4th de March de 2021
INTERNACIONAL Tensa transición en EEUU
19-01-2021 00:45

Washington: el FBI en máximo alerta ante el temor de ataques internos

La agencia federal de investigaciones indagará sobre los 25.000 elementos de la Guardia Nacional que serán desplegados en la capital con motivo del cambio de mando. Preocupación de las autoridades de defensa.

19-01-2021 00:45

Nada puede descartarse en seguridad y, menos que menos, con el antecedente de la violenta insurrección que agitadores pro-Trump escenificaron el 6 de enero en el Capitolio federal, el sitio donde se realizará la ceremonia de asunción del presidente electo Joe Biden.

Los 25.000 miembros de la Guardia Nacional están transformando, a medida que arriban, la señorial y tranquila apariencia de Washington. El verde de los espacios abiertos y de las calles, y las tonalidades blancas y grisáceas de los monumentos, contrastan con el verde, a veces arena, de decenas y decenas de vehículos que transportan militares de reserva equipados y enfundados en uniformes miméticos y calzados con borceguíes tácticos arena.

Ordenadas columnas de soldados, con sus mochilas de ataque y chalecos de portación, que contrastan en las calles con las elegantes, a veces deportivas, vestimentas de los peatones locales. Agobiante pero necesario. 

Washington 20210118

Mujer es acusada de robar una computadora del Capitolio para venderla a Rusia

La posibilidad de un ataque interno u otra amenaza proveniente de estos efectivos que participan en garantizar la seguridad de la asunción presidencial del mandatario electo, preocupa a las autoridades de Defensa de Estados Unidos. La consecuencia es que el FBI investiga a los 25.000 elementos de la Guardia Nacional que serán desplegados con motivo del cambio de mando.

En realidad la revisión de la agencia federal se suma a la de cualquier seguimiento previo, como el que hacen las fuerzas armadas al investigar a los militares de que no tengan vínculos extremistas de ningún tipo.

Varios altos funcionarios aseguraron que no han visto señales de amenaza alguna, impresión que se ve fortalecida con el aporte de algunas autoridades que señalaron que en las investigaciones tampoco está surgiendo nada motivo de alarma.

No hay indicio de que Trump se autoindulte en sus últimas horas en Washington

Sin embargo, un informe de incidente del Departamento de la Policía Metropolitana obtenido por la red informativa CNN, afirma que la policía del Capitolio arrestó a Wesley Allen Beeler, un hombre que supuestamente intentó pasar un puesto de control mientras portaba un pase fraudulento para la ceremonia de posesión de Biden, junto con una pistola semiautomática Glock (no se especifica modelo) cargada y más de 500 municiones, que transportaba en su vehículo.

Otro reporte habla del arresto de una mujer llamada Linda Magovern, de 63 años, el sábado, cerca de Union Station, después de alegar en un control policial ser integrante de la fuerza de seguridad y miembro del Gabinete de Joe Biden. 

El secretario del Ejército, Ryan McCarthy, manifestó que ”Continuamente estamos revisando el proceso, y echando un segundo y tercer vistazo a cada uno de los individuos asignados a este operativo”. Las declaraciones las hizo a la agencia AP en una entrevista, después de que varios jefes militares llevaron adelante un ejercicio exhaustivo de seguridad de tres horas de duración. El ex Ranger del Ejército y ahora responsable de la fuerza terrestre estadounidense apuntó que a los miembros de la National Guard también se les está entrenando para identificar posibles amenazas internas.

Washington 20210118

Sin despedirse de Biden, Trump se refugiará en Florida tras dejar la Casa Blanca

La principal preocupación de seguridad en este contexto es un ataque de grupos armados, así como el empleo de dispositivos explosivos. McCarthy subrayó que los informes de inteligencia sugieren que los grupos están organizando manifestaciones con disponibilidad de armas antes de la inauguración, y posiblemente después de eso.

De esta manera, la mayor parte de los miembros de la guardia estarán armados. McCarthy dijo que las unidades están pasando por simulacros repetidos para practicar cuándo y cómo usar la fuerza y ​​cómo trabajar rápidamente con los socios encargados de hacer cumplir la ley. 

Si bien el tradicional desfile ceremonial ha sido cancelado, Biden planea marchar desde el Capitolio hasta la Casa Blanca con una escolta militar. Sin embargo, en este "anillo de seguridad" tan próximo al mandatario es el Servicio Secreto el que toma la absoluta iniciativa en la planificación. 

Demócrata insinúa que los republicanos ayudaron a los violentos a entrar al Capitolio

No habrá grandes pantallas, ni baños y el público no podrá bajar al Mall donde tradicionalmente miles se reúnen para ver jurar al nuevo presidente, de hecho va a estar cerrado al público en el tramo de poco más de tres kilómetros, que va desde el monumento a Lincoln hasta los escalones del Capitolio. 

Los puentes que ingresan a DC serán bloqueados desde las 6:00 de la mañana del 19 de enero hasta las 6:00 del 21, sellando la ciudad el día antes y después de la ceremonia de juramentación.

Se espera que Biden y la vicepresidenta Kamala Harris presten juramento en el frente occidental del Capitolio de los Estados Unidos durante un evento significativamente reducido. Biden dijo esta semana que su equipo había estado recibiendo informes de seguridad y que "no tenía miedo de prestar juramento afuera".

La insurrección en EE.UU. podría propagarse por el mundo entero

El ex supervisor de seguridad nacional del FBI en Seattle, David Gómez, dijo que en una situación como esta, la investigación de la agencia implica la revisión de nombres en bases de datos y de listas de personas a las que hay que tener vigiladas por si algo alarmante surge.

Tanto la Guardia Nacional como las fuerzas del orden no descartaron que se utilicen explosivos como bombas de tubo y cócteles Molotov en posibles disturbios. De esta manera asumen que las alertas de seguridad pueden escalar a niveles insospechados. No tranquiliza en este sentido el antecedente de que, la semana pasada, se colocaron bombas de tubo que podrían haber causado graves daños frente a la sede del Partido Republicano y Demócrata en Washington, pero no explotaron.

hv / ds