OPINIóN
Mariela Reiman*

Inteligencia Artificial: GPT se llama el nuevo "cuco" de las aulas

Los docentes pasaron del terror al “copy-paste” al futuro negro del Chat GPT, la aplicación de IA que responde, traduce, resume y hace trabajos a medida para los alumnos.

Inteligencia artificial 20220418
Inteligencia artificial. | pixabay

En las últimas semanas, somos muchas las personas que estamos girando alrededor de ChatGPT, el modelo de inteligencia artificial que genera de forma autónoma textos, responde, traduce, resume, entre otras tareas.  

La inteligencia artificial lleva a una escala inimaginable muchos de los desafíos sobre ética, privacidad y exclusión que ya conocemos del mundo digital. 

Si bien se trata de un desarrollo revolucionario, evidentemente su expansión está desviando el foco de las preguntas esenciales sobre la irrupción de la IA y su impacto en los derechos de infancia. ¿A qué deberíamos estar atentos?

La Inteligencia Artificial puede ofrecer nuevas posibilidades para la educación. En vez de preocuparnos por las monografías que arroja ChatGPT (como hasta recién nos preocupaba el copy-paste), ¿por qué no re-pensar qué queremos evaluar y cómo? ¿Por qué no aprovechar Chat GPT para estimular la curiosidad ante infinidad de temas e intereses y potenciar la creatividad? 

Desde predecir con los estudiantes qué palabras usará ChatGPT ante determinada pregunta, hipotetizar, saber preguntar y buscar, discernir, valorar la información o respuesta, comparar con otras fuentes, hasta proponer simulación de situaciones, son infinitas las posibilidades didácticas que se presentan. 

Como con toda tecnología lo importante es que la utilicemos bien para alguna actividad que tenga sentido y en los momentos adecuados.

En vez de preocuparnos por las monografías que arroja Chat GPT (como hasta recién nos preocupaba el copy-paste), ¿por qué no re-pensar qué queremos evaluar y cómo?

La mayor parte de la IA hoy trabaja por aprendizaje automático. Eso significa que genera patrones a partir de datos existentes para tomar decisiones. Si esos datos están cargados con sesgos discriminatorios que la sociedad ya tiene reproducen inequidades en las búsquedas y contenidos sugeridos. ¿Cómo evitar los sesgos que potencian las desigualdades? ¿Cómo logramos una tecnología más humana, diversa e inclusiva?  

 

 GPT se llama el nuevo "cuco" de las aulas 

La inteligencia artificial requiere de la recopilación permanente de datos para su funcionamiento. Las implicancias de esta dataficación cobran mayor importancia cuando hablamos de la infancia porque a través de juegos y dispositivos expone la privacidad de niños y niñas sin entendimiento suficiente y sin su consentimiento. 

Por otra parte, el aprendizaje de gustos, intereses y comportamientos genera predicciones y sugerencias que son cada vez más precisas y persuasivas y así las aplicaciones procuran mantener nuestra atención permanente. 

¿Cómo lograr la transparencia en la recopilación de datos? ¿Cómo lograr en este contexto que niños, niñas y adolescentes desarrollen una gestión equilibrada de conexión y desconexión?

Por último, es imprescindible entender las transformaciones que la IA puede generar en el mundo del trabajo. Más allá de pensar en el desafío de preparar a los adolescentes para un contexto laboral cambiante, este nuevo desarrollo requiere la participación de jóvenes de distintos contextos e identidad de género a trabajar en este campo para garantizar equipos de desarrollo diversos e inclusivos que repercutan en tecnologías más justas y equitativas.

La Inteligencia Artificial entra al mercado laboral: Cuáles serán los empleos del futuro

En Chicos.net sabemos -por nuestro vasto recorrido de 25 años acompañando el crecimiento de la tecnología- que la aceleración de la digitalización a veces no nos da tiempo de pensar, reflexionar y desarrollar a tiempo estrategias para educar. Hoy en día, se está generando una brecha inabordable entre el ritmo de los cambios y nuestra capacidad de comprensión. 

El escenario de crecimiento exponencial de la Inteligencia Artificial exige, más que nunca, una mirada integral y holística de la infancia en la sociedad digital. 

Brindarles herramientas que estimulen el pensamiento crítico y una mirada ética para que puedan constituirse como usuarios responsables que lideren el uso de tecnologías emergentes de manera humana, inclusiva y democrática.

*directora de Chicos.net.