28th de February de 2021
POLICIA tenÍa 14 años
19-12-2020 03:48

Arregló una cita por Instagram y apareció asesinada a golpes

Florencia Romano había desaparecido el sábado pasado. Su cuerpo, parcialmente quemado, fue hallado en un cauce de riego de la localidad de Maipú. La autopsia reveló que la atacaron a golpes y que también presentaba lesiones cortantes.

19-12-2020 03:48

Florencia Romano estuvo desaparecida cinco días. Su cuerpo fue encontrado semicalcinado y envuleto en mantas. La habían atacado a golpes. Antes del hallazgo ya había una pareja detenida por su presunto vínculo con el femicidio: eran las últimas personas que habían estado con la adolescente de 14 años, a la que habían contactado por redes sociales. 

El Cuerpo Médico Forense les informó ayer a los investigadores que el cuerpo hallado el día anterior en un cauce de riego a la altura de la calle Alsina al 2300, en la localidad mendocina de Maipú, es efectivamente el de Florencia. Faltaba la confirmación oficial, pero todo indicaba que se trataba de la joven desaparecida desde el 12 de diciembre último.

Pablo Arancibia (33) y Micaela Méndez (27) es la pareja que está detenida por la entonces desaparición de la adolescente. Ambos fueron apresados días atrás y el jueves pasado la fiscal del caso, Claudia Ríos, les imputó el delito de “femicidio en grado de coautoría”, que tiene una pena de prisión perpetua.

El caso. El sábado pasado Florencia salió de su casa en Guaymallén, supuestamente rumbo a la casa de amigas, pero en realidad se dirigió a la casa de la pareja detenida, en el departamento de Maipú. A la casa ubicada en el callejón Berra y Padre Vázquez llegó por la tarde y, se cree, no logró salir con vida.

Cuando la policía fue hasta la propiedad para preguntarles a los propietarios por el paradero de la adolescente, Arancibia reconoció que Florencia había estado allí pero dijo que por la tarde se fue y él mismo la acompañó hasta la parada de colectivo. El relato no los convenció y tanto él como su pareja quedaron detenidos. 

Los investigadores pudieron determinar que el acusado la había contactado por Instagram y que habían acordado encontrarse en esa vivienda, ese sábado. Allí una de las hipótesis apunta a que Arancibia habría intentado abusar de la adolescente y ella se defendió. Lo cierto es que la golpeó con violencia con el puño y con algún elemento contundente, según la autopsia. Florencia gritó y pidió ayuda. 

Una vecina escuchó los pedidos de auxilio desesperados de una mujer y llamó al 911 para pedir ayuda. Pero del otro lado del teléfono recibió todo menos colaboración. La auxiliar de policía del Centro Estratégico de Operaciones no le dio curso a la llamada y desestimó la denuncia, por lo que fue pasada a disponibilidad (ver aparte). 

Florencia fue atacada a golpes. Su cuerpo tenía lesiones cortantes, hematomas en gran parte del cuerpo y fractura nasal y de cráneo, según el informe preliminar de autopsia. 

Luego su atacante incineró parcialmente el cuerpo, lo envolvió con una manta y lo descartó en un cauce de riego. Se cree que en esta última maniobra habría participado Méndez y que, tal vez, no haya estado presente en el momento del asesinato, según precisaron los medios locales.

Cinco días después, el cuerpo de Florencia fue hallado por personal de la Policía Científica y de la Unidad Fiscal de Homicidios en un cauce de riego en cercanías de un frigorífico. No es un caso aislado, ya que desde el 20 de marzo al 10 de diciembre último fueron asesinadas 194 mujeres por su condición de mujer, según el último informe de La Casa del Encuentro. 

En conferencia de prensa el fiscal jefe de Homicidios Fernando Guzzo informó sobre el hallazgo del cuerpo y destacó que “en principio coincide con las características” de la adolescente, lo que más tarde se confirmó en el laboratorio de Genética Forense. 

Por su parte, la fiscal Ríos, en la misma jornada, pidió a los adolescentes y a sus padres tener cuidado “ante la captación en redes sociales”. Esta práctica se denomina grooming y es cuando un adulto mostrando su verdadera identidad o tomando una falsa se contacta con un menor con fines sexuales. Y puede desembocar en otros delitos. Como en el caso de Florencia, que terminaron asesinándola. 

