lunes 13 de julio de 2020 | Suscribite
OPINIóN / Columna de la UB
martes 2 junio, 2020

Ciberterapia durante la pandemia de COVID-19

Apelamos a no descuidar la salud mental y a reducir el impacto psíquico que conlleva el confinamiento. Nos focalizamos en lo que podría denominarse un cuidado biopsicosocial: que cuiden su cuerpo, su mente y su entorno.

Melisa Mirabet*

Videollamada Foto: Matilda Wormwood / Pexels
martes 2 junio, 2020

Debido al aumento de contagios por la llagada del COVID-19 a la Argentina, tuvimos que hacer lo que tantas veces solicitamos a nuestros consultantes, que es salir de la preocupación y ocuparse. Así fue que nos vimos obligados a ordenar el consultorio online.

Algunos profesionales ya utilizaban la atención remota o terapia en línea, generalmente en casos de pacientes que estaban en el exterior, o se habían mudado. Pero para otros era una modalidad completamente nueva y representaba un desafío. Para los psicólogos, el de adaptarnos a contener a partir de una pantalla y a trabajar por medio de una palabra que probablemente vendría con interferencia y delay. Para los psiquiatras, a emitir recetas y transformarlas en digitales.

Coronavirus y Salud Mental: la curva que no vemos

Comenzamos a avisarle a cada paciente que nos mudábamos al consultorio virtual, estableciendo un nuevo encuadre de trabajo. Así fue como, por medio de videollamadas, llamadas telefónicas y mensajes, continuamos trabajando. Nos flexibilizamos incluso en los motivos de consulta iniciales y en los objetivos terapéuticos.

Pero mientras nos cuidamos del COVID-19, apelamos a no descuidar la salud mental y a reducir el impacto psíquico que conlleva el confinamiento. Como profesionales del área nos focalizamos en lo que podría denominarse un cuidado biopsicosocial de nuestros pacientes: que cuiden su cuerpo, su mente y su entorno.

El coronavirus, ¿qué vino a limpiar?

Para el cuidado del cuerpo, recomendamos no alterar ritmos circadianos y mantener los ciclos de sueño-vigilia, incorporando una adecuada higiene del sueño. También, mantener hábitos nutricionales saludables, reduciendo el hambre emocional, además de evitar el sedentarismo e incorporar en la rutina el ejercicio dentro del hogar.

Para el cuidado de la mente, sugerimos aprender a moderar los pensamientos intrusivos, y reducir las preocupaciones que impactan en nuestras emociones y conllevan a la ansiedad, el miedo y la tristeza. También, a cultivar la aceptación, el optimismo o la dialéctica, para estar calmos y sobrellevar la situación sin perder dominio de nuestras acciones.

Coronavirus: cómo prepararnos para continuar el aislamiento

Para el cuidado del entorno, proponemos asimilar la convivencia, aprender a respetar los espacios, a cuidarse mutuamente, a ser tolerantes, a construir armonía evitando el conflicto o aprendiendo a dialogar de forma asertiva.

Con el correr de las semanas y de las sesiones, pacientes y terapeutas nos adaptamos mejor a la modalidad online, no quizás así al confinamiento del cuál comenzaremos a estudiar las secuelas. Se enciende la cámara, se escucha la voz del paciente y preguntamos: “Como estuvo la semana”. “Y acá, en casa”, nos responde, y ambos sonreímos. Antes de atenderlo, colgamos la ropa. Cuando termine la sesión, quizás cocinemos. Pero seguimos conteniendo, sosteniendo y compartiendo. Para nosotros también es nuestro primer confinamiento.

 

* Integrante del Observatorio Clínico de Salud Mental y Adicciones de la Universidad de Belgrano.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5055

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.