domingo 26 de septiembre de 2021
INTERNACIONAL El país menos golpeado de la región
23-07-2020 14:11
23-07-2020 14:11

El plan de Paraguay para salir de la crisis económica por el coronavirus

Humberto Colmán, viceministro de Economía, explicó a PERFIL las claves para que su país amortiguara la recesión. Macroeconomía sólida, crecimiento previo, y acceso al mercado de capitales.

23-07-2020 14:11

América Latina era un paciente que arrastraba comorbilidades estructurales, que fueron desnudadas por la pandemia de coronavirus. La región es la más golpeada del mundo por la crisis económica. La caída libre de la economía promediará un 9,1%, según estimó la Cepal, lo que dejaría el PBI per capita en los mismos niveles que en 2010. De esos derrumbes, el menos estrepitoso será el de Paraguay, cuya economía apenas se retraerá un 2,3%, muchos menos que el 10,5% que se contraerá la Argentina.

Esas estimaciones plantean un interrogante: ¿qué está haciendo el gobierno de Mario Abdo Benítez para amortiguar la recesión y, al mismo tiempo, estimar que en 2021 su economía volverá a crecer? En diálogo con PERFIL, Humberto Colmán, viceministro de Economía de Paraguay, reveló las claves del país vecino: una macroeconomía sólida y ordenada, un círculo de crecimiento virtuoso previo a la pandemia, y una política económica que fomenta los créditos blandos para incentivar el consumo, tiene acceso a los mercados de capitales internacionales, y busca atraer inversiones.

“Estamos actualmente en el proceso de terminar de implementar un plan de recuperación. Eso va a ser un conjunto de medidas de reformas institucionales, entre ellas mejorar el sistema de servicios públicos y de compras públicas. El plan tiene tres pilares: inversión pública, promover asociaciones público privadas, protección del empleo, y financiamiento con préstamos de largo plazo a tasas fijas bajas del 7% en guaraníes”, asegura desde Asunción.

 

Carlos Melconian, sobre Martín Guzmán: "No me lo banco porque miente"

 

—¿Cómo afectó el coronavirus a la economía en Paraguay?

—Paraguay tomó medidas muy rápido. Tuvimos el primer caso en los primeros días de marzo. Y muy rápido el país se fue a un esquema de restricciones que después se convirtió en una cuarentena total. Eso ha tenido un impacto. Esta economía venía creciendo muy bien hasta febrero, veníamos de un rebote después de 2019, donde tuvimos una sequía que dañó la producción agropecuaria, pero también hubo incendios forestales e inundaciones, que afectaron a la producción y al comercio. Veníamos recuperándonos desde el segundo semestre del año pasado. Pero en marzo de 2020 hubo un menor crecimiento. En abril tuvimos una variación interanual de actividad que daba una caída del 12%. Fueron muy importantes las caídas en compras de tarjeta de crédito en abril, también los despidos de trabajadores formales. En mayo se vio una recuperación y en julio también. Seguimos estando por debajo de los niveles pre pandemia, pero hay una recuperación que creemos que va a ir consolidándose.

—Paraguay reportó cuatro mil casos positivos y 36 fallecidos desde que comenzó la pandemia. ¿En qué esquema de cuarentena está ahora el país?

—Se estableció un esquema de cuarentena inteligente. Esta semana se avanzó en la última fase de ese esquema, salvo en zonas de Asunción, del Gran Asunción y del Alto Paraná que quedaron en la Fase 3 por dos semanas más. Ya se permiten cierto tipo de actividades con protocolo. La cantidad de contagios tiene una evolución conforme a la esperada. Tenemos 520 casos por millón de habitantes. Estamos entre los países de menor cantidad de contagios y muerte. Hay mucha conciencia. El éxito de Paraguay reside en las medidas que se tomaron muy rápido y en la conciencia de la ciudadanía.

 

PARAGUAY REGISTRÓ 172 NUEVOS CASOS DE CORONAVIRUS EN LAS ÚTLIMAS 24 HORAS

—¿Por qué la caída de la economía tuvo un impacto menor en el PBI que en otros países de la región?

—Son varios los factores. Hay que decir que venía de un proceso de crecimiento previo a tasas altas. El sector agropecuario, la producción sojera y de carnes, venía con un crecimiento importante. Esto representa el 25% de la economía y no se vio afectado por la pandemia. Tuvimos una muy buena cosecha. Otro factor importante fue la fortaleza macroeconómica. Pudimos conseguir financiamiento. Se capitalizó la banca pública, en tiempo record hicimos un sistema de transferencias de dinero para trabajadores informales y formales, conseguimos financiarnos muy rápido en el mercado internacional en abril con una emisión global de mil millones de dólares. Te diría que es una combinación de esos factores. La economía venía creciendo y tenía fortalezas. La inversión pública no paró en medio de la pandemia. Paraguay viene apostando por mantener las cuentas públicas ordenadas.

—¿Qué recomendaría a la Argentina como política económica para salir de esta crisis?

—No quisiera dar una opinión en ese sentido. Lo que sí podría decir es que hemos visto que en la mayoría de nuestros países la pandemia desnudó desafíos estructurales que tenemos. En Paraguay queremos aprovechar para hacer reformas de fondo. Tenemos un Estado pequeño, pero también hay un malgasto del dinero público e ineficiencias.

—¿Cree que la recuperación económica de Paraguay y la región está vinculada a la reactivación de China, país al que Asunción no reconoce diplomáticamente?

—Creo que todavía podemos tener un incremento en la industria. El acuerdo automotor con Brasil y Argentina en el Mercosur va en ese sentido. Con la aparente deslocalización de inversiones de China, algunas firmas van a buscar una menor dependencia de ese país y eso puede fomentar las cadenas de valor regionales. Paraguay ofrece oportunidades muy buenas para la inversión.

CP