miércoles 29 de junio de 2022
INTERNACIONAL Pruebas de un pacto en marcha

Rosangela y Maria Lúcia: dos mujeres clave en la nueva alianza tejida por Lula y Alckmin

El hecho de mostrarse juntos Lula da Silva y Geraldo Alckmin con indica que formarían la fórmula presidencial 2022. Cuá es el rol de Rosángela da Silva y de Maria Lúcia Guimaraes.

23-12-2021 15:50

Las fotos hablan por sí mismas. Y más en este caso de dos matrimonios se muestran sonrientes, hasta se diría que felices, en la imagen. Ellos son  Lula da Silva con la socióloga Rosángela da Silva, y Geraldo Alckmin con la profesora Maria Lúcia Guimaraes. Los cuatro fueron captadas por las cámaras que esperaban ansiosos el domingo último, en una cena ocurrida en San Pablo y que contó con más de 500 comensales y 40 periodistas de los medios más importantes de Brasil.

¿Por qué tanto “ruido” alrededor de un encuentro que hasta parecería normal? Primero, porque tanto el ex presidente brasileño como el ex gobernador de San Pablo se presentaron juntos en sociedad. De modo que según todo indica, ambos integrarán la fórmula presidencial para 2022, como lo auguran los fuertes apoyos recibidos. Pero, por si hubiera dudas, la inclusión de ambas mujeres viene a ratificar la decisión política; y sugiere que en adelante no habría lugar para un eventual fracaso de la alianza. Hay una tercera interpretación: la captura fotográfica del cuarteto es propia de la tradición familiar, que tanto reivindicó el actual presidente Jair Bolsonaro durante su campaña en 2018.

Lula da Silva-20211223

Pero ¿quiénes son esas señoras? ¿Cuál es la trayectoria personal que puede identificarlas?

Rosángela tiene 55 años, cumplidos en agosto último, y está culminando su doctorado en ciencias sociales, con foco en la investigación del pensamiento político y social brasileño. Llamada Janja por sus amigos, su perfil en Twitter es: @JanaLula. Este año acompañó al candidato presidencial del PT a Europa y a la Argentina. Hay una foto, en Buenos Aires, que muestra al dirigente cuando le abre la puerta del auto en que viajaban para que ella descienda. “¿Cómo no lo voy a amar?” tuiteó la señora.

Al ex presidente lo conoce desde 1993, cuando este protagonizó las “caravanas de la ciudadanía” que lo llevó por todo el país. Pero el enamoramiento data de 2017, cuando Rosángela vivía en Curitiba (aunque es “natural” de San Pablo) y visitaba al líder político en su prisión en la sede de la Policía Federal de esa ciudad. Durante mucho tiempo trabajó en Itaipú Binacional, la gran represa eléctrica paraguayo-brasileña. Militante del Partido de los Trabajadores, su relación personal con Lula recién trascendió a comienzos de 2020, luego que el ex jefe de Estado confesara a un amigo, el economista Luiz Carlos Bresser Pereira su amor por la nueva compañera.

Rosángela da Silva Maria Lúcia Guimarae 20211223
Rosángela da Silva y Lu Alckmin 

Maria Lúcia Guimarães Ribeiro Alckmin, más conocida como Lu Alckmin, es mucho más conocida en los medios políticos. Ella está casada con el ex gobernador paulista desde 1979 y tiene 60 años. Tienen dos hijos: Thomaz y Geraldo Jr, además de dos nietas: Julia e Isabela. Alckmin, el ex mandatario paulista, es un político del estilo de la UCR de los años ¿90 en la Argentina; procede del Partido Social Demócrata de Brasil (PSDB), el mismo que fundó el ex jefe de Estado Fernando Henrique Cardoso. A este líder, que se encontró con Lula en mayo último, se le atribuye parte del montaje del pacto que irá a culminar en marzo cuando se presenten oficialmente los candidatos. La intención es integrar una coalición que agrupe a la izquierda y al centro, incluida en lo posible la centroderecha. Los partidos más “progresistas” ya están prácticamente adentro. Ellos son parte del frente que, históricamente, se nucleó alrededor de Lula para asegurarle los votos necesarios.

En ese sentido, la nueva asociación que incluirá parte importante del PSDB “cardosista”, tiene un beneficio adicional: garantizar la gobernabilidad después del 1º de enero de 2023, cuando asumirá el próximo presidente de Brasil.

Los columnistas políticos, como Reinaldo Azevedo de Folha de Sao Paulo, no tienen dudas respecto a la importancia de la foto de los candidatos y sus mujeres. “Simboliza un compromiso mayor que el mero acuerdo para ganar las elecciones” describió. Y tiene razón: como él mismo subraya, Lula no precisaría de Alckmin para asegurarse la victoria, tal como lo indican las encuestas. La flamante sociedad “indica que es posible tener un consenso civilizatorio de gobernabilidad y progreso social”

*Autora de Brasil siete días. Desde San Pablo, Brasil.