domingo 04 de diciembre de 2022
OPINIóN Orwell: la dramática historia

Detrás del “Gran Hermano”

28-10-2022 23:55

Pocos títulos son tan famosos cómo El Gran Hermano. Pero no muchos conocen la dramática y apasionante historia que llevó al escritor británico George Orwell a escribir su libro 1984.

Hace unos días el reality El Gran Hermano tuvo una impresionante repercusión por el programa en el cual un participante, “Alfa”, se refirió a supuestos hechos ilícitos del Presidente, y un hombre de su entorno.

George Orwell fue uno de los que sufrieron el terror y la persecución de la “Cheka”. La policía secreta bolchevique que actuaba por órdenes de Stalin en la República española. Este servicio de inteligencia con ramificaciones en todos los países donde operaban los Partidos Comunistas dependientes de la URSS, tenía como uno de sus objetivos la pureza ideológica comunista. Es decir, el exterminio de los comunistas y anarquistas que cuestionaban al Régimen de Stalin. Pese a que Orwell no era comunista ni anarquista sufrió la persecución estalinista en la República española.

El neoconservadurismo quiso apropiarse del legado de George Orwell. Pero nada más alejado de la verdad. George Orwell fue un socialista democrático inglés que militaba en el Partido Laborista de Izquierda, un grupo socialdemócrata que rechazaba la ideología bolchevique y defendía la democracia y el Estado de Bienestar.

Orwell, un intelectual antifascista decidió ir a combatir en la Guerra Civil Española para defender a la República de los falangistas del general golpista Francisco Franco, quien tenía el respaldo militar de Adolph Hitler y Benito Mussolini.

En las trincheras antifascistas recibió un tiro en el cuello, pero milagrosamente salvó su vida. Allí conoció y trabó amistad con el gran escritor Ernest Hemingway, quien era periodista corresponsal en los frentes de batalla.

Fue miliciano del Partido Obrero de Unificación Marxista (POUM), una organización de izquierda que rechazaba la política de la URSS y del Partido Comunista español. Por presión de la Unión Soviética y los estalinistas españoles dicho partido fue ilegalizado por la República y su sede en Barcelona atacada militarmente por el propio Ejército Republicano, que en esos momentos era controlado por el comunismo. George Orwell defendió a los tiros la sede central del POUM.

Andres Nin, el líder del POUM fue secuestrado, torturado y asesinado por agentes soviéticos en España. La misma suerte corrieron muchos dirigentes y militantes de ese partido. Así fue como también el “terror rojo” diezmó a las importantes organizaciones anarquistas españolas.

El gran escritor británico seguramente nunca se imaginó que como miliciano iba a tener que combatir a la vez contra el fascismo y el comunismo en España.

George Orwell logró escapar y con esa traumática experiencia escribió Rebelión en la Granja y luego 1984. En este último libro crea el Gran Hermano, inspirado en la figura del dictador José Stalin, que todo lo controla y todo lo sabe, y su terrible “policía del pensamiento”.

En París, Orwell, fue a pedirle un arma a su amigo Hemingway, que las coleccionaba, porque sabía que estaba en las listas negras de futuras víctimas del servicio secreto soviético. La historia le dio la razón cuando se derrumbó la URSS, su nombre fue encontrado en las listas de los enemigos de la Revolución de la siniestra KGB.

Orwell pasó sus últimos días oculto en una isla de Escocia con temor de correr la misma suerte que Andres Nin y León Trotsky, y tantos izquierdistas torturados y asesinados por la policía secreta comunista. Murió muy joven a los 46 años. Sobrevivió a los fascistas y a la KGB, pero la tuberculosis contraída en un hospital español de campaña fue fatal. Su obra que pasó a la inmortalidad es un alegato contra todos los totalitarismos de izquierda o derecha y a favor de la libertad y la democracia.

Como homenaje bien vale una frase de su libro 1984: “El ideal del Partido era inmenso, terrible y deslumbrante, un mundo de acero y hormigón armado, de máquinas monstruosas y espantosas armas, una Nación de guerreros y fanáticos que marchaban en bloque siempre hacia adelante en unidad perfecta, pensando todos los mismos pensamientos y repitiendo a gritos la misma consigna, trabajando perpetuamente, luchando, triunfantes, persiguiendo a los traidores… trescientos millones de personas todas ellas con la misma cara”.

Qué pensaría hoy George Orwell, cuando un ex espía de la policía soviética gobierna Rusia e invadió Ucrania. No es difícil imaginarlo.

*Periodista y profesor de Derechos Humanos UBA.

En esta Nota