lunes 08 de agosto de 2022
MODO FONTEVECCHIA CRUDO RELATO

Raquel Hermida Leyenda: “Por cómo se produce el delito, el secuestro y la violencia de género son equiparables”

La abogada que logró que Mafalda Secreto fuera absuelta, luego de asesinar a su ex pareja y agresor, resaltó la importancia del fallo que implica un cambio de paradigma en materia penal. Mirá la entrevista completa.

14-07-2022 08:52

En diálogo con Modo Fontevecchia (Radio Perfil FM 101.9 y Net TV) la abogada Raquel Hermida Leyenda, destacó la relevancia del fallo de la Corte Suprema que equipara legalmente a la violencia de género en convivencia con el delito de secuestro. Esta  resolución marcó un precedente tras el juicio del que la abogada fue defensora, y en el que la justicia determinó la absolución de Mafalda Secreto, quien asesinó a su agresor tras ser víctima de violencia de género. 

¿Cuál es el grado de importancia desde el punto de vista de la jurisprudencia de este fallo para futuros casos?

En 2014 logré modificar la legítima defensa en cuestiones de convivencia, en situaciones de violencia de género. El año pasado, con otra causa que defendí, en la que se determinó que defenderse no era delito, quedó claro que la violencia de género es un delito continuado y que permanece en el tiempo.

Por eso, en situaciones de convivencia, se considera a la violencia de género como un secuestro extorsivo, como una privación ilegítima de la libertad en la que nadie le pregunta a una persona cuándo se defendió o cuándo pudo escapar del secuestro.

Lo que ha tomado la Corte Suprema, ha marcado un antes y después, es determinar que este tipo de violencia es permanente en cuestiones de convivencia y la persona podría defenderse en cualquier momento. Siempre se pedía que la mujer, inmediatamente después de cometer esa defensa propia, llamara al 911 y se pusiera a disposición de la Justicia.

Se pedían un montón de cosas a ellas que no se le exigían en otros contextos a los hombres. Mafalda es la primera mujer que se ha defendido en el país y que luego trató de deshacerse del cuerpo. La mujer sentía miedo porque ese agresor también la intimaba y amenazaba con el Ministerio Público. Recordemos que este hombre era un traficante de drogas y dentro del poder político, judicial y policial, tenía muchos clientes consumidores con los cuales se reunía y eran quienes lo mantenían y eso marca la diferencia.

Es revolucionario que la violencia de género con convivencia sea equivalente a un secuestro... 

Por cómo se produce el delito, el secuestro y la violencia de género son equiparables, porque cuando a uno lo secuestran está todo el día bajo las órdenes de alguien que no lo deja salir, lo priva de la libertad. La violencia de género es algo así: a la mañana te amenazan, al mediodía te lesionan, a la tarde pueden estafarme y quitarme el dinero, prostituir a mi familia y a la noche pueden ejercer violencia de género u ofrecerme para trata.

La violencia de género es una sumatoria de delitos donde hay distintos violentos: sexuales que privan de la libertad de la mujer, otros que ejercen violencia física, distintos delitos que individualmente están todos penados en el Código. Es materia penal, no de familia.

En segundo término, ese tipo de delito es continuo y se va incrementando. Después de un acto de violencia de género es casi imposible decidir porque la persona queda afectada cognitivamente. Esos actos, que uno como mecanismo de defensa tiende a negar, crean justificativos que "maquillan" al agresor. Eso evita ver el riesgo que estamos corriendo durante el día. 

Absolvieron a una víctima de violencia de género acusada de matar a su esposo

En el caso de un secuestro no hay grados, es decir, no hay alguien que puede o no estar secuestrado dependiendo de la actitud del secuestrador, mientras que en este caso de Mafalda Secreto, la situación era tremenda, el hombre no solo la golpeaba sino que la hacía prostituirse, el grado sería lo que conforma la similitud con la privación ilegítima de la libertad y no toda violencia de género...

En los distintos tipos de secuestros también hay varios tipos de secuestradores. Hay criminológicamente distintos tipos de delincuentes. Un ejemplo sería que, cuando a uno lo secuestran, a lo mejor lo tratan bien o tal vez, empiezan a lesionarlo y mostrarle pruebas de esas lesiones a su familia.

En la violencia de género pasa lo mismo que en el secuestro, nos privan de la decisión de huir. En el caso de Mafalda Secreto, el agresor le decía que tenía una perimetral con ella pero no con su hija y sus nietos. Lo clave es que el agresor no solo trata de matar a su víctima sino también a sus afectos primarios lo cuál hace mucho más peligroso y necesario defenderse.

Mafalda dispara cuando ve a su nieta en la computadora de él, después de que él le dice que ya las tenía vendidas al Paraguay y que iba a hacer dinero con sus dos nietas y ella ve que era cierto, porque en la computadora ya estaban las fotos de las nenas, que había robado algo personal de ella y que estaban siendo publicitadas.

Cuando ella entra con el arma de él, quien tenía dos -una de ellas, al lado de la PC- llega a la habitación y le grita su nombre. Le pregunté qué pretendía al gritarle su nombre y me dijo: "Él me había dicho que me iba a matar, no temía por mi vida, sino por mis hijas y mis nietos, mi vida ya estaba jugada, le di la oportunidad de dispararme". Ella lo llama porque cree que, en ese momento, para terminar todo lo que debió haber pasado es que ambos murieran. Cuando ella disparó no nos puede contar más porque, como era la primera vez en su vida que disparó un arma, entró en un proceso de amnesia disociativa, un problema psiquiátrico que hasta el día de hoy todavía padece y hay muchas cosas que pregunta a los demás para llenar esos tiempos después del disparo. Por eso no se discute la autoría

CB PAR