lunes 27 de septiembre de 2021
OPINIóN Columna de la UB
27-07-2021 07:00
27-07-2021 07:00

Engaños y discriminación en anuncios publicitarios

Los anuncios publicitarios siempre son maravillosamente atractivos. Su música suele ser emotiva y envolvente. Y los mensajes que transmiten nos crean “la expectativa se hace realidad”, de acuerdo con el eslogan de la conocida marca de galletitas.

27-07-2021 07:00

Los anuncios publicitarios siempre son maravillosamente atractivos. Su música suele ser emotiva y envolvente. Y los mensajes que transmiten nos crean “la expectativa se hace realidad”, de acuerdo con el eslogan de la conocida marca de galletitas.

¿Pero cuántas veces hemos vivido en carne propia que nos vendan gato por liebre? Que lo precisado en la publicidad comercial no coincidía en nada con lo efectivamente adquirido. Desde aquel famoso anuncio en el que se promocionaba una hamburguesa supuestamente elaborada con lomo, y era de cuadril, hasta aquella publicidad que aseguraba que unas zapatillas tonificadoras para caminar quemaban más calorías y mejoraban la salud, y en realidad la empresa no pudo acreditar científicamente ninguna de esas afirmaciones.

Condenan a supermercado por publicidad engañosa

O esa bebida energizante que afirmaba darte alas y, ante una denuncia colectiva de consumidores que se sintieron engañados, tampoco pudo acreditar con aval científico que diera más alas que las que da un café.

O esa conocida empresa aérea low cost que, hace unos años, publicitaba pasajes de cabotaje por tramo desde 9 pesos y, en realidad, resultaba ser que el precio efectivamente final era de 299 pesos, engañando a los potenciales adquirentes.

Lo cierto es que, si bien en materia publicitaria, no es obligatorio exhibir precios en los anuncios, ya casi ningún anunciante realiza piezas publicitarias sin precio. Pues publicitar un precio atractivo es una excelente manera de persuadir a los consumidores para que se tienten y adquieran lo promocionado.

Ahora bien, si se publicita voluntariamente con exhibición de precios, se debe cumplir con la normativa vigente.

Propaganda y engaño

Y si vemos anuncios gigantescos en los que un hipermercado nos promete un 20% de descuento en todos los productos abonando con tal tarjeta, pero nos remite mediante un pequeño asterisco a miles de productos excluidos de esa promoción, eso es también un engaño.

Capítulo aparte para alimentos o gaseosas que se promocionan en vía pública a un tentador precio sugerido, y cuando vamos a un comercio cercano a adquirirlo, el precio difiere en perjuicio del consumidor.

O más recientemente, cuando aseveran que un determinado barbijo elimina el 99% del COVID, sin informar en base a qué estudio sustentan su afirmación.

El fenómeno influencer en el marketing publicitario

La normativa vigente a escala nacional en materia de publicidad engañosa (artículo 11° del DNU 274/2019)hace referencia a cualquier clase de presentación que, mediante inexactitudes u ocultamientos, pueda inducir a error, engaño o confusión al potencial consumidor o usuario, respecto de características, precio o condiciones de comercialización de bienes o servicios. Y esta redacción es similar, en principio a la del artículo 1101°inciso a) del Código Civil y Comercial de la Nación.

Pero debemos agregar, a la publicidad engañosa, un tipo de anuncios que son más ilícitos aún y reafirman que, lamentablemente, aún quedan resabios de una cultura publicitaria que no se termina de deconstruir del todo, mostrando una falsa imagen de la mujer argentina, con estereotipos o encasillándola como única responsable de las tareas de limpieza del hogar o la elaboración de las comidas.

Multan a Reebok por publicidad engañosa

No hace mucho, para el Día del Niño, nos sorprendimos viendo que un hipermercado internacional promocionaba con “c” de campeón un karting de juguete con la imagen de un niño y, a su lado, con “c” de cocinera, hacía lo propio con una cocina de juguete con la imagen de una niña.

Y hace unos meses, como ya había pasado en España, una publicidad por el Día de la Madre, la venta de un moderno sistema de balde y trapo de piso discriminaba a la mujer, encasillándola exclusivamente en las tareas de limpieza de la cocina y aseverando que el mejor regalo para mamá era ese producto de limpieza.

El nuevo desafío de las agencias de publicidad

Por suerte, y a raíz de las quejas del público en redes sociales, en el presente hay muy pocos anuncios con estereotipos de género o discriminación hacia la mujer.

Lo que aún sí subsiste es la cultura publicitaria de las imágenes de mujeres de único cuerpo, como si fuese uno solo el tipo de cuerpo de las mujeres. Y ésa es una manera de discriminar. Vale destacar que algunas empresas de cosmética ya emiten anuncios deconstruidos y con diversidad de cuerpos.

¿Democracia o publicidad engañosa?

Es de esperar que, con el rol preponderante de la utilización de redes sociales para criticara los anuncios engañosos y discriminatorios, sumado a la actuación de oficio de las autoridades de aplicación de la normativa protectoria de lealtad comercial, las prácticas aludidas vayan desapareciendo, en pos de una sociedad más justa e igualitaria.

 

* Jorge Surin, profesor titular de Derechos del Consumidor en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Belgrano.