jueves 05 de agosto de 2021
POLICIA Diez años de abuso
30-06-2021 18:22

"Me besaba en la boca y me decía que en Italia se hacía así": el calvario de una chica abusada por su padre

La víctima declaró en el juicio contra su padre y reveló los padecimientos que sufrió desde que tenía 10 años en su casa de Villa Lugano. El acusado, un excandidato a diputado por un partido neonazi, fue condenado a 25 años de prisión.

30-06-2021 18:22

El relato de la víctima estremeció a todos. La joven, que ahora tiene 24 años, recordó todo lo que sufrió en su casa del barrio porteño de Villa Lugano desde que era una niña hasta la adolescencia. “A veces no le decía nada porque pensaba que mi vida iba a ser siempre así, que nací con esta maldición y que me iba a morir así”, graficó sobre las situaciones de abuso diarias a las que era sometida por su padre.  

Andrea -su nombre no es real y se reserva para preservar su identidad- es la hija de Hugo Javier Gentili (46), un excandidato a diputado de la ciudad de Buenos Aires por el polémico partido de Acción Ciudadana, ligado al neonazi Alejandro Biondini. 

La víctima declaró ante los jueces Alejandro Noceti Achaval, Marcela Rodríguez y Gabriel Vega, integrantes del Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional (TOCC) Nº 10 de la Ciudad de Buenos Aires. Dijo que los abusos comenzaron en 2007 cuando tenía 10 años. “Me besaba en la boca y me decía que en Italia se hacía así”, recordó Andrea en una de las audiencias.

2021 06 30 Abuso Gentili Condena
El acusado estuvo prófugo entre junio de 2017 y julio de 2018.  

Para los investigadores, los ataques comenzaron como abusos sexuales simples -aunque agravados por el vínculo y la edad de la víctima- pero con el paso de los años fueron intensificándose hasta llegar a la figura de un "abuso sexual con acceso carnal agravado".

Fueron tantos los años y las agresiones que sufrió Andrea que ni la Justicia pudo certificar un número: en los delitos que le imputan a su padre siempre se señala un "número indeterminado de oportunidades".

La víctima reconoció que más de una vez enfrentó a su progenitor, aunque cuando lo hacía él siempre lograba persuadirla. Por ejemplo, le decía que su mamá iba a enfermar si se le contaba o que si lo denunciaba terminaría preso.

"Papá le pintó la cara de azul a mamá", el estremecedor relato de un niño que fue testigo de un femicidio

Según detalló la joven, los abusos ocurrieron en la casa de Villa Lugano, pero también en lo de su abuela paterna, entre los años 2007 y 2017. "Al comienzo, se daban con una frecuencia mensual, pero después ocurrían prácticamente todos los días", explicó el fiscal Oscar Ciruzzi en su alegato, en el que pidió para Gentile una condena a 30 años de cárcel.    

“Es una de las conductas más aberrantes que he visto a lo largo de la trayectoria judicial y no hay atenuantes posibles para su conducta más allá de su falta de antecedentes”, entendió Ciruzzi en su exposición.

Denuncia y captura

El 24 de julio de 2017 Andrea denunció a su papá después de hablar con su mamá. Ese mismo día, el abusador abandonó la casa, escapó al vecino país de Paraguay, pero siguió acosando a su hija y a su esposa por las redes sociales, pese a que tenía un pedido de captura internacional.

En noviembre de ese año, por ejemplo, habló por teléfono con Andrea. Esa comunicación fue grabada y terminó convirtiéndose en una prueba fundamental, porque el acusado terminó reconociendo los hechos y además la amenazó de muerte.

Si bien el acusado primero le pidió perdón enseguida le reclamó que se hiciera "cargo de su responsabilidad". “Báncatela ahora, todos los días, noche y día, voy a ver dónde carajo están, uno a uno va a pagar”, le dijo. Antes, ella le recordó las veces que lloró y se resistió. “No te hagas la santita”, recibió como respuesta.

"Esto es una obra de teatro", el enérgico descargo del abogado 'sacapresos' acusado de matar a su mujer

Para esa fecha, Gentili estaba prófugo y con pedido de captura internacional. Sus datos figuraban en la página de los argentinos más buscados por Interpol. Recién lo detuvieron el 29 de junio de 2018, en la ciudad de Asunción.

Desde agosto de ese año, el excandidato a diputado está preso en el penal de Marcos Paz. Y así seguirá. Es que los jueces del TOCC 10 decidieron condenarlo este martes 29 de junio a la pena de 25 años de prisión por todos estos delitos: “abuso sexual simple agravado, reiterado en un número indeterminado de oportunidades; en concurso real con abuso sexual gravemente ultrajante agravado y reiterado en un número indeterminado de oportunidades; en concurso real con abuso sexual con acceso carnal agravado y corrupción de menores agravada".

Si no le rebajan la pena recién terminará de cumplir la pena en agosto de 2044. Habrán pasado cinco mundiales y cinco presidentes. Toda una vida. 

 

Si sos víctima o conocés a alguien que sufra violencia de género llamá al 144 las 24 horas del día.

CP