compromiso de cuidar de todos los brasileños y brasileñas y de acabar con el hambre. Sacaré a la gente de las colas en las carnicerías para pedir huesos para comer. Lejos de cualquier nostalgia, nuestro legado será el espejo del futuro de lo que vamos a hacer por nuestro país".

Críticas a Bolsonaro, Amazonía y defensa de la democracia: el discurso de Lula en el Congreso

En el inicio de su tercer mandato presidencial, Lula recordó su primera gestión como mandatario de Brasil. "En 2003, en esta misma plaza, asumimos el compromiso de recuperar el destino del pueblo brasileño, para mejorar las condiciones de vida de las personas. El compromiso fue luchar contra la desigualdad y la pobreza. Acabamos con el hambre y la miseria, pero hoy, 20 años después, volvimos a ese pasado", denunció. "La desigualdad y la pobreza han vuelto, están de vuelta y es un crimen, el más severo contra el pueblo brasileño. El hambre es la hija de la desigualdad", sostuvo.

Luiz Inácio Lula da Silva
Invocando a la unión de los ciudadanos, Lula remarcó que "no hay dos Brasil, somos un único pueblo".

En línea con las críticas de la gestión de Bolsonaro, quien no estuvo presente en la ceremonia por viajar a Estados Unidos, el actual presidente lloró al hablar de la pobreza resultante del mandato del líder ultraderechista. "Brasil ha vuelto a ser uno de los países más desiguales del mundo, hace tiempo que no se veía a tanta gente buscando alimentos en la basura o familias con hambre. Los niños deben estar en las escuelas, los trabajadores no deben exhibir un cartón diciendo que necesitan ayuda", expresó.

Seguidores de Bolsonaro reclamaron una "intervención militar" ante la jura de Lula da Silva

Rememorando el pasado, agregó: "Jamás hemos sido irresponsables con el dinero público, hemos honrado nuestras deudas, tuvimos superávit fiscales. No habrá gastos innecesarios y vamos a invertir en nuestro bien más preciado, que es el pueblo brasileño. Mucho de lo que hemos construido en 13 años fue destruido en la mitad de tiempo. Primero, con la destitución de Dilma. Luego, con cuatro años de un Gobierno cuyo legado negativo la historia no olvidará". A pesar de las críticas al exmandatario, Lula aseguró que "no estamos interesados en vivir en el pasado".

Asimismo, el flamante presidente se mostró optimista de cara a su mandato. "Hoy la alegría vuelve a Brasil. Es una fiesta de la democracia", manifestó. Con respecto a la finalización de la gestión de Bolsonaro, aclaró que "la pesadilla ha terminado".

"En estos últimos hemos vivido uno de los peores períodos de nuestra historia, una era de sombra y mucho sufrimiento. Esta pesadilla ha llegado a su fin por el voto soberano, en una elección que ha demostrado su compromiso con la democracia. Debemos mirar hacia adelante y olvidar las diferencias. Nos une el amor por Brasil", sostuvo Lula.

Alberto Fernández en Brasilia: ceremonia de investidura y reunión bilateral con Lula da Silva

Haciendo foco en la lucha contra el hambre y la transición de una gestión que calificó "desastrosa", el actual presidente declaró la guerra contra "la desigualdad": "Debemos luchar con todas las fuerzas contra todo lo que hace tan desigual a Brasil. Debemos formar un frente amplio que involucre a toda la sociedad en la lucha contra la desigualdad".

En ese sentido, sostuvo que "estamos comprometidos a combatir día y noche todas las formas de desigualdad. Ingresos, género y raza. Desigualdad entre los que tiran la comida y los que solo comen las sobras". ​Y agregó: "Es inadmisible que el 5% más rico tenga la misma participación en los ingresos que el 95% restante".

Al cierre de su oratoria, volvió a invocar la unión entre todos los brasileños: "Es un tiempo de unión y reconstrucción de nuestro país. Hago un llamado para tener un país más justo y democrático. Pido a cada uno de ustedes que la alegría de hoy sea la materia prima de la lucha de mañana". Al grito de "Viva el pueblo brasileño", Lula concluyó su segundo discurso presidencial.

