29 nov 2020
OPINIóN |A 10 años
martes 20 octubre, 2020

Aniversario | Se cumplen 10 años del asesinato de Mariano Ferreyra

El crimen de Mariano, en el año 2010, develó el entramado mafioso que se tejía en el ferrocarril, en torno a la tercerización laboral.

Mariano Ferreyra Foto: Cedoc Perfil
martes 20 octubre, 2020

El décimo aniversario del crimen de Mariano Ferreyra, asesinado cuando una patota sindical de la Unión Ferroviaria arremetió contra una movilización de trabajadores ferroviarios que reclamaban por el pase a planta y el fin de la tercerización laboral, nos convoca a un homenaje por la dedicación de su vida a las causas de los trabajadores y a una evaluación de qué ha sucedido con los temas de fondo por los que peleaba.

El crimen de Mariano, en el año 2010, develó el entramado mafioso que se tejía en el ferrocarril, en torno a la tercerización laboral. Las empresas privatizadas del ferrocarril pagaban contratos millonarios a contratistas que empleaban a 1.500 trabajadores, quienes cumplían en el ferrocarril las mismas tareas que los trabajadores de planta pero por salarios más bajos. De ese negociado se beneficiaba el gobierno, empresarios K y el sindicalismo ferroviario, que a través de testaferros y allegados, era inclusive propietaria de alguna de las empresas que empleaban a los tercerizados. Las balas que mataron a Mariano Ferreyra e hirieron a Elsa Rodríguez protegían ese armado.

La tercerización laboral era una pieza clave de la “recomposición kirchnerista” y la sostenían en el movimiento obrero las dirigencias sindicales. Días antes del crimen de Mariano, Cristina Kirchner se había mostrado con Hugo Moyano y, entre otros, con la dirección de la Unión Ferroviaria en un acto en River Plate. La ligazón entre el gobierno y la burocracia sindical era directa. El gobierno, además, apelaba a las patotas sindicales contra los trabajadores que se rebelaban contra las patronales: ya había sucedido en el Subte y en el Hospital Francés.

Quiénes son los dirigentes políticos baleados desde la vuelta de la democracia

El crimen de Mariano, el reclamo popular por justicia y los intentos de encubrimiento que se convirtieron en ataques públicos por parte del gobierno y oficialistas al Partido Obrero, a los trabajadores ferroviarios y a sus compañeros, pusieron de relieve todo este entramado. La masacre de Once, sucedida meses después, había sido preanunciada por el crimen de Mariano Ferreyra: contratistas truchas y corruptas, precariedad laboral y negociados encabezados por los mismos funcionarios, que fueron todos sostenidos.

Estos temas, el trasfondo del asesinato de Mariano: la precarización y tercerización laboral, la privatización ferroviaria y las direcciones sindicales burocráticas y mafiosas sostenidas por el Estado siguen planteadas en nuestros días.

Durante los diez años que transcurrieron, los gobiernos se han encargado de preservar la precarización del trabajo. En el ferrocarril (donde con esta lucha conquistaron el pase a planta más de 2.000 trabajadores) la tercerización fue reintroducida en diferentes áreas, que además fragmentan y dividen a los trabajadores. Las empresas tercerizadoras impiden la organización sindical y persiguen y despiden.

La historia de vida de Mariano Ferreyra

De forma más generalizada, la precarización laboral se ha desarrollado y se ha convertido en una cuestión de Estado, mostrando que la situación en el ferrocarril no era una excepción sino una estrategia. El trabajo precario sobre el que se sostuvo el crecimiento económico durante los gobiernos K se extendió durante el macrismo, que tenía en agenda junto a la reforma jubilatoria, la reforma laboral –frenada solamente por la crisis generada en torno a aquella. Hoy, la “legalización” de la precariedad laboral es el eje de la reforma laboral que están buscando introducir gremio por gremio y que está orientada por los “consejos” del FMI.

Hoy, la defensa de los derechos laborales, los convenios colectivos de trabajo y el trabajo genuino, que va de la mano de la lucha contra el hambre, es una de las principales causas que se presentan para los trabajadores. La tercerización laboral fue la que hizo posible también los centenares de miles de despidos en la pandemia y que bajo este pretexto pretenden extender a todas la clase obrera en el país.

Lo mismo vale para las direcciones sindicales. En estos diez años permitieron los ataques del macrismo a los trabajadores y ahora son la pieza clave para introducir en los gremios la destrucción de los derechos laborales, mientras garantizan sus propios beneficios. Consolidada como una burocracia empresarial, sostenida por el Estado y socia de las patronales explotadoras, forman parte de la ofensiva contra los trabajadores.

Murió José Pedraza, condenado por la muerte de Mariano Ferreyra

A diez años del crimen de Mariano Ferreyra recordamos su vida, que desde muy joven aún había estado atravesada por la lucha contra las alianzas de los gobiernos con las burocracias sindicales contra los trabajadores, uniendo a estudiantes y trabajadores. Levantar su bandera para el presente para terminar con un régimen cuyos pilares son, justamente, los que llevaron a su asesinato: la precarización y superexplotación laboral, la burocracia sindical y los negociados empresariales bajo el ala del Estado es nuestro homenaje.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5194

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.