miércoles 14 de abril del 2021
INTERNACIONAL Geopolítica de la pandemia
15-04-2020 15:00

Por qué Taiwán levanta el perfil en la coronacrisis

Envió millones de barbijos a Estados Unidos y Europa y denunció que la OMS no respondió en diciembre pasado su alerta sobre un nuevo virus en China. Por qué es el ariete de Trump contra Xi.

15-04-2020 15:00

Taiwán entendió la crisis del coronavirus como pocos. Con 395 casos confirmados de Covid-19 y solo seis muertes, la isla levantó el perfil político durante la pandemia, al denunciar que había advertido en diciembre pasado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) que había casos de neumonía en China, erigiéndose en un poderoso ariete de Estados Unidos en su enfrentamiento con Beijing. Así, logró visibilizar su reclamo de más participación en la comunidad internacional, mediante una inteligente y sofisticada “diplomacia del barbijo” insular, que busca contrarrestar la también intensa política exterior de Xi Jinping, enviando millones de insumos sanitarios a Europa, Washington y sus aliados tradicionales.

“Taiwán ha puesto de manifiesto que por estar fuera de la OMS no se la escuchó y que si la hubieran escuchado quizás se hubiera prevenido la pandemia con mayor antelación”, explicó a PERFIL Francisco Urdinez, profesor de la Universidad Católica de Chile, quien consideró que el país “está intentando ganar visibilidad porque le conviene que su reclamo esté en la prensa”. “Todos los años se vota en Naciones Unidas si Taiwán debe seguir excluida de la organización. Lo que pasó con la OMS ayuda un montón. Es muy probable que el próximo año esto se levante con fuerza”, agregó.

China aumenta su control fronterizo con Rusia para detener al coronavirus

Con los lemas “Taiwán puede ayudar” y “Taiwán está ayudando”, la presidenta Tsai Ing-wen donó 10 millones de barbijos, guantes y otros insumos a sus aliados diplomáticos (el único que lo reconoce diplomáticamente en América del Sur es Paraguay); a miembros de la Unión Europea; y a los Estados Unidos. Además, envió seis millones adicionales a países a los que está dirigida la Nueva Política hacia el Sur de Taiwán, entre ellos Australia y Nueva Zelanda.

“Lo novedoso es que Taiwán ahora está enviando ayuda a países que tienen relaciones diplomáticas con China, por ejemplo España e Italia.  Está teniendo un rol muy activo con países donde hacía mucho tiempo no interactuaba”, agregó Urdinez. La isla ofrece barbijos, guantes y equipos destinados a la protección del personal sanitario, en una política de poder blando que intenta demostrar la responsabilidad de Taiwán y la utilidad de su participación en la comunidad internacional. Su asistencia está enfocada “en el desarrollo humano y en los valores democráticos”, revela Urdinez, destacando, de cierto modo, sus diferencias con China continental.

Esos envíos también tienen el objetivo de contrarrestar la diplomacia del barbijo de Xi Jinping. China y Taiwán están enfrentados desde el final de la guerra civil en 1949, cuando los líderes nacionalistas del Kuomintang fueron derrotados por Mao Zedong y se exiliaron en la isla. Desde entonces, los dos regímenes reclaman ser los verdaderos y legítimos representantes del pueblo chino. La pulseada se inclinó hacia Beijing en 1971, cuando fue reconocido por la Asamblea General de Naciones Unidas como “el único representante legítimo de China”. Pero el conflicto entró en un punto muerto luego que ganara consenso la política de Una sola China, dos sistemas, con interpretaciones distintas a cada lado del Estrecho de Taiwán. Esa hibernación tuvo su punto culminante con la primera reunión bilateral de mandatarios en 2015, donde Xi y Ma Ying-jeou se estrecharon la mano en Singapur y acordaron la necesidad de mantener el statu quo.

El "rey" Trump se defiende de las críticas mientras EE.UU. rompe récords de muertos: 2248

Pero la “Pax China” se esfumó con la llegada de Tsai al poder. “El Partido Demócrata Progresista pone en tela de juicio la política de “Una sola China, dos sistemas”. Es el real enemigo del Partido Comunista Chino, no el Kuomintang”, asegura Bernabé Malacalza, investigador del Conicet y profesor de la Universidad Nacional de Quilmes.

La presidenta de Taiwán, astutamente, llamó a Donald Trump para felicitarlo por su triunfo en las elecciones de 2016. Su jugada se convirtió en un pleno. El republicano anunció pocos días después que evaluaba restablecer relaciones diplomáticas con la isla, una declaración muy festejada en Taipei y que aún no fue concretada. El magnate, aficionado a la diplomacia transaccional, pareció utilizar el conflicto para arrancarle concesiones a Xi Jinping en plena disputa comercial, geopolítica y tecnológica entre las dos superpotencias.

Sin embargo, Taiwán, de solo 23 millones de habitantes, se las arregló para convertirse en el ariete con el que la Casa Blanca atacó a China y la OMS. Así, avanzó casilleros en el tablero geopolítico, con una idea simple y efectiva: dentro de las organizaciones internacionales soy más útil que afuera. Y, también, menos peligroso.

CP

En esta Nota