MODO FONTEVECCHIA
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

El juicio político a la Corte llegó a su momento clave y el massismo se retira

Este miércoles vence el plazo para que Diputados emita un dictamen sobre el juicio político a la Corte y, en medio de la expectativa, Micaela Morán y Ramiro Gutiérrez (cercanos a Sergio Massa) se alejaron de la comisión.

El juicio político a la Corte llegó a su momento clave y el massismo se retira
El juicio político a la Corte llegó a su momento clave y el massismo se retira | Télam

A escasas 24 horas de que expire el plazo para que la Cámara de Diputados pueda dictaminar, la Comisión de Juicio Político se reúne en un escenario postelectoral, inmersa en el proceso de transición y las sesiones preparatorias para la asunción de nuevos legisladores. Este encuentro, el número 26, se presenta como el último asalto en la investigación que promueve acusaciones contra los cuatro integrantes de la Corte Suprema, explicó Claudio Mardones en  Modo Fontevecchia, por Net TV, Radio Perfil (AM 1190) y Radio Amadeus (FM 91.1).

La última sesión, celebrada el 7 de noviembre en una dinámica tumultuosa, se clausuró abruptamente cuando la diputada Ana Carolina Gaillard concluyó la sesión de tres minutos, centrada en recibir descargos orales de cortesanos que no los habían presentado por escrito. En aquel entonces, la oposición buscaba discutir el escándalo de espionaje ilegal vinculado al agente de inteligencia Zanchetta, señalando al diputado Rodolfo Tailhade

Sin embargo, desde esa polémica sesión hasta la reunión actual, la dinámica política ha experimentado cambios. Dos miembros de la comisión afines a Sergio Massa, Micaela Morán y Ramiro Gutiérrez, decidieron apartarse y fueron reemplazados. Aunque otros cuatro también fueron sustituidos, la comisión, compuesta por 31 integrantes, mantiene una mayoría oficialista de 16 miembros contra 15 opositores.

Última chance para el juicio a la Corte Suprema

El debate que se espera a partir de las 15 horas será crucial, no solo por su intensidad sino también por cuestiones de tiempo. Si el oficialismo no consigue el dictamen acusatorio hoy, el plazo habrá vencido y la investigación, iniciada a principios de año, podría quedar en la nada. En caso contrario, un dictamen acusatorio tendría una duración especial de tres años, aguardando una mayoría para ser elevado al Senado.

Este escenario plantea incertidumbre sobre el impacto que podría tener este dictamen en el futuro gobierno de Javier Milei. Según Mariano Cúneo Libarona, futuro ministro de Justicia del próximo gobierno, considera el juicio político contra la Corte como “algo infame". Aunque La Libertad Avanza muestra una postura institucional y de precaución en relación con la Corte, las señales previas del máximo tribunal sugieren tensiones, especialmente durante la campaña electoral, como por ejemplo, con la dolarización.

Cúneo Libarona busca recomponer el dañado vínculo con la Justicia y mejorar su eficiencia

Por su parte, la oposición estará atenta a otro tema de la agenda relacionado con la reunión de los gobernadores de Juntos por el Cambio, un grupo de diez mandatarios salientes y electos que buscan encontrarse con los representantes en el Congreso. De ahí podría surgir alguna señal. 

La atención se centra en si el oficialismo logrará un dictamen acusatorio y cómo esto influirá en las relaciones entre el Ejecutivo y la Corte en el futuro gobierno de Milei. La posibilidad de acercar el dictamen al recinto especula con un respaldo no solo de los 37 escaños de La Libertad Avanza sino también de aliados circunstanciales de Juntos por el Cambio y otras fuerzas políticas.

La incógnita persiste, ya que aún no se ha definido quién será el próximo presidente de la Cámara de Diputados ni los líderes de cada bancada. La votación en el recinto, que requiere dos tercios de los presentes, presenta un desafío para el oficialismo. Sin embargo, lo que se resuelve hoy es si la investigación de la Comisión de Juicio Político quedará en la nada o se materializará en un dictamen acusatorio que podría activarse en los próximos tres años, abarcando la mayor parte del mandato de Javier Milei.

AO JL