viernes 17 de septiembre de 2021
OPINIóN Elecciones y coronavirus
06-09-2021 20:24

Votar no es un riesgo, es salud para nuestra democracia

Las PASO son una forma de ejercer el poder ciudadano y está todo pensado para evitar contagios de Covid. Hay que llevar tranquilidad a los argentinos.

06-09-2021 20:24

La pandemia de Covid-19 ha modificado los más diversos aspectos de nuestra vida cotidiana, especialmente en aquellas actividades que tienen lugar en el espacio público. La primera reacción fue prohibirlas o limitarlas al máximo posible bajo la consigna de “Quedate en casa”. En ese contexto, sin embargo, se llevaron adelante en el país varias elecciones provinciales y municipales, que demostraron que se podía votar de manera segura y sin riesgo para la salud. En ningún caso, tras los comicios, se evidenció un aumento de contagios.

PASO 2021: 8 preguntas básicas y todo lo que hay que saber antes de votar

Antes de que la evidencia desterrara la idea, llegó incluso a debatirse la posibilidad de suspender las elecciones, bajo el pronóstico de que pronto la situación mejoraría. No obstante, ante la incertidumbre y para evitar que la pandemia sea utilizada estratégicamente por los gobiernos para esquivar las urnas, pronto los especialistas y organizaciones de la sociedad civil comenzaron a advertir sobre la necesidad de ratificar una fecha cierta. Según IDEA Internacional, desde que comenzó la pandemia se pospusieron 42 elecciones y referendos nacionales, de las cuales 29 ya fueron llevados a cabo. Entre las que aún faltan se encuentran nuestras elecciones legislativas, cuyas primarias celebraremos el 12 de septiembre y las generales el 14 de noviembre. En cambio, en 110 países los comicios nacionales fueron realizados en la fecha prevista sin ningún impacto sanitario de consideración.

Los países que celebraron elecciones durante la pandemia, o que las celebrarán dentro de poco, debieron adoptar protocolos especiales para reducir al máximo la probabilidad de contagios. Además de las ya conocidas medidas de bioseguridad, hubo también esfuerzos por adaptar la logística electoral al nuevo contexto; por ejemplo, se extendieron los horarios de votación e incluso se votó durante más de una jornada; se implementaron o extendieron las modalidades de voto anticipado y/o urna móvil; y se fijaron franjas horarias para evitar aglomeraciones de electores. Estos paquetes de medidas, en diversas latitudes, fueron efectivos para prevenir la propagación del virus.

El temor al contagio parece haber desincentivado en forma moderada la concurrencia a las urnas,

El otro aspecto que puede medirse de la experiencia internacional es el de la participación. En principio, el temor al contagio parece haber desincentivado en forma moderada la concurrencia a las urnas, sobre todo en las elecciones que se celebraron de forma previa al avance de las campañas de vacunación. El contexto actual es muy distinto al de hace un año atrás; hoy tenemos mucho más claro cómo son las vías de contagio y, fundamentalmente, contamos con vacunas para frenar la propagación de casos y evitar consecuencias graves. Están dadas las condiciones para votar seguro y participar de las elecciones legislativas nacionales, mediante las cuales se renovará la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado. Más allá de la obligatoriedad del voto en nuestro país, vale la pena hacerlo por la relevancia de los cargos en juego y para fortalecer la democracia que tanto nos costó conseguir.

Al ir a votar, estaremos cuidando la salud de nuestra democracia

En este marco es necesario comunicar que se han diseñado medidas para que la ciudadanía ejerza un voto seguro. Para nuestras elecciones primarias del 12 de septiembre, por ejemplo, se ha ampliado la cantidad de establecimientos para evitar aglomeraciones, habrá un facilitador sanitario responsable del cumplimiento del protocolo de bioseguridad y durante toda la jornada habrá limpieza y desinfección de las áreas comunes.  Además, en la Ciudad de Buenos Aires, se implementará una campaña de testeo masivo, previa a la jornada, para todas las personas que desempeñen funciones en las mesas y los establecimientos de votación. Asimismo, las personas mayores de 70 años tendrán prioridad para votar durante toda la jornada. Los electores debemos usar el tapabocas, respetar el distanciamiento social, consultar el padrón para llevar anotado la mesa y el número de orden que nos tocó, tener nuestra propia birome para firmar el padrón, cerrar el sobre sin utilizar saliva y retirarnos luego de efectuar el voto. Con estas medidas, al ir a votar, estaremos cuidando la salud de nuestra democracia.

*Ex secretario de Asuntos Políticos e Institucionales de la Nación (2015-2019).