martes 03 de agosto de 2021
OPINIóN Discurso de Alberto Fenández
03-03-2021 20:24

Privilegios para Cristina y migajas para todos (nosotros)

Mientras Cristina Fernández reclama percibir mensualmente la suma obscena de dos millones de pesos, más un retroactivo de 100 millones; el presidente anuncia el pago de dos bonos extraordinarios de $ 1500 pesos para los jubilados.

03-03-2021 20:24

Mientras el Presidente, en la apertura de las sesiones ordinarias del Congreso de la Nación, afirmó que se preservaron los haberes de jubilados, sin ningún dato que respalde esta aseveración, y la actual vicepresidenta aguarda que la Cámara Federal de la Seguridad Social confirme la sentencia que le permitiría cobrar dos asignaciones mensuales vitalicias (dos beneficios de privilegio y un suculento retroactivo sin tributar el impuesto a las ganancias, además del sueldo), su gobierno ofrece migajas a los jubilados de a pie.

En efecto, mientras CFK reclama percibir mensualmente la suma obscena de dos millones de pesos, más un retroactivo de 100 millones; el gobierno que conduce anuncia el pago de dos bonos extraordinarios de $ 1500 pesos para los jubilados, cuyos haberes no superen los $ 30.856, los “pobres”, según las categorías del INDEC. Bonos equivalentes a 2 kilos y medio de asado, un corte históricamente económico al alcance de los bolsillos de todos, se ha transformado en un insólito lujo al que los jubilados ya no pueden acceder, en el marco de la economía popular que el gobierno dice poner en práctica.

Luego de un año de incrementos fijados discrecionalmente por el Poder Ejecutivo y tras la sanción de una fórmula jubilatoria regresiva e inconstitucional, que deja a los jubilados por debajo de la inflación, ahora llegó el anuncio de los bonos.

Luego de un año de incrementos fijados discrecionalmente por el Poder Ejecutivo y tras la sanción de una fórmula jubilatoria regresiva e inconstitucional, que deja a los jubilados por debajo de la inflación, ahora llegó el anuncio de los bonos

Estos bonos son, una vez más, un parche, son discrecionales, temporales, no tiene continuidad y benefician a unos pocos.

Todo jubilado debe poder conservar una situación patrimonial proporcional a la que le correspondería de haber continuado en actividad, para poder hacer frente a su costo de vida. Lamentablemente, casi ningún jubilado lo logra. Resulta increíble escuchar al Presidente decir que “se reforzó la jubilación mínima, se preservaron los derechos de los jubilados aumentando sus haberes y otorgando bonos adicionales”. ¿Habrá contemplado cómo vive un jubilado que percibe la jubilación mínima? Cuatro millones de jubilados intentan sobrevivir con poco más de $ 20mil. ¿De qué país habla el presidente? Claramente, no de la Argentina que gobierna.

Todos los nombres del Vacunatorio VIP: los amigos de Ginés González García

La jubilación mínima es miserable y los bonos son solo migajas. Esas migajas a las que tienen acostumbrados a nuestros adultos mayores. Migajas son los montos de las jubilaciones que no se liquidan correctamente y obligan al jubilado a litigar, luego de haber aportado toda su vida. Migajas es la cantidad de sentencias que el Ansesliquida, cuando debiera cumplir con todas y cada una de ellas; La Vicepresidenta supo referirse a funcionarios/as que no funcionan, pero, ¿quiere el Gobierno que funcionen y cumplan las sentencias que benefician a los jubilados?. Cada vez son menos las sentencias que la Anses paga y resulta imposible saber si se respeta el orden de prelación en el pago que por ley corresponde. Migajas son los montos de las liquidaciones de sentencias que efectúa la Anses erróneamente, por menos monto del que conforme la sentencia de reajuste le corresponde al jubilado, obligándolo a seguir litigando. Migajas es un haber mínimo, menor al costo de la canasta básica de consumo.

Cuando los aumentos son discrecionales, cuando lo que se paga no les alcanza para cubrir sus necesidades, cuando no se respeta la verdadera movilidad, intentando repararla con un bono que es solo un parche, cuando no se pagan todas las sentencias, cuando se liquida una sentencia incorrectamente, o cuando la Anses trabaja a tiempo parcial, aun siendo un servicio esencial, se demuestra que los jubilados no solamente no son una prioridad, sino que se hace todo lo que está al alcance para extinguir a los pasivos que se transforman en una carga fiscal que, además, no suele acompañar con su voto al oficialismo. Y no olvidarlo, este es un año de elecciones. El Gobierno prefiere mejorar las finanzas de otros clientes más fiables y duraderos (la mitad de los argentinos recibe, al menos, un plan social), el gasto por empleo público bate records en los tres niveles estatales.

Dos Argentinas que conviven: el país del Estado ausente  y el país de los poderosos, de los enriquecidos a costa del Estado 

El Presidente en su último discurso se incluye en un supuesto “gobierno sensible que corrige sus errores”, pero sin temor a equivocarme, puedo afirmar que el oficialismo no ha demostrado la más mínima sensibilidad para con los jubilados, sino todo lo contrario, y que mejor prueba que las vacunas que les robaron a través del impune vacunatorio VIP.

Dos Argentinas que conviven: el país del Estado ausente (sin justicia, sin salud, sin seguridad, sin educación, sin justicia social), y por otro, el país de los poderosos, de los enriquecidos a costa del Estado (políticos o empresarios amigos). Una vicepresidenta que intenta percibir dos beneficios de privilegio, violando manifiestamente la ley y todo sentido común, mientras ofrecen a los jubilados dos míseros bonos. Jóvenes funcionarios y/o amigos del poder con acceso a vacunatorios vip, mientras a nuestros abuelos se les va la vida encerrados en sus casas esperando. Lamentablemente libertad, igualdad y solidaridad son palabras grandes e importantes que, en la cansina y cansadora retórica del gobierno, aparecen gastadas, vacías de contenido, y su uso permanente en los discursos oficiales no alcanza para disimular las intenciones de quienes han venido a dejarnos huérfanos de república y de derechos, al tiempo que se encargan de profundizar sus privilegios y multiplicar la pobreza redituable electoralmente. Lo demás es descartable.

*Dirigente Coalición Cívica ARI de la Provincia de Buenos Aires.