martes 17 de mayo de 2022
OPINIóN
15-03-2022 15:44

Violación o desahogo sexual: ¿qué hacemos?

La ley, el orden social y la convivencia son quebrados y prevalece la arbitrariedad a de una banda acorde a su deseo o apetencia. El líder con atributos psicopáticos y perversos manipula a los otros, que se someten y renuncian a sus valores morales, causando mucho daño psíquico y de por vida.

15-03-2022 15:44

“Dale nomás, porque aunque grite y se retuerza, es lo que (ellas) quieren”, se excita uno mientras espera su turno, en un auto que se sacude en pleno Palermo Soho diurno. Los cuatro con las calzas por el suelo y dos que la van de “campana”. Hay que ser idiotas, sobre todo desalmados. Pero se rescata a la niña, dopada “al mango”. Una buena, sí, y por el resto ya se reclama en las redes por Justicia. Con mayúscula, ¿será que se la percibe minúscula? Y también porque les caiga la “ley con todo su peso”. Un ciudadano que no lee Filosofía del Derecho, pero que la piensa, se puede preguntar si existe una justicia “light” e imagina la letra chica de tinta invisible. Y despliega su sospecha paranoica. Ya los porteños ni el tango son melancólicos.

Una pintada reza que “todos los animales somos iguales” y una noche en “Rebelión en la Granja”, se agrega, “pero algunos somos más iguales que otros”. Así relata George Orwell, sabía de las andanzas del Gran Hermano. Discursos que aturden de “eufemismos”, hasta no saber de qué se está hablando: no es que el fulano se murió, sino que “pasó a mejor vida”. ¿Vive o qué?  O nos toman por idiotas o nos quieren hacer idiotas. Sospecho que ambas. Ya habrá un defensor que afirme que no la violaban sino que satisfacían su apetencia íntima reprimida, pero la de la joven.

Violación en Palermo: uno de los detenidos dijo estar "indignado, frustrado y lleno de cuestionamientos"

Pero también la de los chicos que sólo “el desahogo sexual” de semen derramado calma sus ansias. Y temo que en el Serrano Soho se repita la “gran Chubut”, donde un fiscal lo dijo, para escándalo nacional. Que por término antiguo, que por justificación espúrea, pero el fiscal apura un juicio abreviado, en que un imputado reconoce acoso sexual simple: sólo un leve “touch”, a través de la ropa, no más que una puñetera nada. Se arregla con pena de tres años en suspenso, un monto de dinero y un cambio de foja: ¿no era acaso “abuso sexual con acceso carnal gravemente ultrajante y agravado por la participación de dos o más personas?” Encima de una menor y les toca de ocho a veinte de cumplimiento efectivo.

La víctima está en condiciones de decidir, así dice su psicóloga, y quiere seguir su vida. Pero siempre que no sea en su contra. Por ello debe prevalecer la verdad, en un sentido o en el otro. Una violación o un abuso simple y que los imputados reconozcan su parte en la “fiesta”. De eso depende que se cierre el tema, justamente para poder “seguir viviendo”.

Violación grupal en Villa Dolores: 3 detenidos por abusar de una menor a la salida de un boliche

Constato, y no sólo en mi práctica, que la mayoría de las violaciones no son denunciadas, sobre todo las de la infancia y pubertad, que se hace recién muchos años después. Hay motivos: vergüenza, miedo, complicidades familiares, intimidación, otros.  En nuestro país sólo el 12,5% de las ofensas sexuales se denuncian, según la OMS el 5% y que de ellas, un cuarto de las mujeres se retractan y chau proceso. 

Pero allá en el lejano sur, el juez estalla y no acepta la propuesta del fiscal de un juicio abreviado ni el acuerdo confidencial, sospecha complicidades por ser los hijos del dinero. No dijo de su relevancia política ni que lo hayan apretado pero, sospechamos los lectores de a pie. Se fue de boca, sí, y la Cámara de Trelew da lugar al abreviado y el resto a juicio oral y público, que inició en marzo y ya la fiscalía reclama entre 10 años a 25 más perpetua. Veremos, veremos…

Pero el caso de Palermo Soho es diferente, los agarraron con la chica arriba del auto, las manos en la masa (un decir) y las pantalones bajos. ¿Será diferente? El prestidigitador René Laban, con su única mano y con su “más lento no puede ser”, te pasaba el engaño bajo tus narices. Esa es una sensación ciudadana de una rara impunidad, un elaborado cálculo, un desafío a la inteligencia, tenebrosos intereses y complicidades y que se terminan burlando de tu inteligencia. Es que uno sabe que hay algo que “no me cierra”.

Una adolescente denunció que fue violada por un compañero en el "Último Primer Día" de clases

La ley, el orden social y la convivencia son quebrados y prevalece la arbitrariedad a de una banda acorde a su deseo o apetencia. Ya lo saben los compañeritos de escuela de que son diferentes a ellos y que son violentos. El líder con atributos psicopáticos y perversos manipula a los otros de la banda que se someten y renuncian a sus valores morales. Sí, los habitados en sus familias, su club, su escuela. Pueden causar mucho daño  psíquico y de por vida. Y suya es la plena responsabilidad de los hechos que cometen.  

Mientras, el círculo de compañeritos observan, sufren por la víctima, sí, pero más temen ser objeto del sadismo de la jauría -no se ofendan los defensores de los lobos y hienas- y callan.  Por eso valoramos al matrimonio de panaderos: salen a enfrentarlos y detenerlos. Hay que dar valor a un acto valiente de ciudadanía comprometida. Ya el infausto Himmler dijo que si hubiera habido más oposición de la ciudadanía, muchos de los peores daños del nazismo no los hubieran cometido. Sí, la responsabilidad es de los actores, pero es necesario que la sociedad genere recursos y acciones para anticiparse y ciertamente se trata de una cuestión educativa. No tanto de educación sexual pues estamos en el dominio de lo conflictivo y lo violento. En esa dirección se han desarrollado trabajos maravillosos con niños y jóvenes en nuestras escuelas, en la creación de reglas de convivencia y el hacerlas cumplir por parte de estudiantes y docentes. Pero más aún en el trabajo sobre emociones, conflicto y convivencia con los niños desde la escuela inicial y su formación en comunicación, resolución de disputas y negociación. Haya cada mediador de séptimo grado talentoso en apagar incendios…. Para hoy, el tema es como atender situaciones de “bullying”, cuna incipiente de los muchachos de Serrano y entrenar a docentes y estudiantes, a líderes y socios de clubes, para prevenir hechos, saber  intervenir, contrarrestar y proteger a los que son atrapados como víctimas del abuso verbal, físico y moral y de habilitar al círculo de testigos para que intervenga. A que hablen, a que hagan. Hay experiencias sumamente logradas en varios países. Esa sí es nuestra responsabilidad. No barrer la basura debajo de la alfombra.

Mientras, alentemos a que la vara de la Justicia esté a la misma altura y al alcance de todos. Alta en el cielo nuestra Constitución y nuestra dignidad ciudadana.   

 

* Juan Tausk. Psicoanalista, negociador, profesor universitario, escritor, coreuta.

En esta Nota