Reclamos. “El femicidio de Florencia vuelve a demostrar con absoluta claridad la responsabilidad estatal. Por un lado, el caso está repleto de irregularidades, un llamado al 911 en el que se denunciaba un ataque a una mujer que la policía desestimó, cuando la familia radicó la denuncia en la Fiscalía, no comenzó la búsqueda, los rastrillajes no dieron con la mochila de Florencia cerca de la casa de los detenidos en tiempo y forma, el propio cuerpo de la víctima estaba en la zona de rastrillaje pero no fue encontrado hasta tres días después”, sostuvo Vanina Biasi, militante del Polo Obrero que convocó a una marcha ayer a la casa de la provincia de Mendoza en Capital Federal. 

Pero además explicó que el acusado que tenía “una aparente práctica delictiva de captación de menores”. “Existían denuncias previas contra el asesino que no abrieron curso al seguimiento del acusado y una aparente práctica delictiva de captación de menores por internet que requiere necesariamente de la complicidad del Estado para desarrollarse en el tiempo. Exigimos justicia por Florencia Romano: los responsables del tardío accionar en su búsqueda, tanto del Poder Judicial como la Policía y el gobierno provincial son responsables”, sostuvo Biasi. 

En Mendoza se replicó también el pedido de justicia. Allí se concentraron en el kilómetro cero para reclamar por “Ni una menos”.

 


 

No hubo respuesta del 911

L.N.

El dato que surgió de la investigación eriza la piel: el crimen de Florencia Romano pudo evitarse si la operadora del 911 hubiese reportado una denuncia que recibió el mismo sábado a las 18.58. 

Una mujer llamó al Centro Estratégico Operativo (CEO) 911 de Mendoza para denunciar una situación de violencia de género pero la operadora no le dio curso. Según las grabaciones, la vecina aseguró haber escuchado gritos de auxilio que provenían del domicilio de los acusados, Pablo Arancibia y Micaela Méndez. 

Los investigadores están seguros que la persona que gritaba era Florencia. 

A raíz de ello, el director general de la Policía de Mendoza, comisario general Roberto Munives, ordenó pasar a disponibilidad a la auxiliar de la fuerza.

La operadora, que hace más de 13 años que trabaja en la fuerza, fue citada a declarar para que dé las explicaciones del caso. “Lo irónico fue que justamente una mujer fue la que cortó un llamado donde se denunciaba violencia de género”, reconoció el jefe de los fiscales, Fernando Guzzo.

 

 

La sorpresa de los amigos: “Nunca pensamos que podría hacer algo así”

L.N.

Los amigos de los acusados están impactados como todos en Mendoza. “Tengo una mezcla de bronca, indignación e impotencia”, reconoció uno de los amigos de Pablo Arancibia, uno de los dos detenidos que tiene el caso. 

El joven contó en su cuenta de Facebook que hasta hace un tiempo se juntaban a comer asados y que nunca mostró alguna actitud extraña como para pensar que podría estar involucrado en un hecho así.  

“Hasta hace un tiempo nos juntábamos a comer asados, después se cambió a ese departamento (en Gutiérrez) y perdimos el rastro. Nunca mostró ninguna actitud que nos hiciera pensar que podría llegar a hacer algo así”, posteó. Sobre la pareja de Arancibia, que también está detenida, recordó que “Micaela siempre estaba con buena onda”. “Entre ellos jamás se peleaban”, señaló. 

Otro amigo del presunto homicida también expresó su sorpresa por la acusación. “Te enterás de que la persona con la que hiciste guardería, jardín, primaria, comiste asados, compartieron un vaso de fernet, se cagaron de risa, recordaban anécdotas de la primaria, del viaje de egresados de repente es un asesino... el mundo se te desploma totalmente por completo, pensás en tus hijos, en las veces que vino a casa y no te cabe jamás en la cabeza que ese pibe que creció con vos mató a una niña de 14 años”, escribió, según una recopilación de mensajes que publicó el diario Los Andes de Mendoza.

“Las personas tienen doble cara y a veces no lo vemos o no queremos verlo, ayer nos tocó de cerca. Solo pedimos justicia por Florencia Romano”, agregó otro amigo de Arancibia.

Una joven que conocía a los acusados del barrio aseguró tener el corazón destrozado: “Las veces que pasó delante de nosotras, las pibas de la cuadra, en el club, en la calle. Era un enfermo. Pudimos ser nosotras. Tengo el corazón destrozado, una nena con toda una vida por delante”, posteó.

En esta Nota