MODO FONTEVECCHIA
Conflicto con el Poder Judicial

Roberto Gargarella: "En el momento de mayor poder del kirchnerismo la Justicia resistió"

El especialista en Derechos Humanos sostuvo que las instituciones en la Argentina están perdiendo sentido. "Las instituciones están funcionando pésimo, es un mal que radicalizamos hoy porque no cambiamos en 200 años", afirmó en Modo Fontevecchia.

Roberto Gargarella
Roberto Gargarella | Captura de Youtube

El sociólogo Roberto Gargarella calificó de "desprolijo" el modo en el que se ejerce el derecho penal en Argentina. "Se sabe que los que entran en prisión y luego pueden salir, salen mucho peor, las penas no tienen efecto disuasorio", aseveró en Modo Fontevecchia, por Net TV y Radio Perfil (FM 101.9).

¿Qué opinión le merece la conmoción que produjo en la opinión pública la sentencia a los asesinatos de Báez Sosa?

A todos nos conmocionó, nos sentimos identificados con las víctimas y los allegados, es inevitable. 

Tenemos que seguir pensando como sociedad. Algo que se viene empujando social y mediáticamente es esta idea de que el modo de hacer justicia es a través de penas más altas, es una locura

En Colombia, por ejemplo, frente a los peores crímenes que hubo, las penas tienen distintos objetivos: justicia y paz, entre ellos. Las penas son un un instrumento para conseguir eso. Si requiere más o menos penas, se verá. La justicia no exige más penas. Eso es algo que en Argentina nos involucramos fuertemente a partir del Juicio a las Juntas. 

"Dolor perpetuo": los padres de Fernando creen que los jueces "se quedaron cortos con la condena"

Siguiendo este planteo: ¿Es lógico que un joven que mató en una pelea reciba más condena que un represor?

Esos problemas son propios del nuestro derecho penal, que es muy desprolijo y que está juntado con retazos

La pregunta es más de fondo: qué busca el Estado con el castigo y, sobre todo, con el castigo duro. Cualquiera de las respuestas son malas, ya sea disuadir a los demás de repetir el acto o darle su merecido al que cometió el crimen. 

Se sabe que los que entran en prisión y luego pueden salir, salen mucho peor. Es que lo estás separando de sus afectos, lo rodeás de criminales y los sometés a maltrato, es obvio que va a ser un animal. Es una construcción del Estado. Las penas no tienen efecto disuasorio. 

Negocios y poder del padre de Máximo Thomsen

Leí un prólogo tuyo del libro, “Igualdad, suerte y justicia” de Queralt Lange, ¿hay algo que se pueda aplicar de esa tesis doctoral a esto?

Hay que ver cómo pensar reglas con independencia de las circunstancias y de las geografías concretas del momento. Justamente, la manera de hacer justicia está sometida a los enojos del momento

El poder vetusto de las instituciones

Una de las particularidades que tiene el Poder Judicial respecto de los otros dos poderes, es que puede ser reformado por el resto de los poderes. ¿Eso lo hace más débil?

Si pensamos en la historia argentina, tiene que ver con cómo está el poder político en ese momento. 

Hablando de reformas, en el momento de mayor poder del kirchnerismo la Justicia resistió. Demostró que los recursos no le faltan, si bien no está la cosa fácil, tampoco es que carece de poder.

Dicho esto, por supuesto que todos los poderes que tenemos necesitan reformas porque hay veces que estamos ante instituciones que perdieron sentido hace muchos años. Y no es una crítica sólo a la Argentina. 

Recusan a Horacio Rosatti y acusan a la Corte de ocultarlo por no subir el escrito

El modo en que pensamos el sistema representativo no funciona en ninguna parte porque hay una incapacidad estructural para lograr lo que en algún momento se pensó que se podía lograr. A esto lo llamo el sueño de la representación plena: no vivimos en grupos homogéneos. sino en una sociedad multicultural,

Por todo esto, no nos debería extrañar que las instituciones están funcionando pésimo, es un mal que radicalizamos hoy porque no cambiamos en 200 años. 

AO FM