lunes 15 de agosto de 2022
OPINIóN Análisis económico

A 20 años del 2001 la sociedad no encuentra el equilibrio estado-mercado

Las demandas sociales se multiplican en un esquema como el actual y se puede llegar a un nivel de hartazgo social mucho antes de convivir con el 20% de desempleo de aquel entonces.

17-12-2021 17:32

El modelo económico de los 90’s aparentaba ser un éxito, había logrado estabilizar las variables nominales y a partir de allí conseguir estabilidad real. Sin embargo, una lección que ya debería tomarse en la actualidad es que no alcanza solo con la estabilidad macro.

El desempleo había alcanzado cifras superiores al 15% en forma sistemática, el tejido productivo se había roto y había fuertes demandas sociales en una economía que se había estancado desde el año 1998.

La crisis de 2001 y las lecciones no aprendidas del pasado

Actualmente faltan 2 millones de desocupados adicionales para estar en una situación similar. La distancia cuantitativa no es solo el determinante para sentirse alejado de aquella situación de caos. La solidaridad en ese momento se encontraba únicamente en el mercado, en la actualidad el estado tiene herramientas para contener a esos sectores postergados. Claro que el abuso del estado puede atentar contra la estabilidad macroeconómica y es lo que sucede actualmente.

El país no logró encontrar ese equilibrio estado-mercado que permita al país desarrollarse con inclusión social. Esto último fue pregonado por el gobierno kirchnerista, el modelo con inclusión es muy deseable pero ¿dónde está esa inclusión con el actual nivel de pobreza? Sucede que no hubo inclusión sino protección social.

A 20 años de la crisis de 2001: del principio de ilusión al de realidad

Las demandas sociales se multiplican en un esquema como el actual y se puede llegar a un nivel de hartazgo social mucho antes de convivir con el 20% de desempleo de aquel entonces. Estado y mercado se van condicionando mutuamente y ahora la sociedad civil es la que tiene más demandas sociales pero que están fragmentadas entre quienes quieren más mercado (menos impuestos y gasto) y más estado (más asistencialismo).

No haber encontrado ese equilibrio en 20 años nos hace reflexionar acerca de que se puede estar frente a una nueva situación de estallido, el detonante puede ser cualquier evento. Falta con ver lo que sucedió en países de la región donde la conflictividad surgió a través de eventos minúsculos pero desnudaron todo el descontento. Descontento amplificado y encerrado en más de un año de confinamiento.

Diciembre de 2001: ¿una crisis inaplazable?

La peor consecuencia de la crisis del 2001 fue la vara que dejó para los años subsiguientes. Actualmente muchos se preguntan ¿cuándo explota esto? 40% de pobreza y doble dígito de desocupación parece suficiente para decir que ya estalló, sucede que (más en diciembre) todo parece ir bien luego de aquel momento en el cual hubo que lamentar muertes, convivir con la acefalía política y atravesar una caída de doble dígito de la actividad económica.