POLITICA
VISITA OFICIAL

Con un guiño al Mercosur y a la cooperación nuclear, el canciller de Filipinas cerró su visita a Argentina

El canciller filipino Enrique Manalo se reunió con Santiago Cafiero en Buenos Aires en el marco del 75 aniversario de relaciones diplomáticas. Su postura sobre la competencia en el Mar de China, Malvinas y cooperación bilateral.

20230914 Canciller Filipinas
El canciller de Filipinas, Enrique Manalo, se reunió con Santiago Cafiero en Buenos Aires. | CEDOC

Una Ciudad de Buenos Aires soleada despidió al canciller de Filipinas, Luis Enrique Manalo, en su fugaz visita por la capital argentina con motivo del 75 aniversario de las relaciones bilaterales. El funcionario se reunió con su par argentino, Santiago Cafiero, para apuntalar la relación de dos países emergentes con urgencias disímiles pero con una estrecha agenda de cooperación en materia comercial y nuclear, dos áreas clave en el marco de un contexto internacional desafiante. 

El representante filipino llegó al país en un momento de creciente tensión en el Mar de China en particular para Manila, que recientemente denunció la intromisión de Beijing en su espacio marítimo y el uso indebido de cañones de agua por parte de embarcaciones de ese país. A esto se suma la escalada de tensión con Estados Unidos en torno a Taiwán, lo que salpica necesariamente a la región del sudeste asiático.

Al igual que otros países emergentes, Filipinas intenta mantenerse alejado de la competencia estratégica entre ]Estados Unidos y China. “Lidiamos con eso todos los días”, aseguró Manalo en un evento organizado por la Universidad de Belgrano este jueves 14 de septiembre.

Filipinas: cómo funciona la estructura social y económica de uno de los mayores socios de Argentina

Si bien Filipinas tiene tratados de seguridad y defensa con Washington, también reivindica las buenas relaciones con Beijing, su primer socio comercial, algo que va “más allá de las disputas”. “Por supuesto que suscribimos a la política de ‘una sola China'”, dijo Manalo en relación a la política indeclinable de China sobre la reunificación con Taiwán y que exige reconocer a todo aquel que quiera comerciar con ellos. “Pero todo lo que pase en Taiwán va a incrementar nuestra ansiedad. Un conflicto entre Estados Unidos y China afectaría a toda la región”, agregó.

Ante un auditorio lleno de estudiantes y diplomáticos, el alto funcionario repitió sin hartazgo el compromiso de Filipinas con el “imperio de la ley” en el orden internacional y la prevención del uso de la fuerza. Conceptos que también aplicó para otros asuntos, como la guerra en Ucrania o la resolución del reclamo argentino sobre la Cuestión Malvinas, sobre lo que no se animó a marcar una posición, según constató PERFIL. "Cuando discutimos el tema de Malvinas lo importante es un orden basado en la ley y el respeto por las reglas y los principios de la ONU. En eso estuvimos de acuerdo con el ministro Cafiero", dijo.

"Filipinas suscribió a las resoluciones de la Asamblea General de la ONU respecto a las Malvinas, en especial la resolución que le pide a Argentina y al Reino Unido iniciar negociaciones para resolver pacíficamente el asunto", cerró, sin dar mayores precisiones. 

El sudeste asiático, un socio estratégico

La mención al Mercosur

Manalo también habló desde su rol como integrante de la Asociación de las Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), que nuclea a economías chicas y medianas como Brunei, Camboya, Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Tailandia y Vietnam; a uno de los tigres asiáticos, Singapur; y a Myanmar, suspendido tras el golpe de estado en 2021. Desde ese lugar apuntó a la relación del bloque con el Mercosur, el golpeado organismo de integración sudamericana.

El canciller, en tanto, admitió que el Mercosur fue un tema que estuvo presente en la conversación con Cafiero en el Palacio San Martín de la Ciudad de Buenos Aires. Sin embargo, no llegaron a ningún acuerdo específico, más allá de la voluntad política. "Tenemos áreas de cooperación identificadas pero personalmente pienso que hay mucho más lugar para la cooperación", reconoció.

Cooperación comercial y nuclear

Los lazos con Filipinas en principio tienen que ver más con lo cultural que con lo comercial. Los 300 años de ocupación española del archipiélago y la inmigración argentina dan cuenta de ello.

La tensión persistente en el Mar de China del Sur entre Beijing y sus vecinos

Con respecto al plano económico, si bien la balanza comercial es superavitaria con el país asiático, la perspectiva de su crecimiento y mejoras en la calidad de vida de la población lo posiciona como un mercado que la Argentina podría apuntalar, en especial en lo que respecta a productos agroindustriales y componentes para la energía nuclear.

En ese contexto, en la reunión Cafiero deslizó la posibilidad de que empresas argentinas, líderes en materia de energía nuclear, puedan brindar a Filipinas asistencia técnica para fines pacíficos, lo que incluye el pequeño reactor nuclear Carem, desarrollado íntegramente en Argentina y que podría exportarse en un futuro.

Esto se suma al Acuerdo entre la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) y la Philippine Space Agency (PhilSA) sobre cooperación en el ámbito espacial firmado recientemente.  remarcaron el potencial en áreas como observación de la Tierra, intercambio de datos satelitales y radares meteorológicos.

CP