POLICIA
Crimen en Pilar

Encontraron un rollo de tanza que pudo haber sido utilizado para matar a Roberto Wolfenson

El cadáver del ingeniero de 71 años fue encontrado en el country La Delfina. Primero se creyó que había sufrido un infarto, pero la autopsia reveló signos de violencia. Su viuda alertó del nuevo hallazgo.

Roberto Eduardo Wolfenson Band
Pensaron que había sufrido un infarto y se trató de un homicidio: investigan una muerte en un country de Pilar. | google street view Telam

Avanza la investigación por el crimen de Roberto Eduardo Wolfenson, el ingeniero electrónico de 71 años asesinado en el country La Delfina, en el partido bonaerense de Pilar. Según informaron fuentes judiciales, en la casa de la víctima encontraron un rollo de tanza compatible con la que pudo haber sido utilizada para estrangularlo

La pista llegó gracias a la viuda de la víctima. La mujer alertó al fiscal del caso, Germán Camafreita,. Le contó que había encontrado en el lavadero de su casa un rollo de tanza -un cable de nylon que se utiliza en pesca- y le dijo que le resultó "extraño" que estuviera dentro de un aparador, ya que su marido era muy ordenado y no lo hubiera dejado ahí. 

tanza

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

El fiscal Camafreita se dirigió a la casa junto con efectivos de la Policía Científica y se secuestró el rollo de 100 metros de tanza. Los peritos ahora analizarán si fue el material que el homicida utilizó. 

La viuda también dijo que no encontró los guantes de látex que la empleada doméstica utilizaba para limpiar la casa, al igual que un parlante y un almohadón. 

Crimen de Gonzalo Aguiar en Punta del Este: detuvieron a su expareja, que confesó el asesinato

El abogado que representa a los dos hijos que Wolfenson tuvo con su primera esposa, Tomás Farini Duggan, consideró que una posibilidad es que el homicida haya utilizado los guantes de látex para evitar cortarse. 

Hasta el momento, el robo no es la principal hipótesis de los investigadores. Lo único que faltó en el hogar fue un celular marca Motorola, pero cuando encontraron el cuerpo de Wolfenson no había nada revuelto. La caja fuerte estaba con el dinero y otros objetos de valor quedaron intactos. 

Misterio por el asesinato en el country de Pilar

Wolfenson fue encontrado sin vida el sábado 24. Su profesor de piano llegó al country alrededor de las 17 y luego de avisar en la guardia que nadie contestaba, entró por una puerta que estaba abierta. El cadáver estaba en una habitación de huéspedes. Según los peritos, el asesinato se produjo entre 18 y 24 horas antes del hallazgo. 

En un primer momento se pensó que se había tratado de un infarto, ya que la víctima tenía problemas cardíacos. Sin embargo, el primer fiscal que intervino, Andrés Quintana -que había participado en la investigación por el crimen de María Marta García Belsunce-, ordenó que se hiciera una autopsia. Pocos días desupés se confirmó que el ingeniero había sido asesinado. 

la delfina

Los peritos concluyeron que la asfixia se produjo con una maniobra de "estrangulamiento a lazo" con un elemento compatible con un cordel, cable, soga o hilo muy delgado, que le dejó un surco de ahorcadura y unos cortes en la parte posterior del cuello, sobre la nuca. Además, se supo que Wolfenson se resistió ya que encontraron heridas compatibles con una defensa. 

El rollo de cable que secuestraron ahora los investigadores podría haber sido el material homicida. 

El lunes 26, tres días después del homicidio, el fiscal Camafreita se entrevistó por primera vez con la esposa de la víctima en su casa. Además, secuestró dos computadoras. "Se trata de una notebook personal y otra de una empresa internacional para la que trabajaba. Queremos saber si entre sus mails, documentos o cualquier otro tipo de información encontramos alguna pista", explicó a Télam una de las fuentes judiciales consultadas.

Detuvieron a un funcionario de Tigre que manejaba borracho, chocó y hasta amenazó a policías

También se envió a analizar un cabello largo que se halló en el pantalón de la víctima y que, por su extensión y morfología, no sería de la víctima. Otra de las pruebas que buscan dar con algún dato son los hisopados subungueales realizados en las manos de Wolfenson. Los investigadores incorporaron este análisis genético ante la posibilidad de que el ingeniero haya logrado arañar a su asesino y que, debajo de sus uñas, haya quedado su ADN. 

Además de la viuda y del profesor de piano, ya declararon también uno de los hijos del ingeniero, la empleada doméstica, el ingeniero y el piletero. 

GL CP