jueves 20 de febrero de 2020 | Suscribite
OPINIóN / Desaparición del soldado Alberto Ledo
miércoles 27 noviembre, 2019

"Existe un ánimo de revanchismo contra César Milani", dice su biógrafo

El abogado Gustavo Feldman, que lo defendió en las causas de delitos de lesa humanidad, afirma que es inconcebible que se lo condene.

por Gustavo Esteban Feldman

César Milani Foto: cedoc
miércoles 27 noviembre, 2019

En el marco de la presentación del veredicto por la desaparición del soldado Alberto Ledo, en 1976, que el Tribunal Oral Federal de Tucumán presentará este viernes 29 de noviembre, y en el que están imputados el ex jefe del Ejército César Milani y al ex capitán Esteban Sanguinetti, el abogado se refiere a la causa y sus detalles.

A continuación, su opinión:

1. Los casos de Milagro Sala y César Milani iniciaron un plan de persecución y prisionización al margen de la ley. Con engendros jurídicos como la perversa doctrina del “poder residual”,  que lleva el apellido del todavía camarista federal capitalino o la advertencia extorsiva de declarar a los delitos de funcionarios públicos como imprescriptibles. 

2. Hubo contra César Milani una confabulación judicial política y mediática. Jueces títeres, fiscales cobardes, ministros oportunistas y venales; y títeres buchones disfrazados de panelistas televisivos.

Milani liberado: su pasado y presente como miembro del Ejército


3. El Tribunal de La Rioja al absolver a Milani expuso lo que vengo afirmando desde 2016. Milani fue totalmente ajeno a cualquier accionar delictual en La Rioja. Ni lo que hizo fue delictual, y no hizo lo que dijeron -y aun dicen- que hizo.


4. Milani fue ajeno a los hechos por los que fue detenido y enjuiciado y estos hechos no fueron delictuales. Las pruebas en La Rioja lo desincriminan totalmente. Milani fue siempre inocente, pero debió demostrarlo para recuperar su libertad. Milani fue un rehén que pagó su liberación con dos años y siete meses de cárcel.


5. En el caso del soldado Alberto Ledo es inconcebible que se lo condene. Solamente un proceder obscuro puede derivar en una condena. No existe el acta original  pretendidamente  “firmada” por Milani, se trata de una imagen inserta en una fotocopia. De las 55 actas labradas por subtenientes  por la desaparición de personas bajo bandera , nunca se usó ese instrumento para incriminar a ningún subteniente: solamente el subteniente César Milani fue indagado y procesado, los otros 54 nunca fueron citados ni siquiera como testigos por la total ajenidad del labrante del acta con la desaparición. De los pocos testigos de la acusación que declararon, la mayoría fue desistida por la fiscalía y la querella, ninguno pudo afirmar bajo juramento que Ledo fue asistente de Milani.

Hay más de diez testigos que afirman que Ledo y Milani ni siquiera se conocieron personalmente.


6. El único crimen de Milani fue haber conducido el ejército con una impronta personal adscripta a un proyecto nacional y popular. Desde la proclama fundacional del Ejército pergeñada por Mariano Moreno hubo sólo dos experiencias de conducción de la Fuerza con verdadero comprosimo democrático, la que encabezó en los noventa el General Martín Balza y la que llevó adelante César Milani. Esta última además, con una capacidad de mando que molestó a muchos por su compromiso con los postulados políticos del Gobierno Nacional.

César Milani: "No soy el genocida que quisieron inventar"


7. Estos tiempos de hoy son los peores de la Justicia Federal desde 1854. La degradación alcanzada, sin lugar a dudas, ameritará una revisión integral del funcionamiento pasado, con la mira puesta en cambios sustanciales para borrar el tinte feudal y despótico de la corporación más camaleónica de la República.

8. Existe un ánimo de revanchismo contra Milani: sino, no se justifica que Olivera hijo hable de soborno a los jueces que lo absolvieron en La Rioja, o que la Sra. de  Ledo hable de la parcialidad a favor de Milani del Tribunal Oral de Tucumán. Parece que existe un imperativo de condena respecto de Milani en las causas de La Rioja, de Tucumán o de cualquier otra; del subteniente Milani o del Teniente General Milani. Se dan cosas inexplicables. La familia de Ledo a instancias de los organismos ofrece un testigo evidentemente falso, que se reivindica como nazi y que no figura en la nómina del Ejército; y a la cuñada de Milani que copia el discurso de Carrió y lo vincula con la muerte de Nismam, las combis negras y el fusilamiento de Dorrego. Vergonzoso.

Hebe de Bonafini celebró la absolución de Milani: "Sabía que era inocente"

9.  Es posible también que  los que supuestamente escriben la página progre del periodismo argentino o la escribían, traten del descalificar a los testigos ofrecidos por la defensa y al propio perito documentólogo que dijo que la imagen que se ve en la fotocopia simple del acta de deserción no es de puño y letra de Milani, no coincide con ninguna firma de Milani. Atención que también aparecen ahora los que tergiversan gramaticalmente los dichos para hacerlos aparecer como una confesión.

10. A mediados del 2016 desde la defensa planteamos una verdadera hipótesis de investigación que la desidia del Fiscal Brito y la comodidad del Juez Poviña desecharon sin siquiera evaluar la propuesta. El plan criminal específico de privación de libertad y muerte de los conscriptos lo pergeñó, diseño y ejecutó Inteligencia del Ejército, como lo dicen Fermin Mignone y Augusto Comte McDonald en un informe del CELS que en ese 2016 acompañamos a la causa. Milani siendo subteniente con 20 años no estaba en la estructura de inteligencia ni podía estarlo, como al día de hoy un subteniente no puede estar en esa área.

 

El crimen perfecto no es aquel en el cual no se descubre a su autor sino aquel cuya pena recae en un inocente.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4911

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.