martes 15 de junio de 2021
OPINIóN Análisis
22-02-2021 09:55

El peor final: ya no saben que está bien y que está mal

Verbitsky dijo que no sabía que hacía algo incorrecto. Alberto Fernández echó al ministro de Salud pero salió en su defensa. Dady Brieva habló de injusticias.

22-02-2021 09:55

La línea ética se borró para siempre en la Argentina. Hace tiempo. Pero por estas horas ya no saben qué está bien y qué está mal. El periodista Horacio Verbitsky aceptó el error de haberse vacunado de manera privilegiada. Pero más allá del pedido de disculpas, señaló algo quizás tan grave como el hecho en sí. O quizás, peor. "Si lo hice y, sobre todo, si luego lo conté sin que nadie me lo preguntara, es porque no advertí que fuera algo incorrecto, el ejercicio de un privilegio".

El presidente Alberto Fernández echó al ministro de Salud, Ginés González García. Sin embargo, a las pocas horas, habló de escarnio público, de los medios de comunicación y dijo que se montó sobre él "un escenario mediático de escarnio público y no quiero avalar con mi silencio semejante proceder".

Vacunatorio VIP: la jueza Capuchetti fue designada para investigar una de las denuncias contra González García

Dady Brieva se enteró al aire en su programa en El Destape sobre la salida de Verbitsky de la radio y de Ginés del ministerio. Y sentenció: “Son buenas, decía mi papá... ¡A comerla! Pero sinceramente no me parece justo. Tenemos un jugador menos y vamos a ver cómo seguimos...”

El Ministro de salud de Santa Cruz, Claudio García, se refirió al escándalo nacional pero también de aquella provincia donde el intendente de Piedra Buena se vacunó él pero también a su esposa y su padre. Inclusive el chofer del municipio fue vacunado: "Tenemos repartidas 9 mil dosis y estamos hablando de una problemática de 5, 10 o 15 dosis", señaló García en LU12. Pareció más una justificación que otra cosa.

Agustín Rossi, sobre el Vacunatorio VIP: "Debemos pedir perdón a los argentinos"

¿Perdieron la línea entre lo que está bien y lo que está mal? Porque una cosa es hacer algo a sabiendas de la irregularidad y estallar de bronca cuando se hace público. Pero el mayor problema de todos es cuando quien comete el ilícito no entiende de qué se lo acusa. Eso es lo que estamos viviendo en el país. Ya no hay una línea que divida el buen accionar del malo. Y eso es lo peor que nos puede pasar.