lunes 05 de diciembre de 2022

Caso Rawson | Vecinos y allegados del portero marcharon por su inocencia

Mientras el padrastro de Ángeles volvió a la casa familiar, familiares y amigos de Mangeri pidieron su liberación.

20-06-2013 00:29

Vecinos, familiares y amigos de Jorge Mangeri manifestaban esta noche su apoyo al portero de Ravignani 2360, en la puerta del mismo edificio donde se cree que mataron a Ángeles Rawson. Con aplausos y carteles, los participantes expresaron su respaldo a Mangeri, el único detenido que tiene la causa luego de que, en la madrugada del sábado, se autoinculpara en su declaración ante la fiscal María Paula Asaro.

Raúl Saettone, cuñado del encargado, explicó ante la prensa que la convocatoria era "por la justicia y liberación de Jorge". "No tendría que estar (detenido) mi cuñado jamás, nunca tendría que haber estado", se quejó el hombre. Según confirmó, el encargado del edificio aceptó ser defendido por el abogado Miguel Ángel Pierri. "Aceptó que (Miguel Angel) Pierri lo representara. "Creo en él, sabemos que es inocente", enfatizó.

Según volvió a denunciar su familia, Mangeri sufrió "presión, miedo, amenazas". "Anímicamente, obviamente que está mal, pero el trato es muy bueno, lo están cuidando", dijo el hombre. "Está protegiendo a mi hermana (enferma de cáncer)", supuso el familiar.

El suegro de Mangeri, también presente en la protesta, sostuvo que "esto es una injusticia" contra su yerno y remarcó: "Es un señor, lo conozco desde hace muchos años y no puede ser una persona como la que dicen".

Volver. Minutos antes de la marcha en favor del portero, el padrastro de Ángeles Rawson volvió al departamento que ocupaba la familia hasta el día en que fue hallado el cadáver de la adolescente, en una bolsa de basura, en el CEAMSE de José León Suárez.

Sergio Otapowski permaneció en la vivienda junto a su hijo durante 30 minutos, tras lo cual se retiraron llevando una caña de pescar. Al dejar el edificio, se retiró sin querer hablar con los periodistas. "Nada, nada, fuera", gritó el hombre. "Todo lo tiene el juez, que lo investigue", exclamó.

Otapowski, instructor de pesca con mosca y marido de la madre de Angeles, fue el "vocero" de la familia cuando su cadáver apareció el martes 11 de junio pasado en el predio del CEAMSE de José León Suárez. Sus apariciones mediáticas lo llevaron a quedar en el ojo de la tormenta y había versiones que lo relacionaban con el crimen de la chica.

Incluso, cuando el hombre llegó en la noche del viernes a la fiscalía para declarar de imprevisto, muchos especulaban con que podría llegar a quedar detenido a raíz de la aparición de un testigo que aportó la funcionaria de la cartera de Seguridad Cristina Caamaño.

Pero todas esas especulaciones se desvanecieron en la mañana del sábado cuando Mangeri declaraba como testigo y le dijo a la fiscal María Paula Asaro: "fui yo".

En esta Nota