El discurso completo de Lula en el Planalto

Quiero empezar con un saludo especial. Una forma de recordar y devolver el cariño y la fuerza que recibí todos los días del pueblo brasileño, representado por la Vigilia Lula Livre, en uno de los momentos más difíciles de mi vida.

¡Buenas tardes, brasileños!

 Quienes tuvieron el coraje de vestir nuestra camiseta y, al mismo tiempo, ondear la bandera brasileña – cuando una minoría violenta y antidemocrática intentó censurar nuestros colores y apropiarse del amarillo y verde, que es de todo el pueblo brasileño.

 Mi agradecimiento a ustedes, que enfrentaron la violencia política antes, durante y después de la campaña electoral. Quienes ocuparon las redes sociales, y quienes salieron a las calles, bajo el sol y la lluvia, aunque fuera para ganar un único y preciado voto.

También quiero dirigirme a quienes optaron por otros candidatos. Gobernaré por los 215 millones de brasileños y brasileñas, y no sólo por los que votaron por mí. Gobernaré para todos y cada uno, mirando hacia nuestro brillante futuro común, y no a través del espejo retrovisor de un pasado.

A nadie le interesa un país en permanente pie de guerra, o una familia que vive sin armonía. Es hora de volver a conectar con amigos y familiares, destrozados por el discurso del odio y la difusión de tantas mentiras. El pueblo brasileño rechaza la violencia de una pequeña minoría.

Reitero lo que dije en mi discurso después de la victoria del 30 de octubre, sobre la necesidad de unir a nuestro país. No hay dos Brasiles. Somos un solo país, una gran nación. Todos somos brasileños y brasileñas, y compartimos la misma virtud: nunca nos rendimos.

Aunque nos arranquen todas las flores, una a una, pétalo a pétalo, sabemos que siempre es tiempo de replantar, y que llegará la primavera. Y la primavera ya ha llegado. Hoy, la alegría se apodera de Brasil, del brazo de la esperanza.

Pero el principal compromiso que asumimos fue luchar contra la desigualdad y la pobreza extrema, y ​​garantizar a todas las personas el derecho a desayunar, almorzar y cenar, y cumplimos ese compromiso. 20 años después, volvemos a un pasado que creíamos enterrado.

Recientemente releí el discurso de mi primera toma de posesión, en 2003. Y lo que leí hizo aún más evidente cuánto ha retrocedido Brasil. Aquí, en esta misma plaza, asumimos el compromiso de recuperar la dignidad y la autoestima del pueblo brasileño, y lo hicimos.

El hambre es hija de la desigualdad, que es la madre de los grandes males que retrasan el desarrollo de Brasil. La desigualdad disminuye nuestro país de dimensiones continentales, al dividirlo en partes que no pueden ser reconocidas.

Juntos somos fuertes. Divididos, siempre seremos el país del futuro que nunca llega, y que vive en permanente deuda con su pueblo. Si queremos construir nuestro futuro hoy, vivir en un país plenamente desarrollado para todos, no puede haber lugar para tanta desigualdad.

Brasil es grande, pero la verdadera grandeza de un país radica en la felicidad de su gente. Y nadie es realmente feliz en medio de tanta desigualdad. En los últimos años, Brasil se ha vuelto a convertir en uno de los países más desiguales del mundo.

Hacía tiempo que no veíamos tanto abandono y consternación en las calles. Madres cavando en busca de basura en busca de comida para sus hijos. Familias enteras durmiendo a la intemperie, enfrentando el frío, la lluvia y el miedo.

Cola afuera de las carnicerías, buscando huesos para aliviar el hambre. Y, al mismo tiempo, colas para la compra de jets privados. Tal abismo social es un obstáculo para construir una sociedad justa y democrática y una economía próspera y moderna.

Estamos comprometidos a combatir día y noche todas las formas de desigualdad. Ingresos, género y raza. Desigualdad entre los que tiran la comida y los que solo comen las sobras. Es inadmisible que el 5% más rico tenga la misma participación en los ingresos que el 95% restante.

Es inaceptable que sigamos viviendo con prejuicios, discriminación y racismo. Somos un pueblo de muchos colores, y todos debemos tener los mismos derechos. Nadie tendrá más o menos apoyo del Estado, nadie se verá obligado a enfrentar más obstáculos por el color de su piel.

