viernes 03 de febrero de 2023
MODO FONTEVECCHIA CRÍTICAS AL DISCURSO

Beatriz Sarlo: "Compararse con la masacre de Trelew es un típico gesto grandilocuente de Cristina Kirchner"

La periodista y escritora se refirió duramente a las palabras de la vicepresidenta en el marco de la Causa Vialidad.

29-11-2022 12:40

Beatriz Sarlo, columnista de Perfil, opinó sobre el peronismo, el discurso de Cristina Kirchner, y las reflexiones que surgen a partir del Mundial de Qatar 2022, en Modo Fontevecchia (Net TV y Radio Perfil FM 101.9).

Recién habló Cristina Kirchner, en el marco de la Causa Vialidad. ¿Tenés alguna opinión al respecto?

Estaba llegando a mi casa y lo escuché por el teléfono. Creo que lo que más me impactó de ese discurso fue la comparación de su “fusilamiento mediático” con la masacre de Trelew.

Cristina no tiene límites para encontrar comparaciones que la enaltezcan y que la pongan en la gran escena de la tragedia. La masacre de Trelew fue la liquidación de chicos que lograron escapar de la cárcel de Trelew, y los fusilaron en el medio del aeropuerto de la ciudad.

Yo, en ese momento, estaba dando clases en Trelew. El impacto fue verdaderamente increíble para la gente de la edad de Cristina. Tengo diez años más que ella, pero mis alumnos tenían esa edad. Las movilizaciones en Trelew y en todo el país fueron impactantes.

Jorge Fontevecchia: "Quizás CFK no sea la responsable de la red de corrupción que la precedió, aunque tiene una responsabilidad política"

Fue uno de los actos más traumáticos de ese momento de la dictadura. Compararse con la masacre de Trelew es un típico gesto grandilocuente de Cristina Kirchner, de aumento de su propia importancia en la historia.

Creo que esos hechos abrieron las puertas para que se revisara la dictadura, en ese momento, y pasemos a un gobierno democrático.

La búsqueda del pasado para explicar el presente político

Ayer entrevistamos a Loris Zanatta, quién dijo que el peronismo tenía el pasado en el futuro, y que frecuentemente vuelve al pasado. Cristina no solo hizo la comparación con los fusilamientos de Trelew, sino también con las 20 verdades del peronismo. ¿Encontrás ahí una herramienta recurrente, sintomática de algo, por parte de la vicepresidenta? 

Quizás uno tendría que pensar que el peronismo busca, en ese pasado, la articulación de un relato que lo ubique de manera definitiva en la historia argentina. Un lugar en el que el peronismo quede más libre de discusiones.

Por poner una comparación, el rol de Raúl Alfonsín en la historia está más libre de discusiones. Se consensua en que fue el presidente que inauguró la democracia en las peores condiciones, cuando el Ejército conservaba completo su poder de fuego, como lo demostraron varios levantamientos.

Loris Zanatta: "El peronismo tiene un origen de tipo religioso"

El peronismo está asediado por discusiones. Eso no le quita su importancia ni sus méritos, pero pareciera necesitar, en la mente de algunos intelectuales, una especie de “baño de santificación”, como el que tuvo Evita.

¿Puede ser también una búsqueda de glorias en el pasado de las que hoy carece?

Eso le pasa a varias de las organizaciones políticas de Argentina. El valor y refinamiento con el cual Alfonsín condujo la transición democrática es difícil de igualar, como también lo es la situación que le tocó vivir.

Luder, el candidato peronista, había aceptado el autoindulto de los militares. A Alfonsín le quedó un escenario más ordenado, que él supo ocupar de manera espectacular, para su paso adelante.

El rol de la UCR

El radicalismo actual pareciera casi que le deja el legado de Alfonsín al Frente de Todos, al correrse a la derecha en asociación con el PRO.

Sí, los avatares del radicalismo actual hay que medirlos desde Gualeguaychú, que es aquella conferencia en la que cierran su acuerdo con el PRO.

El radicalismo tuvo primero una historia de ser refractario a las alianzas. Luego, pasa a un momento en que las alianzas comienzan a ser instrumentos importantes en la UCR. Basta mirar el trato que mantuvieron Alfonsín y Menem, aún cuando compitieron.

El "lavado de imagen" que intenta Qatar

Yendo al tema de tu última columna, ayer se conoció la noticia de que una joven irrumpió en un estadio en Qatar con la bandera LGBT, para visibilizar el padecimiento de esa comunidad en Qatar. El mundo hace la vista gorda ante esta situación en el marco del Mundial. ¿Qué reflexión te merece esta hipocresía?

Lo que Qatar produce, lo produce en todos. Entre los grandes dirigentes del mundo, y entre las masas, a las que el fútbol les roba, semanalmente, sus principios morales.

No detenerse en la naturaleza del régimen de Qatar, no impulsar la protesta por la situación de esas mujeres emponchadas, que son obligadas a ir de esa manera a la cancha. Y las occidentales se emponchan, porque el fútbol le gana a todo.

De Videla a Hamad Al Thani

Me surgió la misma reflexión que a vos, la comparación con el mundial de 1978, o el hecho de nuestro partido con Arabia Saudita, un país donde asesinaron a un periodista en la embajada estadounidense. Freud decía que el ser humano en masa perdía el libre albedrío, porque se entregaba a la masa.

Es una reflexión inteligente, como todas en la obra de Freud. Él tiene algunas reflexiones sobre cómo reaccionan las multitudes frente a esos acontecimientos que las unen. Sentirse masa es sentirse muy acompañado. Por un momento breve, nos sentimos parte de algo. 

Esa necesidad de ser parte, ¿crece cuando la situación es más frágil y se acumulan frustraciones?

Sin duda que, cuando la situación es más frágil, el escenario está más preparado para eso. Porque una situación frágil también presupone debilidades culturales, sociales, y grandes necesidades económicas.

Uno percibe a ciertos países europeos que, después de haber hecho experiencias fuertemente autoritarias y masivas, dedicaron décadas a limpiar su subjetividad política de esas experiencias. Ese es el caso de Alemania, por ejemplo.

FM JL