MODO FONTEVECCHIA
Equipo liderado por Elon Musk

Por qué la explosión del Starship no fue un (completo) fracaso

Aunque el cohete más grande del mundo no pudo completar su misión, la compañía Space X sacó conclusiones positivas sobre el vuelo de ocho minutos.

Segundo prueba de vuelo en Texas, Estados Unidos.
Segundo prueba de vuelo en Texas, Estados Unidos. | Télam

El cohete más grande del mundo, el Starship de la compañía SpaceX, voló por los aires en su segundo vuelo de prueba, este sábado sobre los cielos de Texas.

Aunque la misión no logró su objetivo de dar una vuelta a la Tierra antes de caer en el Pacífico, sus ocho minutos de duración dejaron varias enseñanzas -y algunas buenas noticias al equipo liderado por Elon Musk.

SpaceX explota, pero aprende: el enorme Starship anduvo mejor y hablaron de "éxito parcial" 

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

Un análisis del sitio de tecnología Gizmodo precisa, por ejemplo, que al cohete le llevó mucho menos tiempo despegar de la torre que en su primer vuelo el 20 de abril, con un lanzamiento más controlado, Además,  a diferencia de aquella vez, cuando fallaron seis de los 33 motores Raptor, esta vez se encendieron todos.

SpaceX obtiene aprobación de FAA para nuevo lanzamiento Starship 

La acción combinada de esos motores produce más de siete mil toneladas de fuerza en el despegue, que lo convierten en el cohete más poderoso que haya despegado jamás (El Sistema de Lanzamiento Espacial de la NASA genera cuatro mil toneladas de fuerza). Y a diferencia de los desarrollos de la agencia estatal estadounidense, la nave que viaja a bordo del Starship es capaz de volver a la Tierra, recuperándose íntegramente.

La NASA “perdió” una bolsa de herramientas en el espacio  

Aunque las causas definitivas de la explosión del sábado no están del todo claras, se sabe que uno de los propulsores explotó a los tres minutos. Space X buscará un tercer despegue dentro de tres o cuatro semanas, no sin antes presentar un informe del accidente a las agencias regulatorias. Mientras tanto, Musk no pierde el tiempo: ya hay otras tres naves en la etapa de producción final. La NASA las mira de cerca, ya que busca contratar a Space X para los procedimientos de aterrizaje en la Luna y en Marte de Artemis, la nueva etapa de la exploración espacial.

VF JL