Fue para combatir la desigualdad y sus consecuencias que ganamos las elecciones. Esta será la seña de identidad de nuestro gobierno. De esta lucha fundamental surgirá un país transformado. Un país de todos, por todos y para todos. Un país generoso y solidario, que no dejará a nadie atrás.

Reafirmo el compromiso de cuidar a todos, especialmente a quienes más lo necesitan. Para acabar con el hambre de nuevo. Tenemos un legado inmenso, aún vivo en la memoria de cada brasileño, beneficiario o no de las políticas públicas que provocaron una revolución en este país.

Bajo nuestros gobiernos, Brasil concilió un crecimiento económico récord con la mayor inclusión social de la historia. Y se convirtió en la sexta mayor economía del mundo, al mismo tiempo que 36 millones de brasileños y brasileñas salían de la pobreza extrema.

Pero no estamos interesados ​​en vivir en el pasado. Por eso, lejos de toda nostalgia, nuestro legado será siempre el espejo del futuro que vamos a construir para este país.

Fortalecemos nuestro Sistema Único de Salud. Y quiero aprovechar esta oportunidad para dar un agradecimiento especial a los profesionales del SUS, por la grandeza de su trabajo durante la pandemia. Enfrentaron valientemente, al mismo tiempo, un virus letal y un gobierno irresponsable e inhumano.

Creamos Farmácia Popular y Mais Médicos, que atendían a cerca de 60 millones de brasileños y brasileñas en la periferia de las grandes ciudades. Creamos Brasil Sorridente para cuidar la salud bucal de todos los brasileños y brasileñas.

Estamos combatiendo una de las principales fuentes de desigualdad: el acceso a la salud. El derecho a la vida no puede ser rehén de la cantidad de dinero que se tiene en el banco.

Brasil se ha consolidado como referencia mundial en la lucha contra la desigualdad y el hambre, y se ha ganado el respeto internacional. Pudimos lograr todo esto mientras asumíamos la plena responsabilidad de las finanzas del país. Nunca hemos sido irresponsables con el dinero público.

En nuestros gobiernos nunca ha habido ni habrá gasto. Siempre hemos invertido, y volveremos a invertir, en nuestro bien más preciado: el pueblo brasileño.

Lo que el pueblo brasileño ha sufrido en los últimos años es la construcción lenta y progresiva de un genocidio. Vivimos en uno de los peores períodos de nuestra historia. Una era de sombras, incertidumbres y mucho sufrimiento. Pero esa pesadilla ha terminado.

Esta extraordinaria victoria de la democracia nos obliga a mirar hacia adelante y olvidar nuestras diferencias, que son mucho más pequeñas que lo que nos une para siempre: el amor por Brasil y la fe inquebrantable en nuestro pueblo.

Ahora es el momento de volver a cuidar a Brasil. Generar empleos, reajustar el salario mínimo por encima de la inflación, bajar el precio de los alimentos. Crear más vacantes en las universidades, invertir en salud, educación, ciencia y cultura. Reanudar obras de infraestructura y Minha Casa Minha Vida.

 Me propuse decir durante toda la campaña: Brasil tiene un camino. Y lo vuelvo a decir con toda convicción, incluso frente al cuadro de destrucción revelado por el Gabinete de Transición: Brasil tiene salida. Depende de nosotros, de todos nosotros.

 En mis cuatro años de gestión, trabajaremos todos los días para que Brasil supere el retraso de más de 350 años de esclavitud. Para recuperar el tiempo perdido y las oportunidades perdidas en los últimos años. Para recuperar su lugar destacado en el mundo.

Necesitamos, todos juntos, reconstruir y transformar Brasil. Es urgente y necesario formar un frente amplio contra la desigualdad, involucrando a la sociedad en su conjunto. Es tiempo de unión y reconstrucción.

Quiero terminar pidiéndoles a todos y cada uno de ustedes: que la alegría de hoy sea la materia prima de la lucha de mañana y de todos los días venideros. Que la esperanza de hoy fermente el pan que se repartirá entre todos.

En la lucha por el bien de Brasil, utilizaremos las armas que más temen nuestros adversarios: la verdad, que prevaleció sobre la mentira; la esperanza, que venció al miedo; y el amor, que derrotó al odio. Viva Brasil. ¡Y viva el pueblo brasileño!

Fuente; NA

MB CP