martes 29 de noviembre de 2022
INTERNACIONAL Historias de la realeza

Una supuesta unión y un trono vacío: ¿La reina Victoria se casó con un monarca africano?

Todo comenzó con una carta en la que la monarca británica velaba por los esclavos y ofrecía protección para el rey africano y su familia. El trono para la reina se mantuvo vigente durante años en Calabar, Nigeria.

08-10-2022 19:30

Durante décadas, un mito permaneció vivo en Calabar, una ciudad de Nigeria, el cual contaba que la reina Victoria de Inglaterra se casó con un monarca africano. Esta creencia es tan fuerte que, incluso, la tradición indica que hay que dejar un trono vacío en honor a la soberana que no está.

Según cuenta el mito, el afortunado habría sido el rey Eyamba V, quien fue uno de los dos monarcas con sede en la ciudad costera de Calabar. Esta región, en su momento, estaba formada por dos estados soberanos.

Ambos estados se encargaban de comercializar esclavos con Europa, puesto que llegaban desde el interior del continente hasta la costa, en donde eran vendidos por las autoridades de estas ciudades. De esta manera, el poderío de ambos reyes comenzó a crecer, estableciendo relaciones duraderas con los líderes europeos.

Los secretos de la Corona Imperial que adorna el féretro de la reina Isabel II

La abolición de la esclavitud y el comienzo de la relación

De acuerdo con la información de la periodista y novelista Adaobi Tricia Nwaubani  para BBC News África Occidental, todo comenzó cuando se abolió la esclavitud, por lo que la reina Victoria envió una carta a Eyamba V, en la que solicitaba que dejen de comercializar esclavos y, por el contrario, que se abran a la venta de especias.

 A cambio, la monarca ofrecía protección para él y toda su familia; por último, firmó: “Reina Victoria, la reina de Inglaterra”, pero un intérprete local tradujo incorrectamente: “la reina de todos los blancos”.

Sin embargo, el soberano de Calabar aseguró que solo podría aceptar que una mujer lo proteja si se casaba con ella, una propuesta que envió a través de una carta que firmó como “Rey Eyamba, el rey de todos los negros”. Así, le propuso a la monarca británica gobernar “juntos el mundo”, según contó el actual jefe efik Charles Effiong Offiong-Obo.

Reina Victoria 202201008
La reina Victoria estaba casada con el príncipe Alberto y tuvieron 9 hijos. 

La reina Victoria agradeció las intenciones del líder nigeriano, pero no aceptó expresamente el matrimonio, pero tampoco lo rechazó; por el contrario, aseguró que esperaba tener buenas relaciones con él. Esta carta estuvo acompañada con una capa real, una espada y una Biblia.

Mientras que Victoria que enviar un gesto de buena voluntad, Eyamba lo tomó como una aceptación de su oferta, por lo que la comunidad comenzó a creer que su monarca se había cansado con ella.

Fue posible conocer el malentendido en la primera década de este siglo, cuando el gobernador de Cross River inició los procesos de recuperación de estos documentos históricos para ampliar, renovar y mejorar el museo nacional.

El impensable "flechazo" de la reina Isabel II por el meteorólogo estrella de la BBC

El trono vacío

Adentrado el siglo XX, la comunidad efik llegó a un acuerdo de unificar ambas regiones, por lo que los tronos que ocupaban ambos monarcas se fusionaron. Sin embargo, la tradición y la leyenda de la reina Victoria siguió vigente, por lo que un trono siempre queda reservado para la soberana.

Según establece el protocolo, una vez realizada la ceremonia en la comunidad, la coronación continúa en una Iglesia presbiteriana, donde el monarca lleva una corona y una capa hechas a medida en Inglaterra.

Durante el evento, se ponen dos tronos: uno para el rey y otro que queda vacío para la reina de Inglaterra ausente, mientras que la esposa del coronado se sienta por detrás de él.

RdC / MCP