lunes 08 de agosto de 2022
INTERNACIONAL MEGAJUICIO EN FRANCIA

"No soy un asesino", dijo Salah Abdeslam, condenado por el ataque que mató a 130 personas en París

Único miembro con vida de los comandos yihadistas que el 13 de noviembre de 2015 mataron a 130 personas en París y la vecina Saint-Denis, este miércoles finalmente fue condenado a cadena perpetua.

29-06-2022 17:17

"No soy un asesino". El juicio de los atentados yihadistas de noviembre de 2015 en París terminó el 27 de junio con las últimas palabras de Salah Abdeslam tras casi 10 meses de proceso. 

Único miembro con vida de los comandos yihadistas que el 13 de noviembre de 2015 mataron a 130 personas en París y la vecina Saint-Denis, este miércoles finalmente fue condenado a cadena perpetua por la Justicia francesa.

paris
"No soy un asesino y si me condenan por asesinatos, cometerían una injusticia", dijo Abdeslam, quien recibió la mayor pena, aplicada únicamente en cuatro ocasiones en Francia

El escalofriante relato de supervivencia de un chileno en Bataclan

Seis años después del peor ataque en París desde la Segunda Guerra Mundial y tras 10 meses de proceso, los acusados conocieron sus condenas, que van desde los dos años de prisión a cadena perpetua sin libertad condicional. La mayoría reiteró su "arrepentimiento" o sus "disculpas" y algunos expresaron sus "condolencias" a las víctimas.

"No soy un asesino y si me condenan por asesinatos, cometerían una injusticia", dijo Abdeslam, quien recibió la mayor pena, aplicada únicamente en cuatro ocasiones en Francia, pese a los esfuerzos de su defensa por presentarla como una "pena de muerte social" y asegurar que renunció a inmolarse la noche del feroz ataque al ver a jóvenes como él divirtiéndose.

paris
Durante el proceso, Abdeslam dejó clara su postura: es un "combatiente" del grupo Estado Islámico (EI), la intervención francesa en Siria volvió el ataque "inevitable".

Para la Fiscalía Nacional Antiterrorista (PNAT), el principal acusado, detenido en Bélgica el 18 de marzo de 2016 cuatro días antes de los atentados de Bruselas (32 muertos), sí intentó activar su cinturón de explosivos. "Tiene las manos manchadas con la sangre de todas las víctimas", aseguraron los representantes del ministerio público.

Durante el proceso, Abdeslam dejó clara su postura: es un "combatiente" del grupo Estado Islámico (EI), la intervención francesa en Siria volvió el ataque "inevitable". Sin embargo, llamó al "diálogo" para evitar otros atentados.

paris
El atentado en la capital y en el Stade de France en Saint-Denis se produjo en un contexto de ataques en Europa

"Quiero decir hoy que esta historia del 13 de noviembre se escribió con la sangre de las víctimas. Es su historia, y yo formo parte. Estamos ligados entre nosotros", afirmó Abdeslam, con la voz temblorosa, antes de pedir perdón.

"Sé que esto no los sanará", concluyó Abdeslam, "pero si les puede ayudar, si puede ayudar a una sola víctima, será para mí un éxito".

De nacionalidad francesa y nacido en 1980, Abdeslam, residía en el barrio de Molenbeek en la capital belga. Trabajó durante dos años en la empresa de los transportes urbanos de Bruselas hasta que fue despedido por bajas injustificadas.

Así comenzó el terror dentro del teatro parisino Le Bataclan

Fichado desde los 14 años por delitos menores de tráfico de estupefancientes, tenencia ilícita de armas, y violencia, las autoridades belgas era conocedoras de su radicalización pero no consideraron que fuera una amenaza.

El atentado en la capital y en el Stade de France en Saint-Denis se produjo en un contexto de ataques en Europa, cuando una coalición internacional luchaba contra el grupo Estado Islámico (EI) en Siria e Irak y miles de sirios llegaban a su vez a suelo europeo huyendo de la guerra en su país.

paris
El 13 de noviembre de 2015, el teatro de variedades "Bataclan", seis bares y restaurantes y el perímetro del estadio deportivo Stade de France fueron objeto de ataques que duraron horas y dejaron profundas cicatrices en la psique de la ciudad y del país.

Cómo fue el atentado de París el 13 de noviembre de 2015

El 13 de noviembre de 2015, el teatro de variedades "Bataclan", seis bares y restaurantes y el perímetro del estadio deportivo Stade de France fueron objeto de ataques que duraron horas y dejaron profundas cicatrices en la psique de la ciudad y del país.

Transcurrían las primeras horas de la noche de un usual viernes con los bares y restaurantes parisinos abarrotados de clientes. En la sala de conciertos de Bataclan, la banda estadounidense Eagles of Death Metal estaba tocando a sala llena.

paris
A las 21:16 minutos se produjo la primera explosión que apenas logró superar el ruido de la multitud en el estadio y la segunda llegó cuatro minutos después.

En el Estadio Nacional recién empezaba un partido de fútbol entre Francia y Alemania, al que asistían el entonces presidente de la nación François Hollande y la canciller de Alemania en ese momento, Angela Merkel.

A las 21:16 minutos se produjo la primera explosión que apenas logró superar el ruido de la multitud en el estadio y la segunda llegó cuatro minutos después.

paris
Un escuadrón de hombres armados abrió fuego contra varios bares y restaurantes en otra parte de París, un baño de sangre que llegó a su fin a las 21:41.

Un escuadrón de hombres armados abrió fuego contra varios bares y restaurantes en otra parte de París, un baño de sangre que llegó a su fin a las 21:41.

A las 21:47, tres agresores más irrumpieron en el "Bataclan" y dispararon indiscriminadamente. 90 personas murieron en cuestión de minutos. Cientos más fueron tomados como rehenes durante horas, algunos de ellos gravemente heridos, dentro de la sala de conciertos.