jueves 06 de octubre de 2022
POLITICA Ecos de la movilización del 17a

Diferencias en la CGT sobre un bono de suma fija

Las distintas facciones de la central obrera no encuentran un rumbo conjunto para luchar contra la inflación y lograr que las paritarias superen el alza de precios. Las diferentes estrategias se vieron plasmadas en la marcha del miércoles pasado, donde evitaron criticar de manera frontal al Gobierno, pero mostraron su malestar con la situación económica de los trabajadores que representan. La postura de Pablo Moyano, la estrategia de Daer y la posición de la poderosa UOM en la discusión al interior del sindicalismo. El pedido por un bono de suma fija y la tensión que viene creciendo ante el oficialismo.

20-08-2022 01:30

Si algo tienen en común los distintos componentes de la CGT, tras la marcha del pasado miércoles en el centro porteño, es que el actual nivel de inflación estrangula cualquier intento de recomposición salarial y que urgen medidas.

Pero “gordos”, kirchneristas y el moyanismo todavía no tienen un acuerdo sobre qué se debe hacer para que los salarios no pierdan contra la suba de precios.

Una parte de esas divergencias saltaron a la luz en la conferencia de prensa posmovilización en la Unión de Empleados Judiciales de la Nación. Prolijamente ubicados sobre un mostrador, Héctor Daer, Pablo Moyano y Carlos Acuña se dedicaron a repasar los resultados de la actividad que concentró más de 100 mil personas y, ante un par de preguntas sobre los futuros pasos de la central ante este contexto, el hombre fuerte de Sanidad y el Camionero cruzaron conceptos.

“Es necesario que se otorgue una suma fija para recuperar el poder adquisitivo”

Daer, por caso, defendió el actual esquema de paritarias y rechazó cualquier intento de aumentar haberes vía decreto, tal como pregonan los dirigentes que se enrolan bajo el kirchnerismo. Sus palabras no fueron sorpresivas: en más de una oportunidad el cacique sindical comentó que el alza de haberes vía DNU “distorsiona todo” y que la suma fija “achata las escalas salariales y destruye el convenio colectivo de trabajo”.

Ante PERFIL, una fuente del sindicato refuerza esa idea y asevera que la denominada suma fija solo consiste “en pan para hoy y hambre para mañana”.

El hijo de Hugo Moyano no hizo oídos sordos a su par en el tema paritarias aunque redobló la apuesta: pidió un bono de suma fija para aquellos trabajadores que no llegan a cubrir la canasta básica y que se universalicen todas las asignaciones familiares, porque de seis millones de trabajadores registrados solamente la cobran dos, aseveró.

“Queremos que se universalicen. Que va a ser un buen complemento para los salarios, más las paritarias que puedan discutir cada gremio”, lanzó Moyano. Desde su lado, advierten que, por más movilizaciones que se encaren, si no se toman medidas drásticas para contener los valores de los bienes esenciales de la economía será “imposible” que los salarios no sigan perdiendo contra una inflación desbocada.

Conferencia de prensa de la CGT 20220817
Los miembros del triunvirato de la CGT, Pablo Moyano, Carlos Acuña y Héctor Daer, durante la conferencia de prensa posterior a la marcha que realizaron al Congreso. FOTO: Agencia NA

Por eso, el líder sindical se encargó de apuntar contra el Gobierno por las suyas, sin aviso previo a sus compañeros de triunvirato, en pos de marcar la cancha con sus definiciones con un acto montado en 9 de Julio y avenida Belgrano el último miércoles, antes del comienzo de la marcha.

En este debate, aquellos referentes sindicales alineados con el kirchnerismo también entran en acción y plantan bandera. Para ellos, la grieta no pasa por implementar una suma fija o paritarias libres, porque creen que las dos herramientas son fundamentales en este contexto.

Por ello, marcando distancia con “los gordos”, que repelen la propuesta, y el moyanismo, que la acepta sin reparos, Abel Furlan, el secretario general de la UOM, sostuvo: “Es necesario que se otorgue una suma fija para recuperar el poder adquisitivo, y paritarias libres y de revisión permanente, para transitar el proceso inflacionario que estamos viviendo defiendo lo que ya tenemos. No es una o la otra. Son las dos herramientas juntas, a la par y complementarias”, disparó el dirigente desde un congreso regional de su gremio en Córdoba.

Y no olvidó mencionar a la Rosada: “Fuimos una de las voces más fuertes en el reclamo al Gobierno para que intervenga en la puja distributiva. No lo hacíamos como un capricho, sino con plena conciencia sobre los datos: la industria metalúrgica, en todas sus ramas, creció”. Y agregó que “en el mismo período, el salario perdió entre 10 y 15 puntos”.