lunes 27 de enero de 2020 | Suscribite
POLICIA / no hay datos de los autores
sábado 14 septiembre, 2019

El ataque a tiros contra el jefe de la Federal: cuatro teorías, cabos sueltos y muchas dudas

El comisario Mariano Valdés fue baleado en su auto a un costado de la autopista Buenos Aires-Rosario. De la hipótesis conspirativa a un robo o un conflicto personal.

por Leonardo Nieva

Sospechas. En mayo pasado fue descabezada la plana de la Delegación de Santa Fe. En la sede hallaron varias dosis de cocaína. Foto: cedoc
sábado 14 septiembre, 2019

El mes que viene se cumplirán seis años de uno de los atentados más graves en la ciudad de Rosario: el ataque a tiros contra la casa del por entonces gobernador Antonio Bonfatti. Lejos de retroceder, la espiral de violencia continúa hasta estos días. Esta semana dispararon contra el auto en el que viajaba el jefe de la Delegación Santa Fe de la Policía Federal Argentina (PFA), Mariano Ezequiel Valdés (51). En el medio hubo ataques a casas de jueces y fiscales, y a edificios judiciales. Todo muy normal.

Valdés recibió dos balazos: uno en el brazo derecho y otro en la ingle. Según su versión, lo atacaron tres encapuchados en la autopista Rosario-Santa Fe, cuando frenó su Ford Focus en la banquina porque su acompañante, la suboficial Roxana González (27), había volcado el mate. En su declaración recordó que uno de los agresores le dijo “dame todo”, como si se tratara de un robo.  

Mar de fondo. “Es una interna de la Federal, sin lugar a duda”, dice a PERFIL Carlos del Frade, investigador del crimen organizado y diputado provincial.  “Valdés –amplía– desembarcó en la provincia con la orden de Roncaglia de sacarse de encima a la conducción de la PFA de Santa Fe y Rosario porque la veía como cómplice de los grupos narco. Sacó a seis policías en Santa Fe y a 14 en Rosario, y eso ha generado movimientos importantes”.

Habló el jefe de la Policía atacado en Santa Fe: "Creo haber disparado en al menos diez oportunidades"

El comisario baleado llegó en el mes de mayo para reemplazar a Marcelo Lepwalts, apartado de su cargo y procesado por la Justicia por supuestos vínculos con distintas organizaciones criminales.

Valdés no tiene raíces en la ciudad de Santa Fe. De hecho, vivió casi toda su vida en la provincia de Buenos Aires. Formó parte de la Brigada de Investigaciones y la División Antisecuestros. Es un hombre de extrema confianza de Néstor Roncaglia, el jefe de la PFA, que lo eligió, básicamente, para terminar con una larga historia de corrupción.

Ni Valdés, ni su familia, ni sus subalternos fueron amenazados en los días previos. El caso es confuso. Pero los detectives siguen una línea de investigación que apunta a un mensaje interno proveniente de los nichos corruptos de la fuerza, aunque no les quieren bajar el pulgar a las otras tres teorías: el robo al voleo, el ataque de un grupo narco poderoso que controla el centro de la provincia Santa Fe y el conflicto personal.  

¿Policías atentaron contra policías? Nadie lo descarta. En realidad, creen que podría tratarse de un grupo que trabaja tanto para fuerzas de seguridad como para organizaciones narco o núcleos duros del sindicalismo. Los que abonan esta hipótesis creen que la mano policial es más que evidente, ya sea en el rol de autores materiales o bien como instigadores. Es que los agresores contaban con información precisa que solo un miembro de la PFA pudo haber aportado: sabían en qué auto y hacia dónde se dirigía el jefe policial el día que fue atacado. Sin embargo, hay quienes plantean dudas sobre el atentado mafioso y ponen el acento en las versiones que brindaron Valdés y González. Por ejemplo, deslizan que las heridas que presentaba el jefe policial no concuerdan con un ataque a tiros ejecutado de afuera hacia dentro. ¿Se tirotearon en el auto? Es una posibilidad que solo los peritajes de balística podrán dilucidar.

