martes 18 de mayo de 2021
POLICIA a diez años del caso erica soriano
16-08-2020 00:51

"Lagostena es un psicópata, nunca va a confesar qué hizo con mi hija"

16-08-2020 00:51

Diez años pasaron del crimen de Erica Soriano y, aún su familia no sabe qué pasó a ciencia cierta con ella. Su cuerpo nunca apareció, pero igual por el femicidio fue condenado a 22 años Daniel Lagostena, que era su pareja. 

“Pasaron 10 años pero para mí es como si nunca hubiera pasado el tiempo. El dolor está vigente siempre, no se va a ir nunca”, aseguró a Télam María Ester Soriano, mamá de la víctima.

“Es cierto que el cuerpo nunca apareció y que este caso sienta un precedente pero muchas veces no hay solución con el cuerpo y todo. Yo no esperaba la condena a Lagostena, no le había puesto expectativa y la verdad es que a mí me sorprendió gratamente”, dijo la madre de la víctima sobre los 22 años de prisión a los que fue condenado su exyerno.

La causa. La condena fue impuesta tras el juicio en 2018 por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 9 de Lomas de Zamora, y el 5 de mayo fue confirmada por la Sala I del Tribunal de Casación penal bonaerense. 

Erica estaba embarazada de dos meses al desaparecer y una hija, que entonces tenía 11 años. El imputado siempre declaró que habían discutido y que Érica se fue de la casa rumbo a lo de su madre en Villa Adelina.

Cuando la madre de la joven lo llamó para preguntarle dónde estaba Érica, Lagostena le dijo: “Se debe haber perdido”. El cadáver nunca apareció pero los peritos que buscaron rastros en la casa hallaron, pese a que ese día hacía 24 grados, la chimenea encendida y restos de poliéster que se correspondían con una bombacha, por lo que se presume que el imputado quemó allí la ropa de su pareja.

También se encontró una mancha de sangre debajo de una mesita ratona que fue detectada con el reactivo Luminol, pero como había sido lavada sólo se pudo determinar que era de mujer.

Los investigadores dieron por acreditado que Lagostena tenía vínculos con propietarios y empleados del rubro funerario que lo podrían haber ayudado a deshacerse del cadáver.

“A mí me falta un eslabón. Daniel Lagostena es un psicópata que no va a hablar, que nunca va a decir qué hizo con mi hija. Y por eso yo pienso que con la gente que lo ayudó podríamos saber algo a través de ellos”, explicó.

“Toda la gente que mintió por él y que se le abrió una causa por falso testimonio, no quedó en nada. Y la verdad es que las medias tintas no sirven, hay que ser frío o caliente pero tibio no. Así que cuando pase la pandemia, volveré a empezar en tribunales”, anunció la mujer que es vicepresidenta de la ONG “De adentro para el mundo”, dedicada a la inclusión de personas con discapacidad.

En esta Nota