MODO FONTEVECCHIA
Microeconomía

Tarjetas de crédito: volvió una de las estafas más difíciles de detectar

Tiene como principales víctimas a los vendedores de tipo de comercio. ¿Cómo es el engaño? ¿Cómo darse cuenta a tiempo?

Tarjetas de crédito: volvió una de las estafas más difíciles de detectar
Tarjetas de crédito: volvió una de las estafas más difíciles de detectar | Télam

Se trata de uno de los engaños más comunes, pero al tomar desprevenidas a sus víctimas es muy difícil darse cuenta a tiempo y evitar la estafa. Todo sucede rápido y la maniobra tiene en medio el uso de los equipos posnet que se encuentran habilitados en diversos puntos de pago, sean kioscos, locales de barrios, restaurantes. 

Lo cierto es que en los últimos días se hicieron virales varios posteos que dan cuenta del regreso de la conocida “estafa del posnet offline”, mediante la que muchos comerciantes fueron víctimas de delincuentes que aparentaron una operación exitosa de pago que jamás existió.

Transacciones “aprobadas”: ¿Cómo funciona el engaño?

La estafa comienza en el momento en que un potencial cliente se acerca a un local y consume un producto o servicio. Cuando llega el momento de pagar le entrega al comerciante una tarjeta de crédito para finalizar la operación, hasta allí todo funciona con aparente normalidad a los ojos del desprevenido comerciante.

Sin embargo, la estafa ya está en marcha y para quien vende el producto o brindar el servicio es imposible saber que la tarjeta con la estarían intentando abonar se trata en realidad de una tarjeta que solo simula las transacciones como “aprobadas”.

Alarma por una nueva modalidad de estafa con tarjetas de crédito y débito

¿Cuántas veces sucede que el equipo posnet se “congestiona”? Eso obliga a que deba hacerse el intento repetidas veces pasando la tarjeta por la ranura, tal vez por eso es que el engaño no es difícil que tenga tantas víctimas. De hecho la trampa comienza justo de ese modo, el cliente entrega su tarjeta de crédito para pagar lo consumido pero no responde al lector de la banda magnética. De la misma manera, tampoco toma la lectura del chip que tienen incorporados los plásticos. 

Muy veloz y hábilmente, el cliente finge estar apurado y sugiere que para no perder tiempo y quitarse toda duda, el comerciante contacte al número telefónico que figura en la tarjeta. Claro que este número que en teoría pertenece a la entidad emisora de la tarjeta, se trata de un número falso.

Posnet “offline”

Se termina de concretar la estafa cuando el dueño del local que vendió los productos o brindó el servicio, accede a lo pedido por el cliente y se comunica con el número donde lo atiende una gentil operadora. Tras darle algunas instrucciones, el falso operador de la entidad bancaria le pide que coloque el posnet en modo “offline", es decir, para operar desconectado de internet. 

También puede suceder que sea el mismo comerciante quien sugiera a su cliente que directamente contacte al número al reverso de la tarjeta.

La AFIP alerta por estafas virtuales a través de email

Una vez ya fuera de línea, el cómplice al otro lado del teléfono solicita datos concretos: el número de tarjeta, la fecha de vencimiento y el código de seguridad. Seguido a ello, se le informa al comerciante que la tarjeta está habilitada para el pago y se le entregan ciertos números de autorización. 

No obstante, todo este procedimiento pareciera ser correcto, dista mucho de serlo, porque los números entregados no son una certificación válida de compra y pago. Por una conjunción de motivos: el engaño armado con la complicidad de un falso operador y el total desconocimiento por parte del comerciante respecto del funcionamiento del posnet, la trampa se perfecciona y el comerciante cree haber cobrado por la operación.

Para completar la estafa el equipo emite impreso un ticket con la leyenda "aprobado". Aunque la transacción nunca se llevó a cabo y la constancia emitida no tiene validez alguna: el falso cliente se retira y su consumo nunca fue abonado.

JL