domingo 29 de enero de 2023
MODO FONTEVECCHIA PODER JUDICIAL

Roberto Gargarella: "Me parece bien denunciar lo de Lago Escondido, pero no es un hecho excepcional"

El jurista opinó sobre lo expuesto en los chats y aseguró que son "la regla del modo en que se están relacionando jueces, políticos, empresarios, medios y servicios de inteligencia". "La corrupción fue común a todos los gobiernos, salvo contadas excepciones", sentenció.

14-12-2022 11:13

El abogado Roberto Gargarella, manifestó que está bien denunciar lo de Lago Escondido, pero no como un hecho excepcional, sino como una muestra de un entramado que viene de larga data. Además, dio su opinión, en Modo Fontevecchia, por Net TV y Radio Perfil (FM 101.9), sobre la Causa Vialidad y la condena a Cristina Kirchner.

El escándalo de Lago Escondido

Cristina Kirchner recusó al juez Ercolini. ¿Tiene razón?

He sido crítico de todos los gobiernos en Argentina, salvo por mi apoyo al Juicio a las Juntas durante el gobierno de Alfonsín. El kirchnerismo armó un aparato con control de las Cámaras, en un momento rebosante de la economía, y eso les permitió realizar un enorme armado de corrupción.

La corrupción fue común a todos los gobiernos desde la restauración de la democracia, salvo contadas excepciones, como el gobierno de Alfonsín. Me parece que hace bien en pedir la recusación. Lo que hicieron con el viaje a Lago Escondido es muy problemático.

El Gobierno presentó el pedido de juicio político contra los jueces Ercolini, Mahiques, Yadarola y Cayssials

Y, por otro lado, es una cotidianeidad desde hace tiempo esta relación entre política, la Justicia y medios. No desde siempre, pero sí diría desde los años ‘90, cuando se radicalizó esta situación. Me parece bien denunciar lo de Lago Escondido, no es un hecho excepcional, esto es algo cotidiano.

Europa y Estados Unidos tienen regulado el lobby, aunque no con la Justicia. Lo llamativo aquí es que los jueces y fiscales intentaron camuflar que no pagaron el viaje, reconociendo que estaban cometiendo un delito. Quizás porque el viaje no estaba amparado en ningún evento. Fue un poco burdo, por decirlo de alguna manera.

Hay que tener en cuenta la coyuntura, que era a horas del fallo contra Cristina Kirchner. En tiempos de discusión de la Justicia por este fallo, en el que una parte está mirando con lupa todo lo que hacen, como el caso del mate del Liverpool, estaban alertas de que estaba la posibilidad de que los enchastraran.

Quiero sacar la idea de que esto es un hecho espectacular. Es una práctica habitual que trasciende este hecho en particular. Aquí hubo intentos especiales por encubrir, con ilegalidades, y nos resulta asombroso porque no conocíamos ese tipo de prácticas en detalle: cómo se desarrollan y qué hacen. Pero es la regla del modo en que se están relacionando jueces, políticos, empresarios, medios, y Servicios de Inteligencia.

El FMI recibió un duro informe sobre la corrupción y la "baja calidad institucional" de Argentina

Y es cruzado, no tiene que ver con kirchnerismo o anti kirchnerismo. El vínculo ata a todos. Es una práctica instituida, subyacente y oculta, que es producto de una construcción de años. Se da en cenas, reuniones y casamientos. Son vínculos muy aceitados entre quienes uno piensa que están enfrentados o no se deberían hablar. Esa es la vida cotidiana de nuestra clase dirigente.

¿Puede ser que ahí también haya una cuestión corporativa?

Está construido sobre columnas que vienen de hace tiempo. Una es la columna de la “familia judicial”. Eso lo conocí desde muy joven. Cuando entré a la Justicia tenía la ingenuidad de pensar que estaba entre los críticos y los progresistas, pero veía que estaban junto a los otros, y se defendían todo el tiempo, de manera corporativa. Veía un tipo de vínculos en las relaciones privadas que negaban los enfrentamientos que aparecían en el público.

Causa Vialidad: de la denuncia al veredicto, la cronología completa del juicio a Cristina Kirchner

El juicio y la condena contra CFK

Con respecto a la causa por la obra pública, ¿cuál es tu opinión de que Cristina Kirchner haya sido condenada, pero no así el jefe de Gabinete ni el ministro de Obras Públicas?

En un punto, me asombran algunas referencias de colegas del derecho. Hay un dato al que se le ha prestado menos atención del debido. Tanto política como económica y constitucionalmente, tenemos una construcción peculiar que explica por qué mirar la cúspide y no lo que viene abajo.

En primer lugar, un sistema constitucional híperpresidencialista. Segundo, un sistema que ha ido reforzando el control del Poder Ejecutivo sobre las medidas que se van tomando cotidianamente. Tercero, medidas legales que han estallado en el kirchnerismo tras el momento de Duhalde.

Desde enero del 2002 hasta diciembre del 2017, rigieron formas de emergencia económica, las facultades especiales de control de la economía que estableció Duhalde. Cristina Kirchner, en su momento, las denunció con los mismos argumentos que se discuten ahora. Ella decía que lo que pedía Duhalde era una barbaridad porque era “dejar la vida y el patrimonio en manos de un presidente”.

Cristina Kirchner podría enfrentar la reapertura de la Causa "Hotesur-Los Sauces"

Eso explica por qué tiene sentido mirar al presidente de turno antes que a las figuras intermedias que aparecen. Otro dato adicional. El jurista que quedó como símbolo de jurista kirchnerista, Julio Maier, fue quien presidió la destitución de Ibarra en el caso Cromañón, por un juicio político. Pero aquí nos interesa la asignación de responsabilidades.

Ibarra no había estado poniendo los candados en Cromañón, pero gobernaba con el poder concentrado en la Ciudad, y merecía ser responsable por las tragedias que ocurrían en los sótanos.

Los antecedentes políticos y jurídicos

¿Pero, en el caso de Ibarra, no fue además condenada la persona que tenía a cargo el área específica?

Es posible, no recuerdo el caso. Pero aquí también hay otros funcionarios que, por haber aparecido en las comunicaciones, han sido señalados. Lo que quiero decir es que nadie debe hacerse el asombrado si alguien no le pone prioridad a intermedios, como el jefe de Gabinete, y apunta arriba.

Relato de una noche de horror a 17 años de la tragedia de Cromañón

Es una estructura legal y constitucionalmente armada para el que está en la cúspide haga y deshaga a su gusto, tiene todo el sentido del mundo. 

¿En el fondo no está también que en ese híperpresidencialismo existe algo así como la “Obediencia Debida”, es decir, que el jefe de Gabinete hacía lo que decía el presidente?

Sí, no son adjetivaciones. Son las prácticas que las normas exigen, avalan y promueven. Las decisiones aparecen más concentradas en el Poder Ejecutivo. Y, en materia de gestión económica, eso se hace más explícito a partir de las leyes de emergencia económica que tenemos desde el 2002.

FM JL