lunes 05 de diciembre de 2022
MODO FONTEVECCHIA POLÉMICA FUTBOLÍSTICA

Ernesto Cherquis Bialo: "El VAR legitima lo que nadie ve, vamos a gritar goles que no son"

En el día del periodista deportivo, el referente periodístico contó la historia de Carlos Monzón al cumplirse 52 años de la obtención del campeonato de boxeo. Además, anticipó los detalles del Mundial de Qatar 2022 y dio su visión de la Selección Argentina y la competencia que se avecina.

07-11-2022 11:32

Ernesto Cherquis Bialo, histórico periodista deportivo, apuntó contra la organización del Mundial de Qatar 2022,  al señalar que “va a tener rasgos de obscenidad de poder económico”. Además, afirmó que Argentina no tiene representación en la FIFA y se quejó por la utilización del VAR. Por otra parte, recordó en Modo Fontevecchia, por Net TV y Radio Perfil (FM 101.9) a Carlos Monzón y su emblemática pelea en Italia.

Nuria Am (NA): ¿Cuál es la vigencia que tiene Carlos Monzón hoy en el deporte nacional?

Es un mito. Se ha convertido en eso por varias razones. Hoy se cumplen 52 años de la obtención de aquel campeonato del mundo en la ciudad de Roma. Esa pelea no tenía ninguna expectativa para los periodistas especializados en boxeo

En ese momento no había otro tema en las tapas de los diarios ni en la TV. Se hablaba de lo que le interesaba a la mayoría, y eso era cualquier evento en el que participara alguna representación argentina. Podía ser Vilas, la Selección Argentina de fútbol, o un boxeador.

Y Monzón era un boxeador de poca atracción para los espectadores que llenaban el Luna Park todos los sábados, y habían elegido otros ídolos (Loche, Saldaño, Bonavena). El evento fue un 7 de noviembre a las 18:45. Se vio en una transmisión por lo que hoy es Telefé, y la pelea fue contra Nino Benvenuti, un enorme campeón del mundo italiano de Trieste, alto, rubio, de ojos celeste, que venía de ganar en Estados Unidos el campeonato del mundo.

El 7 de noviembre de 1970 Carlos Monzón se consagró campeón mundial de boxeo

Lo curioso de esta historia es que el manager de Benvenuti eligió como adversario al que consideró de menor riesgo de los diez del ranking. Vinieron a Buenos Aires y hablaron con Tito Lectoure, que era el empresario del Luna Park que manejaba a los boxeadores argentinos en el exterior, y le pidieron, en el restaurante Nápoles, que defina a Monzón.

“Es un muchacho que tuvo raquitismo, un marginal, que le costó mucho el boxeo y le llegó como alternativa de vida, no tiene buena salud, es alto, estira bien la izquierda, pero está muy lejos”, dijo Lectoure. El manager de Benvenuti respondió fácticamente, “questo è l'uomo”, es decir, éste es el hombre. Sin embargo, una vez firmado el contrato, Lectoure le advirtió: “mirá que pega fuerte”.

El día que Jean Paul Belmondo se emocionó viendo a Carlos Monzón en el ring

Todo el mundo esperaba un triunfo fácil de Benvenuti. Finalmente, pasó lo que nadie esperaba. Monzón peleó con una gran frialdad. Tenía una mayor dosis de instinto que de racionalidad, de manera que tenía muy clara la oportunidad que se le presentaba. Tuvo paciencia, frialdad, especuló. Hizo una pelea larga, dejó que transcurrieran los asaltos, y cuando advirtió que la respiración de Benvenuti era agitada por el cansancio, aceleró.

Se abrió camino con una izquierda vigorosa a la frente, y cuando Benvenuti equivocó la salida, en lugar de salir hacia la mano izquierda de Monzón, intentó huir hacia la mano derecha, Carlos lo tomó con un golpe cruzado, lo mandó a la lona y lo dejó K.O. Se generó una épica muy importante, porque el triunfo de Monzón no estaba en las expectativas de nadie.

 Monzón - Benvenutti, 52 años de histórica pelea en Roma.
 Monzón - Benvenutti, 52 años de histórica pelea en Roma.

NA: ¿Ese impulso más instintivo que racional lo pudo haber llevado al desastre que conocimos todos, convirtiéndose en un femicida?

Cerró la parábola de la vida. Había nacido en la tragedia y tenía que morir así. Hoy sería femicidio, pero en ese momento fue juzgado por homicidio. Se lo condenó a 13 años de prisión por la muerte de su ex esposa, Alicia Muñiz, mamá de Maximiliano, que nunca conoció a su padre.

La vida de él fue toda violencia y eso no tiene parámetros. Él era un hombre violento. Fue parido en un piso de barro, encontró el boxeo, fue ascendiendo en la escala social, y de repente se vio en París, rodeado de celebridades, actores que querían estar junto a él, alguna princesa y algunas actrices.

Se acabó el 2022 para el campeón de boxeo Canelo Álvarez

Susana Giménez hizo unos esfuerzos enormes cuando fue pareja de él. Filmaron juntos una película. Un día almorzaron de manera privada con Mirtha Legrand, y Mirtha logró que aceptara filmar una película con Susana Jiménez. Los acontecimientos le fueron llegando de una manera que no estaba preparado. No tenía ningún tipo de ambición, ilusión, ni perspectiva de vida. Le fueron llegando los contratos, los amigos, los nuevos sastres y camiseros.

Dio un salto en el cual creyó que disfrutaba de impunidad. Se retiró del boxeo y siguió siendo famoso y filmando películas. Y cuando dejó de ser la pareja de Susana Jiménez, pasó a ser la pareja de otras mujeres respetables, ilustres, algunas conocidas. Y se casó con Alicia Muñiz, y creyó gozar de impunidad.

Las expectativas por la Selección de Lionel Messi

Juan Parrondo (JP): Saliendo un poco del boxeo, ¿cómo ves a la Argentina para la próxima Copa del Mundo?

Argentina tiene primer nivel de competitividad. Está preparada para jugar los siete partidos. Va a ser fundamental el costo de la primera ronda. Este Mundial tiene atipicidades insospechadas por la fecha en que se juega. No hay antecedentes en la historia de los mundiales de jugadores que estén en el escenario de un campeonato mundial la misma semana que comienza, es una locura.

Qatar habría espiado a decenas de personalidades que criticaron la organización del Mundial 2022

La FIFA, a su vez, está subordinada y comandada por los capitales árabes. Va a ser un mundial extraordinariamente organizado, pero que va a tener rasgos de obscenidad de poder económico, en un momento en que parecería que el mundo marcha a otras necesidades, a partir de hechos inesperados, tales como la guerra de Rusia contra Ucrania.

Vamos a ver un Mundial en el que hay un estigma, la invisibilidad de una herramienta tecnológica conocida en Argentina como VAR que legitima lo que nadie ve. El VAR legitima lo que nadie ve, vamos a gritar goles que no son, y no vamos a gritar otros que sí lo son.  Además, no tenemos ninguna representatividad institucional en FIFA, no somos nada más que Lionel Messi, y que jugará su último mundial.

FM JL