No aparecen indicios claros de un ataque mafioso al comisario de Santa Fe

Desde la fiscalía explicaron a PERFIL que la causa está en pleno proceso con “medidas tendientes a dilucidar la motivación del hecho”. “Se solicitaron pericias en relación con las armas secuestradas que fueron enviadas a Balística, hay un pedido de informes para saber si el modelo del vehículo donde se trasladaba Mariano Valdés contiene GPS, nuevas pericias sobre el vehículo, relevamiento de cámaras de seguridad del camino de acceso a Figheria y ampliación de declaración de las víctimas”, detallaron. Falta mucho.

Valdés aseguró que hirió a uno de los agresores, pero en los hospitales de la zona no hay registro del ingreso de un herido de bala.

Según los mismos voceros, todavía no se pudo establecer el lugar exacto donde el jefe policial y su acompañante fueron atacados a tiros. En un primer rastrillaje marcaron un punto: “Una zona cercana al puente aéreo de acceso a la localidad de Pavón, en la banquina amplia de tierra y material”. Allí se hallaron restos de yerba y vidrios polarizados. Sin embargo, la pericia comparativa con los vidrios del Focus de Valdés dio negativa. En un nuevo operativo, a unos 170 metros del lugar anterior, encontraron cinco vainas, una huella de auto y trozos de vidrio polarizado.

El caso es gravísimo. Al respecto, el ministro de Seguridad de Santa Fe, Maximiliano Pullaro, manifestó su preocupación, aunque no se juega por ninguna teoría: “Es un hecho que realmente tiene gravedad, en función de que la persona que es víctima de esta agresión armada es una alta autoridad de la Policía Federal”.

Sobre las líneas de investigación, asegura que no descarta nada. Ni siquiera una cuarta teoría que habla de conflictos interpersonales.

La ruta de la muerte

La autopista Buenos Aires-Rosario es un lugar propicio para la disputa del poder de las organizaciones criminales. En noviembre del año pasado encontraron el cuerpo del prestamista Lucio Maldonado. Lo habían ejecutado de tres disparos y llevaba un cartel que decía: “Con la mafia no se jode”.

Maldonado tenía vínculos con la narcobanda Los Monos, la organización narcocriminal más importante de Rosario, y apareció asesinado a un costado de la autopista, en inmediaciones del barrio Las Flores.

En marzo pasado Fabián Chamorro (53) fue atacado a tiros en la banquina. Horas antes se lo habían llevado secuestrado de su casa del barrio Tablada. Según su esposa, estaba descalzo y en cuero cuando lo raptaron.

Chamorro ingresó en grave estado al hospital HICA, donde horas después falleció.

Para el diputado e investigador Carlos del Frade, el sitio donde fue atacado Valdés no es un dato menor. “El lugar es interprovincial, está entre Buenos Aires y Santa Fe. Siempre las bandas están metidas con fuerzas federales y provinciales. Históricamente la Ruta 34 es la de la cocaína y la Ruta 11, la de marihuana. Lo único que ha cambiado es el volumen del contrabando”.

Las claves

El ataque

◆ Mariano Valdés y Roxana González se tirotearon el lunes a las 22 cuando detuvieron el auto en la autopista Buenos Aires-Rosario. Tres encapuchados bajaron de una 4x4 y les dispararon.

La escena

◆ Tres días después los peritos de Gendarmería hallaron evidencias como para sospechar que el ataque ocurrió en la banquina, a la altura de la localidad de Pavón. Allí hallaron cinco vainas servidas y restos de vidrios.

Las hipótesis

◆ El caso es confuso y todas las líneas de investigación están abiertas. Desde un robo al voleo hasta un ataque mafioso. Tampoco descartan un móvil personal.

Las pistas

◆ No hay testigos ni cámaras de seguridad que muestren el ataque. En el auto del comisario hallaron once vainas que serán peritadas.


Mariano Valdés, Balazos, Ataque, Autopista Rosario-Santa Fe, Hipotesis, Pistas, Investigacion

Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4887

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.