miércoles 08 de febrero de 2023
OPINIóN Análisis

Fideicomisos al costo, una alternativa a la incertidumbre en las inversiones

El FMI estimó una desaceleración de la economía que pasó de crecer al 6% en 2021 al 3,2% en el año siguiente, lo cual representa el rendimiento más bajo desde 2001 después de la crisis financiera y del COVID-19. Y no parece haber un punto final a este escenario revuelto.

20-01-2023 11:22

En el último año, el planeta vivió una serie de circunstancias que generaron un clima enrarecido para las inversiones. Por un lado, la estela de la pandemia del COVID-19, con su impacto sanitario y económico que, al mismo tiempo, dejó una serie de transformaciones sociales y culturales que parecen indelebles y afectan la forma en que trabajamos y en que vivimos en las ciudades. Por el otro, surgió la invasión rusa a Ucrania, con su impacto geopolítico y en la economía a partir de la inflación, especialmente con el aumento de materias primas como el petróleo y el gas natural, que además dejó a la baja las expectativas de crecimiento en países y empresas. El mundo se convirtió así en un caldo de incertidumbre general.

Puesto en números concretos, el FMI estimó una desaceleración de la economía que pasó de crecer al 6% en 2021 al 3,2% en el año siguiente, lo cual representa el rendimiento más bajo desde 2001 después de la crisis financiera y del COVID-19. Y no parece haber un punto final a este escenario revuelto.

Volatilidad en un año electoral: ¿invierto en pesos o en dólares?

Uno de los grandes aprendizajes de este año, como si hiciera falta recordarlo, es que la certeza absoluta en las inversiones no existe. Incluso, las criptomonedas que revolucionaron la economía global y se convirtieron en un imán de ahorros -el 8% de los argentinos las eligió como alternativa, según un estudio global de Chainanalysis- atraviesan un período de fuerte turbulencia.

La imposibilidad de predecir qué sucederá con el mercado financiero no frena los movimientos. Con la solidez que infunden en general los desarrollos inmobiliarios, aparece una figura específica que siempre brinda previsibilidad en las crisis: los fideicomisos al costo. En diciembre de 2021, en concreto, la Comisión Nacional de Valores informó un crecimiento interanual del 151% en el total de fideicomisos al costo registrados. Esto se explica porque, por un lado, los pequeños ahorristas siguen necesitando de nuevos mecanismos de inversión mientras que, por el otro, los grandes inversores buscan estructuras económicas sólidas antes de dar nuevos pasos.

Las criptomonedas podrían formar parte del blanqueo
Las criptomonedas atraviesan un período de fuerte turbulencia.

La aplicación de este modelo no tradicional es una alternativa dinamizadora de la economía y con bajos riesgos para todas las partes. Es decir, no hay un único capitalista que arriesga el 100% y después vende según un valor definido, sino una inversión atomizada que democratiza la participación de “suscriptores” en un proyecto común a largo plazo.

Una de las principales ventajas es que la barrera de ingreso es mucho más baja. Los montos son más accesibles y, en muchos casos, se pueden abonar en un sistema de cuotas. De esto se desprende una consecuencia directa: la revalorización es automática una vez que termina el proyecto y corre por cuenta de cada pequeño inversor.

Además, el fideicomiso está integrado por expertos que se comprometen individualmente con el éxito del negocio, por lo que buscan garantizar una gestión profesional y de protección de los activos. Una de las cláusulas es que, más allá de los riesgos y posibles modificaciones en los montos y los plazos, el desarrollo inmobiliario se concluya.

Cuáles son las 5 empresas a tener en cuenta para invertir en 2023

En tiempos de incertidumbre, la seguridad de los proyectos no deja de ser un tema menor. Los antecedentes de la desarrolladora y la participación de entidades bancarias u otras instituciones apoyando el proyecto son pautas a tener en cuenta.

Por último, no deja de ser importante la situación macroeconómica de cada país. Hoy en día, las posibilidades de invertir no tienen fronteras y, por ejemplo, algunas empresas tecnológicas argentinas como MercadoLibre, Turismocity y Auth0 apuestan por Uruguay, que según estimó el Banco Mundial su economía creció un 4,8% en 2022 y se mantendría estable de cara a lo que viene.

Como se suele decir, las crisis son una oportunidad y en materia de inversiones no es la excepción. Encontrar mecanismos como los fideicomisos al costo adaptados a esta época, confiables y abordables económicamente es la clave del éxito para sortear el período de incertidumbre global.

*socio de +Colonia