martes 27 de septiembre de 2022
MODO FONTEVECCHIA EL LEGADO DE UNA REFERENTE

Magdalena Ruiz Guiñazú en el recuerdo de Marta Lamas y Miguel Wiñazki

La productora histórica de Magdalena y el filósofo y periodista argentino hablaron en Modo Fontevecchia sobre la reciente partida de la periodista. "Ella quería seguir hasta que pudiera y nosotros veíamos como se iba apagando como una velita", expresaron.

07-09-2022 10:29

"Ella siempre trataba de desocultar que es lo que estaba ocurriendo y sin ponerse en primer plano", coincidieron sobre Magdalena Ruiz Guiñazú, su histórica productora radial, Marta Lamas, y el periodista y filósofo Miguel Wiñazki.

"Trascendía los medios donde trabajó, son muchas generaciones atravesadas" aseguró Lamas. Mientras que él sumó: "Con su partida nos quedamos solos y paradojalmente rodeados de gritos y posiciones inconducentes", destacaron en dialogo con Modo Fontevecchia, que se emite por Net TV y Radio Perfil (101.9).

Las personas de la radio son más recordadas que los que tienen la misma cantidad de horas que lo de la TV y, además, la radio aumentó la cantidad de tiempo de atención del público en estos últimos años ¿Cómo fue cambiando la radio en estos 40 años, en donde estuvo acompañada de Magdalena Ruiz Guiñazú?

Marta Lamas (ML): Es cierto, pese a que se la dio por terminada la radio con las nuevas redes sociales, sigue estando presente, es compañía y tiene la posibilidad de llevarla en el teléfono.

Todas las generaciones pueden acceder a ella, con su respetivos idiomas y lenguajes. Está presente en todas partes. La inmediatez de la radio le gana a todo lo demás. Siempre estás informado y acompañado. 

¿Recordás si el fallecimiento de un periodista de televisión haya generado la misma consternación en su recuerdo y elogios como los está teniendo Magdalena en este momento?

ML: A nosotros también nos sorprendió, cuando en el programa de Jorge Lanata se dio a conocer la noticia, llegaron muchos mensajes por todos lados. No recuerdo un caso puntual para poder comparar, pero ni ella hubiera pensado en algún momento que hubiera tanta repercusión y que tantas personas se conmovieran con esta noticia.

Ella trascendía los medios donde trabajó. Estaba presente en todas las casas, son muchas generaciones atravesadas por la presencia de Magdalena.

Magdalena

La radio a nivel de periodismo logra una pregnancia que otros medios no, y ella estuvo muy presente en ese medio. ¿En el homenaje a Magdalena hay un homenaje a la radio también?

ML: Es así, y fue la demostración de que la radio podía seguir viva y perdurable.

Vos fuiste hasta último momento su productora, ¿cómo fueron sus últimos días en el medio?

ML: Ella quería seguir hasta que pudiera y nosotros veíamos como se iba apagando. Siempre tuvo una salud maravillosa, casi no tuvo operaciones, pero la edad suma un montón de cosas.

Hace un mes fue la última vez que fue a la radio, personalmente, le costaba llegar, pero se sentaba frente al micrófono y era Magdalena. Después salió dos programas más desde la casa, me llamaba para decirme que quería volver. Ese espíritu y esa necesidad de estar en el aire fue lo que la mantuvo con vida hasta último momento.

Escraches y cruces con Hebe de Bonafini: la causa que llevó Magdalena Ruiz Guiñazú a la OEA con otros periodistas

Vamos a sumar a la conversación a Miguel Wiñazki. Estábamos reflexionado que ningún otro periodista generó la misma homogeneidad de reconocimiento con está pasando con Magdalena ¿A qué lo atribuís?

Miguel Wiñazki (MW): Hay múltiples razones, ella fue una periodista comprometida, no con su carrera ni ambición personal, sino con su heroísmo que incluso le puso el pecho a la dictadura, fue la primera mujer civil en entrar a la ESMA y participó de la Conadep.

Magdalena formulaba preguntas, que es la quintaesencia del periodismo, en lugar de afirmar, y eso era en favor de la audiencia. Hasta el fin mantuvo esa curiosidad y un gran respeto por los colegas y los oyentes. Era un persona independiente, es un ejemplo de libertad y de periodismo independiente. 

Remarcás su independencia y que no bajaba línea, eso es un poco lo contrario a lo que se hace hoy, ¿tenés alguna reflexión al respecto?

Profundamente. Con su partida nos quedamos solos y paradojalmente rodeados de gritos, posiciones dogmáticas y trifulcas inconducentes, justamente cuando en el periodismo la idea es internalizar aquella sentencia que funda la Argentina que es el pueblo quería saber de qué se trataba. Y para eso hay que saber preguntar, y ella lo hacía con maestría insuperable.

"Su voz sabía ser durísima con los sátrapas y va ser omnipresente" (Miguel Wiñazki)

¿Es decir que, contrario a lo que se supone, ahora estamos viendo periodistas que no dudan y tiene pensamiento asertivo y saben todo?

Definitivamente. O, a veces, saben que no saben pero lo dicen igual por conveniencia o por inescrupulosidad. O sea que sí, son asertivos y a la vez escandalosos. En la confrontación con funcionarios trataba de desocultar qué es lo que está ocurriendo y sin ponerse en primer plano. 

Lo que decía Freud, que los verdaderos padres son aquellos que ya no están y uno lleva adentro de manera permanente. Ojalá que esto pueda inspirar un poco más a un periodismo tan tironeado con la grieta...

Estoy de acuerdo con eso. Así como uno siente que este sábado no va a estar con nosotros y es desdichado, siento que vamos a vivir el aumento de la potencia de su voz, que durante décadas despertó al país entero. Su voz sabía ser durísima con los sátrapas y va ser omnipresente, la vamos a tener adentro.

AO PAR