4th de March de 2021
POLICIA la fiesta clandestina de los jugadores de vÉlez
06-12-2020 02:50

Acusan por el ataque sexual en un country a un DT del ascenso

El principal acusado es Juan José Acosta Delbene, ex entrenador de la reserva de Defensa y Justicia. Allanaron su casa pero no lo encontraron.

06-12-2020 02:50

La fiscal que investiga el abuso sexual de una joven en medio de una fiesta clandestina que organizó un jugador del plantel profesional de Vélez Sarsfield pidió la detención de un entrenador de fútbol. Se trata de Juan José Acuña Delbene (42), quien fue apuntado por la amiga de la víctima y principal testigo del caso, aunque hasta el cierre de la presente edición se encontraba prófugo de la Justicia. 

Acuña Delbene está acusado por “abuso sexual agravado”, un delito que prevé penas de hasta 20 años de prisión. El principal sospechoso es uno de los mejores amigos de Juan Martín Lucero (29), el delantero que alquiló la casa en el country Camino Real de San Isidro, donde el jueves pasado una chica de 28 años denunció haber sido abusada en una de las habitaciones de la planta alta.  

Según fuentes policiales, el acusado vive con su esposa y su hijo de 18 años en la calle Primera Junta al 500, en el partido de Quilmes. Cuando la policía fue a detenerlo su mujer informó que su marido no se encontraba porque lo había echado después de enterarse de que había participado de la fiesta en la casa del country. 

De acuerdo a los voceros, los investigadores allanaron el domicilio y secuestraron distintos elementos de interés para la causa, como el auto Chevrolet Onix en el que presuntamente el acusado llegó a Camino Real y cuatro teléfonos celulares que serán analizados por expertos para saber con quién se comunicó antes y después del presunto ataque sexual. 

Las fuentes señalaron que, además del operativo en Quilmes, la fiscal Laura Zyseskind, a cargo de la Unidad de Violencia de Género de San Isidro, solicitó otro allanamiento para esclarecer los robos que sufrieron al menos tres mujeres que participaron de la fiesta, entre ellas la denunciante y su amiga. 

Este operativo se realizó en la madrugada pasada en una casa de la calle Fray Justo Santa María de Oro al 5500, partido de Tres de Febrero. Allí encontraron la billetera de una de las víctimas y demoraron a dos mujeres, una joven de 23 años y una mujer de 60. Además, se llevaron dos celulares y un vehículo marca Peugeot 206, patente GEU-945, de color gris.  

Acuña Delbene no es un destacado entrenador, aunque pasó por varios equipos del ascenso. Trabajó varios años en Defensa y Justicia, donde llegó a dirigir el equipo de reserva. En ese club conoció a Lucero, con quien aparentemente mantenía una amistad.   

En 2016, se hizo cargo de Argentino de Quilmes, equipo que milita en la Primera B, pero un año después renunció por los últimos malos resultados obtenidos. En total dirigió 38 partidos: ganó 16, empató 10 y perdió 12.

La denuncia.El caso se conoció este viernes apenas se supo que una joven de 18 años había denunciado haber sido abusada sexualmente por un hombre en una fiesta clandestina en la que estaban presentes varios jugadores de Vélez Sarsfield. 

En la presentación judicial, además de Lucero, aparecen mencionados Ricardo Centurión (27) Thiago Almada (19) y Miguel Brizuela (23), aunque ninguno de ellos tendría relación con el supuesto ataque sexual, según lo que pudo determinar la Justicia. Por esa razón fueron citados para que presten declaración como testigos. 

Según el testimonio de la amiga de la víctima y principal testigo, Lucero habría alquilado la casa en el country Camino Real, en la localidad de Boulogne, donde este jueves, cerca de las 6 de la tarde. 

“Centurión fue el que nos abrió la puerta”, le dijo la joven a la fiscal Zyseskind, que le tomó declaración a ella y a la víctima en el lugar donde presuntamente ocurrió el hecho. La mujer recordó que había varias mujeres más y hasta describió el lugar: “Es una casa de dos plantas que tiene un quincho cerrado, a la izquierda había una pileta con tres reposeras, donde estaban sentadas ellas (por las otras chicas)”. 

No había duda de que se trataba de una fiesta. “Algunas estaban bailando en el quincho”, aseguró en su declaración. Al parecer, el encuentro habría comenzado un par de horas antes.

La joven contó que cerca de las 9.30 de la noche comenzó a buscar a su amiga por la casa. Dijo que subió a la planta alta y advirtió que la puerta de una de las habitaciones estaba cerrada con llave. Más tarde, y preocupada porque no aparecía, regresó a la parte superior y encontró a la víctima desvanecida en la pieza a la que anteriormente no había podido ingresar.    

“Mi amiga estaba desmayada en la cama, con una jarra de plástico en la mano”, describió. De acuerdo a su versión, vio salir del lugar a un hombre de contextura robusta, pelado, de remera gris y bermuda de jean, que se estaba “subiendo los pantalones y riéndose”.  Según las fuentes, se trataría de Acuña.

 

El comunicado del barrio cerrado. “Es mejor no brindar información a la prensa”

La comisión directiva del country Camino Real de San Isidro, donde una joven de 28 años denunció haber sido abusada sexualmente en una fiesta clandestina en la que participaron jugadores del club Vélez Sarsfield, emitió un comunicado interno en el que le pide a los vecinos que “no brinden información a periodistas” ni realicen “declaraciones públicas”.

“Para no interferir con la investigación de la causa penal, hemos decidido que, por el momento, es mejor no brindar información alguna a la prensa y no efectuar declaraciones públicas a los periodistas. Sugerimos a todos los vecinos que mantengamos la prudencia y tranquilidad nece-saria para evitar que en el ingreso al barrio se genere algún incidente (ya han intentado entrevistar a quienes salían del Barrio abalanzándose en forma peligrosa sobre los vehículos) y que evitemos que esta penosa situación se agrave con algún hecho o declaración que involucre a los vecinos”, señala el comunicado.  

Sobre el presunto ataque sexual señalaron que hubo una “denuncia por abuso y robo” en una “reunión privada organizada por un locatario” (que sería Juan Martín Lucero, delantero de Vélez), que motivaron la intervención policial y judicial. 

“Desde el primer momento, la Comisión Directiva y la empresa que brinda seguridad al Barrio colaboramos con la Policía para que pudiera llevar adelante su cometido sin interferencia y posibilitando un adecuado marco para la tarea de contención a las mujeres agraviadas”, se indica en el mensaje.  

A su vez, se informa que entregaron “toda la información” solicitada “para que la Policía y Fiscalía pudieran investigar lo sucedido (listado de ingresos, con horario de ingreso y salida y las fil-maciones pertinentes)”. “Este penoso hecho ha generado, actualmente, la exposición del barrio en todos los medios de información y, a su vez, la presencia de periodistas en el ingreso al Barrio durante la mañana de hoy y hasta el mediodía”, señala el comunicado.