martes 05 de julio de 2022
OPINIóN Homenaje

Germán Carrera Damas, historiador y embajador de excelente calidad humana

De imagen impecable, habla pausado y se toma el tiempo para profundizar en cada detalle convirtiendo una simple charla en un relato que resulta apasionante.

20-05-2022 09:30

Uno de los más notables historiadores de América Latina, Germán Carrera Damas, el 22 de abril de 1987 había presentado sus cartas credenciales al Gobierno mexicano como embajador extraordinario y plenipotenciario de la República de Venezuela.

Al enterarme, le hablé por teléfono para ver si le interesaba que lo entrevistáramos en “Noche a Noche”, el programa que Canal 9 de Televisa dedicaba a personalidades del mundo cultural y científico, de lunes a viernes de 21.30 a 22 horas.

-“Mañana mismo en la Embajada, si usted quiere”-, me respondió, y al día siguiente a la hora señalada me presentaba, pulcramente vestido, en la suntuosa embajada de Venezuela, ubicada en la colonia Chapultepec Morales.

Celso Castiñeira de Dios, el recuerdo de un periodista comprometido con su profesión y la justicia social

Apenas nos encontramos no pude menos que decirle que ese era un día muy esperado por mí porque quería conocerlo desde que, siendo estudiante de Historia en la Facultad de Filosofía y Letras en la Universidad de Buenos Aires, había tenido acceso a un trabajo suyo sobre metodología de la investigación histórica.

-“Usted, doctor, era muy famoso en el cuerpo académico y entre no pocos estudiantes”.

-“Gracias, Ángel, yo tengo muy buenos amigos allí con los que suelo verme a menudo y tengo un profundo reconocimiento por la labor de historiadores como José Luis Romero y Tulio Halperín Donghi, además soy un enamorado de la ciudad de Buenos Aires.

-“Yo, por mi parte, doctor, tengo admiración por Armando Reverón, ese pintor “loco” empeñado en enseñarle a pintar a su mono...”

Casi sin proponérselo, Germán arrancó atacando las visiones patrioteras de la historia, cuyo símbolo es el bronce de las estatuas, y la historia “polilla”, la que basa sus análisis exclusivamente en los documentos, una y otra con mucho colorido pero mudas a la indagación sobre procesos, causas o resultados.  

-“Dos polos y una gama de matices, atracciones extremas y resbalosas situaciones intermedias. Uno de los polos está representado por la visión patriotera, parcial, elegíaca y antihistórica cuyo símbolo es el bronce de las estatuas. Está representado por quienes, en rechazo del bronce, proponen como base final la del análisis recortado, apegado a las fojas de los documentos hasta el punto de temer tanto a la soledad que no se aparta de ellas en nada y se consume, exagerando, en la mera presentación de fuentes. Su símbolo le está dado por la fauna de su reino archiveril: es la polilla.”

Alfonsina Storni, lágrimas de mar

A renglón seguido prosiguió con las características comunes de los estudios históricos en América Latina, como son la estrecha relación con el poder público, una fuerte carga anecdótica, muy escasa elaboración conceptual e inquietud filosófica, una metodología precaria y rudimentaria, una fuerte carga literaria y un desorbitado culto del héroe.

Con detalles se refirió a la deuda con los grupos indígenas y de la integración de nuestras sociedades, a su labor junto a Alfonso Reyes y Daniel Cosío Villegas. Le aclaré que “Las ideas políticas en Argentina”, de 1946, de José Luis Romero fue escrito respondiendo a un pedido que le hizo precisamente Cosío Villegas para la colección “Tierra Firme” del Fondo de Cultura Económica.

Por lo visto, esa mañana el doctor Carrera Damas tenía unas ganas enormes de comunicar y de comunicarse. No sólo habló del pasado, sino también del presente. Uno de los ejes lo puso en la desorganización social, esto es, la criminalidad, las conductas delictivas, el urbanismo anárquico, el deterioro de los servicios públicos; la pérdida de confianza en la funcionalidad del sistema democrático.

-“En nuestros países, mi estimado Ángel, al revés de lo que muchos creen, la controversia se centra entre la libertad y el hambre mucho más que entre la justicia y la libertad. El otro, en las amenazas, que tienen que ver con las migraciones no controlables, la internacionalización de la violencia y el tráfico de estupefacientes.”

Lin Durán, el indiscreto encanto de la danza contemporánea

Nacido el 28 de mayo de 1930, es muy buen conversador, engarza los temas con facilidad docente. “La historia no es acicate sentimental, sino objeto de razón. Que Bolívar, de haber vivido lo suficiente, sería socialista, le parece un disparate de novela. Los procedimientos que usaron los dictadores en el siglo XX, desde Hitler a Pol Pot, en pos del “hombre nuevo” los hicieron dándole la espalda al pensamiento crítico.

-“Nada sólido puede construirse sobre una falsa conciencia histórica -sentencia Carrera Damas-. Señalar errores pasados y presentes, injusticias, aberraciones, crímenes, accesos de locura individual o colectiva, es tarea aunque ingrata indispensable, porque todo eso aparece también e influye en la evolución de todo pueblo -escribió-; pero abrir tribunales de justicia para pronunciar alegatos y dictar sentencias, apasionados los unos y los otros, sí es costumbre incorregible en la diaria disputa política, resulta siempre método estéril en la serena averiguación histórica.”

La triste muerte de Bartolomé Mitre

Apenas Germán vio el programa por Canal 9 me llamó para felicitarnos a todos y pedirnos una copia para enviarla a Venezuela.

Con Germán nos vimos un par de veces más, y en alguna de esos encuentros en los que a mí me interesaba fundamentalmente saber lo que él pensaba sobre cuestiones vinculadas al presente en lo relativo a nuestros países, se mostró dispuesto a ayudarme si yo tenía la intención de regresar a Argentina y no lo hizo de la boca para fuera, puedo dar fe de su generosidad.

Conservo una copia de la carta que me envió el propio Torcuato S. Di Tella, de la que él le envió a Germán cuando éste era Embajador de Venezuela, fechada el 1 de noviembre de 1989, en la que si yo estaba en Buenos Aires, él vería la manera de incorporarme a su cátedra o en su defecto, al Ciclo Básico de la Universidad de Buenos Aires. Pero si no estaba en Buenos Aires, que me comunicara con la señora Cristina Lucchini, su asociada en la cátedra, y subdirectora de la Fundación (Simón Rodríguez) con domicilio en la calle Güemes 3950, Capital Federal.

Hoy, a tantos años, Germán, le mando un cordial saludo.