OPINIóN
Internacional

En qué nos beneficiaría que Javier Milei conquiste a la Unión Europea

Las exigencias ambientales de la UE y el otorgamiento de certificados de cumplimiento de normas verdes alinearían al país con estándares internacionales. Ofrecer productos argentinos a consumidores europeos sería una realidad tangible.

Argentina y Unión Europea
Argentina y Unión Europea | Agencia Shutterstock

En medio de las complejas negociaciones entre el Mercosur y la Unión Europea (UE), la decisión de Argentina de reconsiderar la firma del acuerdo no solo es crucial para el futuro económico del país, sino también presenta una oportunidad sin igual para el desarrollo de empresas lideradas por emprendedores. A pesar de las legítimas preocupaciones planteadas, los beneficios potenciales para el tejido empresarial argentino no pueden pasarse por alto.

La UE muestra un entusiasmo palpable con las negociaciones lideradas por Lula en el Mercosur, y cerrar este trato ofrece a los emprendedores argentinos acceso a nuevos mercados y oportunidades de crecimiento. La firma del acuerdo en 2019 sentó las bases, y ahora, reconsiderar la postura actual podría desbloquear un potencial significativo para las empresas emergentes del país.

La falta de revisión del acuerdo original y la no modificación de normas de origen son puntos de discusión válidos, pero proponer soluciones y compromisos beneficia tanto a Argentina como a la UE. Mejorar los cupos y plazos para sectores sensibles se traduciría en un terreno más fértil para el surgimiento y desarrollo de emprendimientos innovadores.

Las demandas ambientales de la UE, lejos de ser solo obstáculos, pueden ser una fuente de inspiración para emprendedores argentinos. Solicitar financiamiento para la transición de pequeñas y medianas empresas, un capítulo especial para el desarrollo de la electromovilidad y la posibilidad de que universidades locales otorguen certificados de cumplimiento de normas verdes no solo alinea a estas empresas con estándares internacionales, sino que también abre nuevas oportunidades de inversión y desarrollo sostenible.

El acuerdo entre el Mercosur y la UE queda en compás de espera hasta la asunción de Milei

La perspectiva de un acuerdo muy perjudicial para la industria argentina ha sido respaldada por sindicatos industriales, se entiende en un modelo de país cerrado cuasi negado al comercio internacional, pero es esencial recordar que cualquier acuerdo internacional conlleva desafíos y beneficios. La urgencia de cerrar el trato esta semana, reflejada en la presión de Pedro Sánchez, indica que Argentina tiene un papel crucial en este proceso, y este papel puede ser un catalizador para el florecimiento de emprendimientos locales.

La entrada en escena de Javier Milei, aunque añade incertidumbre, también podría ser una oportunidad para dialogar sobre las prioridades económicas de Argentina, con un enfoque especial en el apoyo a los emprendedores. Encontrar un terreno común que permita abrir la economía sin comprometer los valores fundamentales se traduce en un escenario ideal para el crecimiento y desarrollo de las empresas emergentes.

Buscan encontrar “un punto medio” entre la Unión Europea y el Mercosur para llegar a acuerdos comerciales

La firma del acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea no solo abre las puertas a una amplia gama de oportunidades para Argentina sino también presenta un escenario propicio para que los emprendedores del país expandan sus horizontes comerciales. Imaginemos un escenario donde emprendedores argentinos puedan exportar productos únicos y distintivos a Europa, beneficiándose del acceso preferencial a mercados que este acuerdo brindaría. Desde innovadores productos tecnológicos hasta exquisiteces gastronómicas, la posibilidad de ofrecer mercancías argentinas de alta calidad a consumidores europeos se convierte en una realidad tangible.

Este acceso a nuevos mercados no solo estimularía el crecimiento de los emprendimientos locales sino también contribuiría al fortalecimiento de la economía nacional, generando un impacto positivo a largo plazo en la comunidad empresarial argentina. Por supuesto, que también, nos pondría en la mira de los inversores.

En resumen, la firma del acuerdo con la UE representa una oportunidad inigualable para el desarrollo de empresas lideradas por emprendedores en Argentina. Más allá de los desafíos presentes, los beneficios potenciales para el tejido empresarial, como el acceso a nuevos mercados y oportunidades de financiamiento, son razones de peso para reconsiderar la posición actual y asegurar un futuro económico próspero e innovador para el país.